Público
Público

Alemania vigila al ala más radical del partido ultraderechista AfD por tener "aspiraciones extremistas"

Esto implica que el movimiento puede ser observado con todo el instrumental del que disponen los servicios secretos.

Parodia del líder de AfD, Bjoern Hoecke, durante , Rosenmontag en Duesseldorf. REUTERS/Thilo Schmuelgen
Parodia del líder de AfD, Bjoern Hoecke, durante , Rosenmontag en Duesseldorf. REUTERS/Thilo Schmuelgen

efe

El sector más radical de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), llamado Der Flügel (El ala), se ha convertido oficialmente en objeto de vigilancia especial del espionaje interior, informó hoy la cadena pública alemana ARD.

La Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV) considera probadas sus sospechas de que se trata de una organización con aspiraciones extremistas.

Los servicios secretos del Interior catalogaron en enero de 2019 a El ala, fundada por el presidente del grupo parlamentario de la AfD en Turingia Björn Höcke, como caso de sospecha en el espectro del extremismo derechista, así como las juventudes del partido, la Junge Alternative (Alternativa joven).

El paso a ser considerado ahora objeto de vigilancia especial implica que el movimiento puede ser observado con todo el instrumental del que disponen los servicios secretos.

Entre estos recursos figura, por ejemplo, la posibilidad de reclutar a informantes y la recopilación y el almacenamiento de datos sobre personas concretas. A El ala pertenecen, además de Höcke, considerado el representante más próximo al neonazismo, el líder de AfD en Brandeburgo y miembro de la junta directiva federal, Andreas Kalbitz, de quien se conocen en el pasado vínculos estrechos con neonazis.

Oficialmente, El ala no forma parte del partido, por lo que tampoco existe un listado de miembros, aunque según datos de ARD, alrededor de un tercio de la AfD pertenece a este movimiento particularmente radical, que sobre todo en Sajonia y Turingia dicta predominantemente la línea del partido.

Höcke había presentado el pasado 4 de marzo su candidatura a la jefatura del gobierno de Turingia, que retiró a la tercera vuelta tras no obtener ningún apoyo externo en las anteriores.

La votación de principios de marzo, en la que resultó elegido el izquierdista Bodo Ramelow, siguió a la tormenta política desatada en febrero después de que el liberal Thomas Kemmerich fuera elegido primer ministro del Land con el apoyo de la AfD y la CDU de la canciller, Angela Merkel.

Más noticias de Internacional