Público
Público
Únete a nosotros

Acuerdo Brexit Este miércoles podría haber nuevo acuerdo para el brexit

Después de horas de intensas negociaciones, este miércoles sabremos si Reino Unido y la UE han alcanzado un nuevo acuerdo. Los 27 podrían ratificar el texto en el Consejo Europeo de esta semana y dar luz verde para que se someta a votación en Westminster.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

El negociador de la UE para el brexit, Michel Barnier, en la sede de la Comisión Europea, en Bruselas. REUTERS/Yves Herman

Pendientes de la fumata en Bruselas. A medianoche se cumplía el plazo dado por la UE a Reino Unido para sellar un principio de acuerdo, aunque se sabe que continuaron más allá de esa hora y que siguen a toda prisa durante esa mañana, los rumores dicen que en las próximas horas podríamos ver humo blanco saliendo por la chimenea.

El optimismo se despertaba a media tarde con los rumores de que Johnson habría hecho una importante concesión respecto a la frontera en Irlanda del Norte. Según el diario The Guardian, ambas partes habrían acordado que haya "una frontera aduanera en el Mar de Irlanda".

Fuentes diplomáticas citadas por dicho medio explicaban que "Irlanda del Norte estaría legalmente en el territorio aduanero de Reino Unido pero de facto en la Unión Europea". Una propuesta que en su momento habría sido rechazada por Theresa May.

El jefe de los negociadores de la UE, Michel Barnier, estableció la medianoche como límite para que el gobierno británico aceptara su oferta bajo la premisa de que había llegado "la hora de convertir las buenas intenciones en texto legal". Sólo así los líderes de los 27 podrían estudiarlo y ratificarlo durante el Consejo Europeo del jueves y el viernes, la ultima cumbre europea antes de la fecha señalada para el brexit, el 31 de octubre.

Varakda: "Las negociaciones están avanzando"

Barnier insistía en la expresión más repetida en las últimas horas por todo aquel al que se le preguntaba por las posibilidades de un acuerdo: "difícil pero posible".

Aunque ya dice mucho que el "imposible" que tanto se oía hace sólo unos días haya quedado en el cajón, aún no hay comunicado oficial. El primer ministro irlandés, Leo Varakda, aseguraba por la tarde que las "negociaciones están avanzando" peo no se atrevía confirmar que el acuerdo pudiera quedar sellado esta semana. Más avanzado el martes, su homólogo holandés, Mark Rutte, aseguró ante sus parlamentarios: "Las cosas están mejorando. Ahora hay movimiento".

Johnson busca apoyos a la desesperada

Los enviados de Londres se han dejado la piel en Bruselas y Johnson parece haber hecho lo mismo durante las últimas horas en Downing Street. Especialmente con unos viejos conocidos de Theresa May.

Aunque no se siente en la mesa de negociación, el parlamento británico es la ficha: de nada sirve un acuerdo con la UE si Westminster no lo respalda. Ahí está la ex-primera ministra, a la que le tumbaron el suyo hasta en tres ocasiones, para confirmarlo.

Johnson tiene muy presente este movimiento y sabe que la llave para que su acuerdo logre la aprobación en los Comunes podría estar en el bolsillo del Partido Unionista Democrático (DUP) de Irlanda del Norte, los socios de gobierno que heredó de la ex-primera ministra y que votaron en contra de su plan.

A su líder, Arlene Foster, se la ha visto en Londres ya avanzada la noche y el Financial Times asegura que Johnson le habría ofrecido dinero a cambio de su apoyo. El diario cita a una "persona informada sobre las negociaciones" que aseguraría que el DUP habría pedido "miles de millones" para Irlanda del Norte.

Según el Financial Times, Johnson le habría ofrecido dinero a  Foster a cambio de su apoyo

Con o sin pago mediante, si los norirlandeses dan el visto bueno a las concesiones que el primer ministro británico haya hecho respecto a la situación en la que quedaría la zona tras el brexit, logrará asegurarse, como mínimo, el voto de sus diez diputados.

También es importante el apoyo de los "espartanos", como se hacen llamar los 28 diputados conservadores más euroescépticos entre los euroescépticos que también votaron contra el acuerdo de May, Johnson podría haberlos convencido ya. Tras reunirse durante más de una hora con el primer ministro, uno de sus representantes, el diputado Steve Baker, se ha mostrado "optimista" ante la posibilidad de "alcanzar un acuerdo tolerable para votar a favor".

Quizá el mérito no resida sólo en la naturaleza de la propuesta de Johnson. Quizá su movimiento también vaya destinado a intentar frenar otra amenaza mayor a un mal acuerdo: la del no brexit de ninguna manera. Una posibilidad real si la oposición lograra sacar adelante sus planes para un segundo referéndum.