Público
Público

Los vocales del Poder Judicial se tiran los gastos a la cabeza

El Pleno debate si hace públicos los gastos individualizados de viajes y protocolo de cada vocal tras forzar la dimisión de Dívar por falta de transparencia 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) debate hoy un plan de transparencia para mejorar el control de la gestión de los gastos de viajes y protocolo de los altos cargos de la institución (presidente, vocales y secretario general, en total 22 personas). Ese punto del orden del día oficial dará paso previsiblemente, según quieren varios vocales, a una discusión de más calado, que pretende que cada vocal haga públicos y dé explicaciones del dinero cargado por cada uno de ellos a las arcas del Consejo por esos conceptos. Todo ello se produce una semana después de que Carlos Dívar dimitiera como presidente del CGPJ por el escándalo de sus viajes de fin de semana a Marbella y otras lcoalidades.

Para no ser considerados hipócritas, parece lógico pensar que los vocales se presten a explicar el detalle de sus gastos, cuando fue la falta de transparencia lo que reprocharon a Dívar. La vocal Margarita Robles, de la asociación progresista Jueces para la Democracia y designada para el Consejo a propuesta del PSOE, es partidaria de que cada cúal diga en qué y por qué gastó cada euro. Hasta ahora, todas las fuentes afirman que no hay viajes o gastos aparentemente injustificados, como los de fin de semana de Dívar.

Según los datos oficiales facilitados por el Consejo la semana pasada, tras la renuncia de Dívar, los 22 altos cargos de la institución gastaron en 2011 un total de 470.646,07 euros en viajes y gastos de protocolo, lo que arroja una media de 21.393 euros por cada uno de ellos. Al presidente dimitido se le puso en la picota por 28.000 euros gastados en cuatro años, aunque, eso sí, en desplazamientos cuyo supuesto contenido oficial no pudo ser explicado por el afectado.

Fuentes del Consejo señalan que la propuesta de Robles, de aceptarse, puede dar una impresión distorsionada de los gastos de cada vocal, porque no es lo mismo lo que gastan en viajes los 15 vocales con residencia fuera de Madrid, donde está la sede del Consejo, que los otros 5 que, como la propia Margarita Robles, viven en la capital. Ni tampoco es comparable lo cargado en este concepto por quien preside la Comisiòn Internacional del Consejo, que por razón del cargo hace numerosos viajes, con los gastos del vocal encargado de las relaciones con la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, edificios situados a cien metros de distancia. En gastos de viajes, los vocales gastaron 400.966 euros en 2011.

En todo caso, será el Pleno el que decida si hace públicos todos los datos de forma oficial (ya que oficiosamente llevan semanas circulando, parcialmente, en la prensa), así como el grado de explicaciones que se ofrecen de los mismos.

Respecto al Plan de Actualización del Régimen de Control de Gestión y Transparencia, el Pleno debatirá la propuesta conjunta elevada por las Comisiones de Estudios y Presupuestaria. En el texto, se introducen criterios de austeridad como mantener el uso de la clase turista en los desplazamientos en avión y no la business class, salvo en los viajes de más de tres horas. Asimismo, reducirán en un 20 por ciento de los gastos de protocolo y representaciòn en el presupuesto para este año; reducirán también de forma progresiva el personal al servicio del Consejo; y sustituirán los encuentros de formación con otros países por fórmulas de comunicación a distancia con medios tecnológicos;

La propuesta establece que los altos cargos del Consejo sean quienes autoricen sus propias comisiones de servicio cuando se trate un viaje nacional, y que sea la Comisión Permanente la competente en la materia en caso de desplazamientos al extranjero. Tendrán diez días tras finalizar el viaje para presentar el justificante de gastos. Tendrán una dieta máxima diaria de 102,56 euros por alojamiento cuando se trate de viajes nacionales, y la cantidad que autorice la Comisión Permanente cuando sea fuera de España. En todo caso, los desplazamientos, salvo causa justificada y motivada, se limitarán a un viaje de ida y vuelta por semana,y otro por cada festivo o periodo vacacional. Además, los días de desplazamiento comprenderán sólo los de la realización de la actividad que motiva el mismo, y como máximo los días anterior y posterior si fueran necesarios.