Público
Público

El divorcio de la UE El armagedón que podría suponer un brexit sin acuerdo, según documentos oficiales

Pánico, caos, brechas de seguridad, desabastecimiento y desplome de la libra son algunas de las peores consecuencias de una salida abrupta de Reino Unido de la UE que baraja el ejecutivo de Boris Johnson. Justo cuando se complican las cosas para su partido, cuya mayoría en el parlamento se ha quedado reducida a sólo un diputado.

Publicidad
Media: 2.60
Votos: 5

Banderas de la UE y de Reino Unido cerca del Parlamento Britçánico, en Londres, en una manifestación anti-Brexit. EFE/EPA/Hollie Adams

En mitad de una sala alguien levanta la cabeza y dirige la mirada a un reloj con una cuenta atrás.  La imagen podría estar sacada de una película de ciencia ficción pero no se trata del cuartel general de la NASA ni esa persona es un oficial pendiente del tiempo restante para el impacto. Es la oficina del Primer Ministro británico en Downing Street y lo que marca ese reloj que Boris Johnson se ha hecho instalar en ella son los días, horas, minutos y segundos que quedan hasta las 11 de la noche del 31 de Octubre, la hora señalada para el la salida de la Unión Europea. Quizá las diferencias no sean tantas considerando que un brexit sin acuerdo podría acabar convirtiéndose en una suerte de armagedón.

Así se deduce a la vista del contenido de un documento interno clasificado como "sensible" y "oficial" que habría sido elaborado durante las últimas semanas de Theresa May al frente del ejecutivo británico. Bajo el nombre Cómo podría verse sobre el terreno, el texto al que ha tenido acceso Sky News  recoge cuáles serían las peores consecuencias de una salida abrupta de la UE en tres plazos: desde el minuto uno, durante las primeras dos semanas y tras el primer mes.

Son, por lo tanto, los grandes retos a los que el gobierno, las empresas y los ciudadanos tendrán que hacer frente en menos de tres meses y para los que deberían empezar a prepararse desde ya si quieren reducir el impacto del meteorito. De momento, el jueves el ejecutivo de Johnson ya anunció una nueva partida de 2.300 millones de euros destinados a paliar las consecuencia de un brexit sin acuerdo.

Resumen del documento sobre las consecuencias de un brexit duro, al que ha tenido acceso Sky News.

También The Guardian asegura haber tenido acceso en exclusiva a un documento  con el mismo planteamiento y en el que, según palabras del diario, los posibles escenarios aparecen reflejados con una absoluta “falta de flexibilidad’.

Caos, pánico, y desabastecimiento

De entre las peores consecuencias de un brexit sin acuerdo que baraja el gobierno británico, las primeras se verían en las fronteras, con un tránsito más lento de viajeros pero también con serios problemas para la entrada de productos, incluidos aquellos de primera necesidad. El documento mostrado por Sky News refleja que las autoridades serían conscientes de que ya a mediados de noviembre podría producirse una “situación de pánico” con “desorden público y tensión”
entre los consumidores debido a la escasez de algunos alimentos y el aumento considerable de los precios de aquellos disponibles, un desigualdad que “afectaría a los grupos más vulnerables”.

El documento citado por The Guardian recoge además que la escasez de medicinas podría provocar “un impacto en la capacidad de Reino Unido para prevenir y controlar brotes de enfermedades”.

El aumento del contrabando de productos es otro de los escenarios que se plantean aunque no el único problema de seguridad al que tendrían que hacer frente las autoridades, que temen un incremento en general en la actividad de organizaciones criminales y en la llegada de inmigrantes ilegales. Todo ello en un escenario en el que se producirían “brechas” en los sistemas de seguridad porque sus organismos no podrían seguir colaborando con los del resto de países de la UE a través de los canales habituales hasta ahora.

un hombre mira un monitor con los tipos de cambio de la libra frente a las principales divisas, en una ofician de cambio de moneda en el centro de Londres. EFE/EPA/WILL OLIVER

Pero atención también a quienes ven todo esto desde fuera de las fronteras británicas porque dicho informe plantea que en un plazo de un mes “podría haber británicos residentes en otros países regresando a casa”, ante la imposibilidad de mantener su estatus actual.

Y, por supuesto, la caída de la libra

Cuando el brexit sin acuerdo todavía es sólo una amenaza a 90 días vista, la libra ya ha caído hasta mínimos que no se veían desde hacía años, es fácil deducir que si Reino Unido acaba abandonando la UE a la bravas a la divisa británica le va a resultar muy difícil mantener el tipo. De hecho, según el informe mostrado por Sky News, se vería sumida en una volatilidad que podría llevarla a una caída libre.

Quizá ni siquiera hay que esperar hasta la noche de Halloween para que la libra se lleve el susto de su vida: al ritmo que lleva estos días podría acercarse al euro más de lo que lo ha hecho nunca en las últimas décadas.

Pero también hay susto para Boris Johnson

En medio de tanta amenaza para los mercados, los consumidores y las empresas, también Boris Johnson y los suyos se han llevado hoy un buen susto. Este viernes el Partido Conservador ha perdido un diputado por Gales en la Cámara de los Comunes; se lo ha arrebatado el Partido Liberal Demócrata gracias a unas elecciones celebradas en la circunscripción de Brecon y Radnorshire.

La candidata del Partido Liberal Demócrata, Jane Dodds (en el centro), tras ganar las elecciones parciales en Gales. REUTERS / Rebecca Naden


Esto deja al partido de Johnson con sólo 320 diputados de su parte, en teoría -los 310 miembros del Partido Conservador más otros 10 de sus socios de gobierno del Partido Democrático Unionista de Irlanda del Norte-. Es decir, la mayoría de Johnson en la Camara de los Comunes se reduce a 1 diputado, porque con esta nueva incorporación la oposición suma ya 319.

Cifras más que ajustadas en caso de una votación parlamentaria que tenga que decidir el futuro del brexit porque el total de esos 320 diputados no son partidarios del brexit con o sin acuerdo que Johnson se empeña en defender.