Público
Público

La alternativa de la izquierda a la gran coalición en la Eurocámara tiene nombre de mujer

Una activista feminista y una británica europeísta son las candidatas de la izquierda a presidir el Parlamento Europeo.

Eleonora Forenza: “Para mi generación, la idea de Europa ha sido más una pesadilla que un sueño”.

BEATRIZ RÍOS

BRUSELAS.— Para Eleonora Forenza (Bari, 1976) esta es su primera legislatura pero lleva años “al otro lado de la barricada” como activista en movimientos sociales y feministas. Jean Lambert (Orsett, 1950), ecologista reputada, lleva representando a los londinenses desde 1999 en el Parlamento Europeo. La primera es la candidata por grupo de la Izquierda Unitaria Europea y la Izquierda Verde Nórdica a presidir la Eurocámara, la segunda, por Los Verdes y la Alianza Libre Europea. Ambas aspiran a poner fin a la llamada ‘gran coalición’ y convertirse en la tercera presidenta de la historia de la institución. Público ha hablado con ellas.

Elegir a una candidata británica para presidir la cámara de representantes europea parece arriesgado a unos meses de que se inicie —si se cumplen los calendarios— la negociación de la salida de Reino Unido de la UE. Sin embargo, para Jean Lambert, es una oportunidad. Lambert entiende que al haber visto el proceso desde dentro ha podido comprender por qué tanta gente decidió votar para irse de la Unión, lo cual, insiste, “es muy útil para una presidenta que quiere que la Unión Europea continúe”. Para la eurodiputada por Londres, las prioridades de cara a estos dos próximos años y medio son hacer que el Parlamento “tenga una voz más fuerte en temas externos como los derechos humanos, la democracia, la solidaridad y el medioambiente”; potenciar su independencia en la negociación con otras instituciones y mejorar la transparencia. Lambert propone, entre otras iniciativas, que se haga pública la autoría de aquellas enmiendas legislativas que hayan sido promovidas por lobbies, “para que la gente vea más claramente quién está influyendo en el Parlamento”.

Eleonora Forenza afronta su candidatura desde la motivación por la construcción de una nueva UE: “Para mi generación, la idea de Europa ha sido más una pesadilla que un sueño”. Entiende que ganar la confianza de los ciudadanos pasa por mejorar los códigos éticos y “hacer del Parlamento Europeo no un sirviente de los lobbies sino un instrumento para la gente”. La candidata considera que, en pleno auge de los partidos de extrema derecha, “la única alternativa al populismo y la xenofobia es la democracia”. Además, en aras de impulsar el rol del Parlamento, la eurodiputada italiana propone dar a la Eurocámara la iniciativa legislativa, hasta ahora competencia exclusiva de la Comisión.

Para las candidatas de los Verdes y la Izquierda Unitaria, la construcción de una Europa más sólida y democrática pasa por la implicación de la ciudadanía europea en el diálogo y la toma de decisiones de la Unión. Lambert reconoce que ya existen vías de participación de la sociedad civil aunque, argumenta, es necesario armonizarlas y hacer el proceso más ágil. Insiste en buscar espacios para “mostrar que la gente cuenta” y hacer del Parlamento Europeo un espacio de diálogo y encuentro para los ciudadanos. Forenza coincide en la necesidad de crear canales que hagan más sencilla la comunicación entre los representantes y representados. Y es que, entiende, son precisamente las deficiencias en esta relación “lo que está llevando al colapso del proyecto Europeo”.

Para ambas, la Europa social es clave. La candidata de la Izquierda Unitaria se muestra abiertamente contraria a las políticas de austeridad y considera necesaria la construcción de un Estado de bienestar europeo con estándares sociales y laborales comunes. “No creo que podamos hablar de democratización de Europa sin desarrollar una ley Europea del trabajo”, señala. La representante de los Verdes reconoce los límites del cargo para promover este tipo de políticas. Así y todo, como miembro del Comité Social del Parlamento, ha trabajado en el desarrollo del llamado ‘Pilar Social’ y defiende el rol de la Eurocámara en su impulso.

Los eurodiputados españoles defienden a sus candidatas

Tania González (Podemos) y Marina Albiol (Izquierda Unida) se alternarán en los próximos meses la vicepresidencia del partido de la Izquierda Unitaria Europea que representa Eleonora Forenza. Ambas apoyan con firmeza su candidatura. Para Albiol “Eleonora representa a la perfección la izquierda que queremos ser, con unos cargos públicos que tengan un pie en la institución y otro en la calle”. Una candidata, “mujer, feminista y del Sur de Europa” que es “la única alternativa a la Gran Coalición”, defiende la portavoz de IU en el Parlamento Europeo. González cree que es necesario que “alguien defienda una Europa que respete los Derechos Humanos y la justicia social” además de “feminizar la política para democratizar la Unión Europa”. Y ese alguien, entiende la eurodiputada de Podemos, debe ser Forenza.

Lambert propone que se haga pública la autoría de aquellas enmiendas legislativas que hayan sido promovidas por lobbies, “para que la gente vea más claramente quién está influyendo en el Parlamento”

Ernest Urtasun es europarlamentario de Iniciativa per Catalunya-Verds, partido que pertenece al grupo de los Verdes en la Eurocámara. Urtasun considera que “colocar a una británica que quiere cambiar la UE en sentido social sería un mensaje claro del Parlamento a las demás instituciones”. Por eso defiende la candidatura de Jean Lambert. Florent Marcellesi, eurodiputado de Equo, define a Lambert como “una mujer comprometida con un parlamento que representa de forma inclusiva a todas y todos sus eurodiputados” y ve en su propuesta una oportunidad para impulsar la transición ecológica de las instituciones.

¿El fin de la ‘Gran coalición’?

Siete candidatos de siete grupos políticos distintos se disputan la presidencia de la Eurocámara cuya elección, tras la ruptura de la ‘gran coalición’ formada por los Populares y los Socialdemócratas europeos, se presenta muy abierta. Tanto el grupo de la Izquierda Unitaria Europea y la Izquierda Verde Nórdica como los Verdes y la Alianza Libre Europea han anunciado que apoyaran hasta el final a sus candidatas. Sin embargo, las posibilidades de que alguna de ellas llegue a la más que probable cuarta ronda de votación son escasas. Antonio Tajani, del grupo del Partido Popular Europeo, y Gianni Pitella (Alianza de los Socialistas y Demócratas), son los dos candidatos con más posibilidades. Ambos tratan de conseguir el voto de los grupos minoritarios y éstos, le ponen un precio.

Eleonora Forenza reconoce que los socialistas “están presionando” para conseguir el voto de la izquierda. Pitella ha dado por rota la ‘gran coalición’ pero no olvidan que “durante la primera parte de su mandato, el principal interlocutor de los Socialistas ha sido los Populares, ni la izquierda ni los Verdes”. Aunque el grupo no tomará una decisión probablemente hasta el mismo martes, cuando tiene lugar la votación, lo cierto es que para Forenza, el voto positivo a los socialdemócratas pasa por compromisos concretos como el freno al CETA. En cualquier caso, la eurodiputada italiana cree imposible un pacto: “Podemos decidir entre lo menos malo o no”.

Jean Lambert explica que su grupo aún no ha definido sus líneas rojas pero apunta a que probablemente incluyan la mejora de la transparencia, compromisos para tratar de reducir la huella del carbono y el reconocimiento de la diversidad del Parlamento. La candidata de los verdes reconoce que su aliado natural en una ronda final entre Tajani y Pitella sería el socialista. Sin embargo insiste en que si quiere su voto “va a tener que ser muy (y subraya con insistencia el ‘muy’) convincente” en sus compromisos. La abstención, “que puede acabar dándote un resultado que no quieres”, no parece a día de hoy una posibilidad.

La probabilidad de que una candidatura de la izquierda radical prospere es baja pero es la primera vez en mucho tiempo que, antes de la votación, no hay un claro aspirante a presidir la Eurocámara. Aún hay margen para la negociación y ahí, estas dos mujeres tienen mucho que decir.

Más noticias de Internacional