Público
Público

El número 2 de Aguirre dio ayudas a su propia fundación

Ignacio González firmó como vicepresidente la concesión de subvenciones a Fundescam por 536.000 euros mientras era vocal de su patronato. Las adjudicaciones nunca se publicaron en el boletín oficial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El número dos de Esperanza Aguirre en el Gobierno de Madrid, el vicepresidente Ignacio González, firmó entre 2005 y 2007 la concesión de 536.000 euros en subvenciones para la fundación del PP madrileño, Fundescam, pese a que en esos tres años pertenecía a su patronato la directiva como vocal. Fundescam, la fundación a la que la trama Gürtel endosó facturas de las campañas de Aguirre en las elecciones del tamayazo, tuvo en su patronato a Ignacio González entre el 28 de febrero de 2005 y el 12 de junio de 2008, fecha en que certificó su renuncia ante notario.

El importe y los destinatarios de las subvenciones concedidas por Madrid a fundaciones ligadas a partidos, como Fundescam, jamás se publicitó a través del Boletín Oficial de Madrid ni mediante ningún otro medio de acceso universal. La tutela legal sobre Fundescam corresponde al Gobierno de Aguirre.

La situación de González respecto a Fundescam es muy similar a la que ha costado una querella por prevaricación y malversación a Diego López Garrido, secretario de Estado para la Unión Europea. La asociación ultraderechista Centro Jurídico Tomás Moro logró hace diez días que un juez de Madrid admitiera su querella contra el alto cargo socialista por haber otorgado a la Fundación Alternativas dos ayudas que en total sumaban 78.000 euros. El principal argumento de la querella radica en que López Garrido era vocal de la fundación cuando firmó las resoluciones, extremo que el secretario de Estado niega.

González perteneció al patronato de Fundescam hasta junio de 2008

Tras la admisión a trámite de la denuncia , el PP se lanzó en tromba contra López Garrido. Desde entonces, no ha cesado de pedir su dimisión. Los conservadores, que han pedido al Gobierno explicaciones sobre las ayudas a la Fundación Alternativas, sostienen que el secretario de Estado debe abandonar su cargo 'para no manchar' la imagen exterior de España ni 'perjudicar' la presidencia española de turno en la Unión. En esos términos se han pronunciado tanto la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, como la portavoz parlamentaria, Soraya Sáenz de Santamaría. Cospedal llegó a comparar el caso de López Garrido con el de Camps, y exigió 'la misma vara de medir para todos' los ciudadanos.

Para el equipo de Aguirre, sin embargo, no hay parangón entre la actuación de López Garido y la de Ignacio González. A la pregunta de por qué el vicepresidente no se abstuvo a la hora de firmar las subvenciones para Fundescam, el Ejecutivo madrileño no contestó. Se limitó a subrayar lo siguiente: 'La Comunidad de Madrid, a través de la vicepresidencia, otorga anualmente subvenciones a la fundación que cada partido (PP, PSOE e IU) presenta a la convocatoria, como ya se venía haciendo con anterioridad a este Gobierno regional. Es decir, el vicepresidente, Ignacio González, ni incluye fundaciones a su elección ni excluye a ninguna'.

'Él no incluye ni excluye' beneficiarios, alega la Comunidad

En su artículo 7, la ley madrileña de incompatibilidades de altos cargos les permite a estos participar 'en entidades culturales o benéficas que no tengan ánimo de lucro, siempre que no perciban ningún tipo de retribución o percepción por dicha participación, ni comprometa la imparcialidad o independencia del alto cargo en el ejercicio de su función'. La versión del Ejecutivo madrileño mantiene que González no ha puesto en riesgo su neutralidad. 'Ni incluye fundaciones a su elección ni excluye a ninguna', dice la respuesta oficial.

En realidad, hasta 2005 correspondía a la Consejería de Presidencia y no a la Vicepresidencia resolver la adjudicación de estas ayudas, convocadas anualmente para la realización de actividades que contribuyan a difundir 'el conocimiento del sistema democrático y la realidad política y sociocultural de la Comunidad de Madrid'. Cuando, en diciembre de 2004, Esperanza Aguirre desgajó Presidencia de la Vicepresidencia, y asignó el primero de esos dos departamentos a Francisco Granados, Ignacio González retuvo como vicepresidente las competencias sobre dichas subvenciones. Para ello, dictó el 30 de noviembre de 2005 una nueva orden marco que remarcaba, de forma expresa, su potestad personal sobre ese tipo de ayudas. 'El excelentísimo señor vicepresidente primero y portavoz del Gobierno resolverá el concurso', dice la base octava de la citada orden, la 412/2005. A renglón seguido, quedaron convocadas las subvenciones correspondientes a ese ejercicio.

La fundación del PP pagó gastos de las campañas de Esperanza Aguirre

En el trienio 2005-2007, Fundescam recibió, según la Comunidad, 536.096 euros. Otros 477.293 euros se repartieron, en porcentajes no especificados, entre la Fundación para los Estudios de los Problemas de las Ciudades, adscrita al PSOE, y la Fundación para los Estudios Municipales Territoriales, auspiciada por IU.

La Comunidad de Madrid tampoco dio respuesta a la pregunta sobre por qué nunca se publicitó, ni en boletín oficial ni en la web del Gobierno, el resultado anual de la convocatoria de ayudas para fundaciones partidarias. 'La página web -contestó por escrito el gabinete de prensa- no es el medio de información oficial de la Comunidad de Madrid. En ella no se publica cada ayuda que otorgan los organismos dependientes de la Comunidad de Madrid'. El equipo de Aguirre considera suficiente el sistema de publicidad elegido: 'En un acto público en el que están presentes los representantes de los partidos políticos se abren los sobres con la propuesta de cada formación política y así se le da la publicidad a estas ayudas, así como con su remisión anual a la Asamblea de Madrid'.

En mayo, este diario desveló cómo el entramado empresarial de Francisco Correa cargó a Fundescam facturas del PP por 300.000 euros. En ese mismo bienio, la desconcida fundación recaudó un millón de euros entre una docena de empresarios. Con una aportación global de 246.000 euros, el actual presidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, encabezaba la lista de donantes del PP, partido para el que 2003 resultó un año crucial. En las elecciones autonómicas de mayo de ese año, PSOE e IU sumaron mayoría absoluta y, por tanto, gobernar. La traición de los diputados socialistas Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez obligó a repetir los comicios en octubre. Esa vez, ganó Aguirre.

Máxima potestad para resolver
El 30 de noviembre de 2005, el Boletín Oficial de Madrid (BOCM) publicó la orden por la que quedaban aprobadas las bases reguladoras de las subvenciones dirigidas a fundaciones ligadas a partidos. En la base octava, la orden especifica que la potestad para resolver quién recibe ayudas y cómo se reparten corresponde al vicepresidente. O sea, a González.

La renuncia como vocal de Fundescam
Según la documentación depositada por Fundescam en el Registro de Fundaciones, Ignacio González se incorporó a su patronato en febrero de 2005, junto con el resto del nuevo equipo fundacional comandado por Esperanza Aguirre. El 12 de junio de 2008, formalizó su renuncia ante notario, aunque el cese no se inscribió en el Registro de Fundaciones hasta el 3 de octubre de ese año.

Más noticias en Política y Sociedad