Público
Público

Zapatero abre la puerta a que Garoña se clausure en 2011

El jefe del Ejecutivo dice que procurará mantener su compromiso electoral y recuerda que la 'vida útil' de la planta es de 40 años

ANA PARDO DE VERA

Ni lo uno ni lo otro. El presidente del Gobierno evitó este martes concretar en el Senado una de las dos respuestas que se aguardaban sobre el cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos). Si la clausura será inminente o si se producirá dentro de diez años (2019), amoldándose al dictamen del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

Aunque nada es definitivo y la decisión del Gobierno no se conocerá hasta días antes del 5 de julio -cuando termina la licencia de explotación de la planta-, José Luis Rodríguez Zapatero dejó la puerta abierta a una posibilidad intermedia: la 'vida útil' de la central burgalesa.

En realidad, el jefe del Ejecutivo se refiere a la vida de diseño de Garoña (ver Sacadudas), fijada en 40 años y que, puesto que la central se inauguró en 1971, acabaría en 2011. Así, el Gobierno se daría algo de tiempo en su diseño del nuevo modelo energético y cumpliría con el programa electoral del PSOE.

A este hizo referencia Zapatero varias veces y recordó que su propósito es 'el cierre ordenado de las centrales conforme vayan cumpliendo su vida útil [vida de diseño] y siempre que quede garantizada la suficiencia del suministro a los ciudadanos y a las empresas'.

El jefe del Ejecutivo, sin embargo, advirtió que, aunque su primer objetivo es cumplir con sus compromisos, también hay que tener en cuenta que 'la democracia es el respeto de los procedimientos'.

Zapatero admitió, en respuesta a la pregunta del portavoz del PP en el Senado, que el Gobierno ya trabaja en su respuesta a si Garoña se cierra o no. Para ello, dispone de un mes, pero no lo tiene fácil. Su postura antinuclear es de sobra conocida, pero en el PSOE también hay sectores que se plantean, como mínimo, la reapertura del debate ante el impacto de la crisis económica. El ex presidente Felipe González es uno de los que reclaman este debate desde hace tiempo.

El PP pidió a Zapatero un modelo energético que combine energías limpias y nuclear para aliviar la fuerte dependencia española del exterior (un 81% frente al 53% de media europea) y como fórmula para reactivar la economía. Pero, además, razonó Pío García-Escudero 'no tiene sentido que compremos energía a Francia, de origen nuclear en un 78% y que se está produciendo en centrales a menos de cien kilómetros de los Pirineos'.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, siguió el martes presionando al Gobierno para que prorrogue el permiso de actividad de Santa María de Garoña 'por responsabilidad de país'. 'Cerrar centrales nucleares seguras sería un error que pagaríamos con la pérdida de tecnología, competitividad y empleos', aseguró en la junta de accionistas de Iberdrola Renovables en Valencia. El presidente de la compañía, propietaria junto a Endesa de la planta atómica, afirmó que no ha hecho un cálculo de cuánto perdería Iberdrola si el Gobierno cierra la central, porque Garoña 'va a seguir abierta', informa Belén Toledo.

PERMISO DE EXPLOTACIÓN

La autorización para funcionar de Santa María de Garoña caduca el 5 de julio de 2009. La propietaria de la central, Nuclenor, ha pedido una prórroga de 10 años, hasta 2019.

VIDA DE DISEÑO Las plantas atómicas de diseño occidental, como Garoña, tienen una vida de diseño de 40 años. Como la central burgalesa se inauguró en 1971, su vida de diseño caducaría en 2011.

VIDA ÚTIL

Aquí está la clave del futuro de Garoña. El CSN deja claro que la vida útil puede ser mayor que la vida de diseño, alcanzando incluso los 60 años. En el caso de Garoña, el CSN ha aprobado una vida útil de 48 años, hasta 2019. Sin embargo, Zapatero aseguró que su 'vida útil' es de 40 años.

Más noticias