Público
Público

Teledemocracia desde un pueblo andaluz

El municipio granadino de Jun se ha convertido en ejemplo mundial gracias a a su apuesta por las nuevas tecnologías

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hoy le han preguntado al alcalde por las obras de la calle Juncaril y por los muebles en las escuelas. Cristina fue quien preguntó por la calle Juncaril. Paqui por el asunto de los muebles. Enviaron la pregunta al blog del alcalde. Y el regidor, el socialista José Antonio Rodríguez Salas, respondió desde su teléfono las preguntas de las dos vecinas. Y eso no es nada extraño en este pueblo granadino de Jun que, según el blog del alcalde, hoy tiene 3.258 habitantes.

Jun le llaman 'el pueblo de internet', y a su alcalde algunos colegas le llaman el 'alcalde portable'. Este pequeño municipio colindante con Granada se está ganando un lugar en el mundo de las nuevas tecnologías gracias a una apuesta por la innovación que comenzó en 1998 y que ya ha servido, entre otras muchas cosas, para que las últimas elecciones municipales se celebrasen de manera electrónica.

Rodríguez Salas tiene claro lo que quiere lograr en Jun: 'Quiero hacer ver que la teledemocracia funcione'. También dice: 'Es fundamental que los vecinos se sientan parte de las decisiones'. Y más: 'Hemos roto con la burocracia de hace siglo y medio'.

Firma electrónica 

Uno llega a Jun,se empadrona, y se va con su firma electrónica debajo del brazo. De otra manera: se lleva el instrumento que pronto le permitirá realizar todos sus trámites, ante las entidades municipales, desde su ordenador o desde su móvil. Y si algo no funciona, siempre puede proponer por correo electrónico que el asunto sea debatido en el próximo pleno del municipio. Y si tampoco así ha conseguido nada, desde su casa puede participar en el pleno. Sólo necesita un ordenador, una cámara, y un software que facilita el Ayuntamiento. Para quien prefiera soluciones más sencillas, basta con enviar un correo electrónico mientras se está desarrollando el pleno.

Todo esto es producto de una historia que comenzó hace doce años de manera accidental. Rodríguez Salas, que entonces era concejal e hijo del alcalde, conoció a una estudiante de español llamada Virgina Johnson que después resultaría ser asesora de Al Gore.

En Estados Unidos, el hoy regidor conoció algunas experiencias de desarrollo de las nuevas tecnologías debajo del brazo. Y se las trajo al pueblo. 'El día 28 de diciembre de 1998, declaramos el derecho de todos los ciudadanos al libre acceso a internet'.

Aquello es hoy la prehistoria de un pueblo cuyo alcalde tiene como principal proyecto 'desarrollar la M Administración'. 'Se trata de que la ciudadanía tenga la firma electrónica en sus dispositivos electrónicos', dice. Yo he firmado hoy mismo desde la Delegación del Gobierno, utilizando mi teléfono móvil, la nómina de los trabajadores del Ayuntamiento'.

Y entonces el alcalde extiende su mano, muestra su Blackberry, y se explaya en explicaciones sobre cómo el aparato, y el desarrollo tecnológico y de gestión del municipio, le facilitan atender a sus responsabilidades como regidor.

Las estadísticas parecen darle la razón. Según datos municipales, el Ayuntamiento de Jun respondió más de 27.000 correos electrónicos durante el año 2007. Sin embargo, sólo atendió 4.680 consultas presenciales.
Los planes trazados a finales de los años noventa están funcionando. En aquel entonces, el Ayuntamiento de Jun realizó una pirámide de la sociedad de la información que se basaba en el acceso a internet para todos, continuaba con la alfabetización digital de la totalidad de los vecinos -comenzando por los de más edad-, y concluía con la implantanción de la teledemocracia.
Ahora hay un pueblo con un alcalde que cada día cuenta en su blog las cosas que hace, unos plenos que se retransmiten por internet, y periodistas de medio mundo -hace poco estuvo la BBC- contanto lo que allí sucede. Esto es Jun, Granada, un municipio que aprovecha las ventajas de la Red.

Más noticias en Política y Sociedad