Público
Público

Pedraz viaja a Irak para investigar el 'caso Couso'

Comprobará la capacidad de visión del tanque que disparó 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez Santiago Pedraz, la secretaria judicial, los cuatro periodistas que fueron testigos de la muerte del cámara José Couso y casi todos los abogados que ejercen la acusación inician hoy un periplo con el que confían en arrojar luz a una investigación iniciada en 2003. Los letrados de la acusación lograron ayer en la embajada iraquí en Jordania los permisos necesarios para estar presentes en la prueba que quiere practicar Pedraz. El juez dirigirá una inspección ocular que se realizará desde el punto en el que un tanque estadounidense disparó contra el hotel en el que, en abril de ese año, se alojaba la prensa internacional que cubría la guerra de Irak, y desde cuya habitación 1403 Couso grababa el avance de los carros de combate.

La esperanza con la que han iniciado el viaje se ha visto alimentada por distintos acontecimientos que han salpicado el caso en los últimos meses. Uno de ellos, las filtraciones del portal Wikileaks, con las que quedó constancia, según los cables de la embajada de EEUU en España, de la oposición de la fiscalía a la investigación, al entender que lo ocurrido ese 8 de abril de 2003 sólo puede enmarcarse en un acto de guerra; nunca en un crimen, como sostienen las acusaciones.

Por primera vez, un juez viaja a otro país sin pedirlo por comisión rogatoria

Pero, sobre todo, los mensajes del Gobierno. La 'altísima preocupación' del Ministerio de Justicia traslada al Juzgado Central de Instrucción número 1, a través de la Dirección General de Cooperación Jurídica Internacional, ha hecho que toda la comisión judicial se volcara para evitar que la diligencia se viera frustrada.

Se trata de la primera inspección ocular que realiza un juez en el extranjero sin haber cursado oficialmente una comisión rogatoria (petición de cooperación judicial entre países). La que cursó en su día no tuvo respuesta. Por eso, Pedraz se limitó a pedir autorización al Consejo del Poder Judicial (CGPJ) y con ella solicitó el visado para entrar en el país.

Los letrados de la acusación logran in extremis el visado para viajar a Bagdad

La autorización formal iraquí, que llegó el martes, contribuyó a disipar las dudas de validez jurídica que la fiscalía intentó impregnar a una prueba que para las acusaciones implica un paso de gigante en las causas abiertas en aplicación de la justicia universal.

El objetivo del viaje es comprobar in situ la visibilidad con la que contaba el ejército estadounidense cuando disparó contra el Palestina. Con ello se estará un paso más cerca de determinar si las tropas pretendían con ese disparo amedrentar a la prensa internacional que grababa su entrada en Bagdad o, por el contrario, Couso y los otros periodistas alojados en el hotel pudieron ser confundidos con francotiradores o con observadores que señalaban a los anteriores el objetivo contra el que tenían que disparar.

Esta posibilidad, esgrimida por Estados Unidos para justificar el lanzamiento del proyectil, ha sido negada por los periodistas que informaban de la guerra para medios españoles y por los que lo hacían para Abu Dhabi TV y Al Yazira. Estos últimos declararon el 13 de enero ante el juez Santiago Pedraz.

El presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, negó ayer en el Congreso 'sumisión a Estados Unidos' y cualquier 'intromisión en la actuación de la Justicia' por parte del Gobierno.

Más noticias en Política y Sociedad