Público
Público

Asalto final de las tropas de Ouattara contra Gbagbo

Hay informaciones que apuntan a que habrían entrado en el palacio de Abiyán. Francia confía en que su rendición es "cuestión de horas"

AGENCIAS

Las horas de Laurent Gbagbo como presidente de Costa de Marfil parecen contadas. Según la agencia Reuters, las fuerzas leales a Alassane Ouattara, al que la comunidad internacional reconoce como presidente legítimo, irrumpieron el miércoles en la residencia de Abiyán en la que Gbagbo sigue encerrado y se niega a entregar el poder.Así lo confirmó hoy Affoussy Bamba, portavoz  de Ouattara al canal de televisión "France 24".

Las tropas republicanas "están en el interior de la residencia presidencial para capturar a Laurent Gbagbo", aseguró Bamba, quien indicó que el presidente saliente será entregado a Ouattara para ser juzgado por diferentes delitos que se le imputan.

El portavoz del presidente electo indicó que todavía no se ha encontrado a Gbagbo pero que sus tropas "no van a tardar" en hacerlo. Bamba aseguró que el asalto se decidió después de que se constatara que las negociaciones con el presidente saliente para lograr su rendición no daban resultado.

"Cuando ha tenido un poco de oxígeno ha vuelto a actuar de forma habitual, tratando de ganar tiempo", indicó el portavoz. "Todas las discusiones posibles se han hecho. Ayer él hablaba de alto el fuego, hemos buscado negociar, pero no ha habido resultados. No tenemos elección, nos obliga a tratar de capturarle", agregó

Añadió que los soldados de Ouattara encontraron en la residencia presidencial multitud de armamento pesado, que tienen previsto destruir en aplicación de la resolución 1.975 de la ONU. El portavoz indicó que el presidente saliente será entregado a Ouattara y puesto a disposición de la justicia, donde responderá de diversos cargos, como el de golpe de Estado.

Las negociaciones para convencer a Gbagbo de que se fuera se estancaron el miércoles al resistir a la presión de Naciones Unidas y Francia para que firmara un documento en el que renunciaba a su atribución del poder. Esta misma mañana, el propio Gbagbo negó a la radio francesa RFI que estuviera negociando su salida. "No estamos en una etapa de negociación. ¿Y mi salida desde dónde?, ¿para ir dónde?", dijo.

Según fuentes del Gobierno francés citadas por Reuters, los enfrentamientos comenzaron después de que Gbagbo se mostrara reacio a negociar con los mediadores que estaban intentando convencerle de que se fuera. Aunque el ministro de Exteriores, Alain Juppé, dijo esta mañana que las negociaciones para la rendición del presidente seguían en marcha y que era "cuestión de horas", informa EFE.

Sin embargo, Toussaint Alain, consejero de Gbagbo, en declaraciones a la cadena francesa France 24, dejó claro que Gbagbo ni está refugiado en un búnker, ni está dispuesto a exiliarse. "Gbagbo tenía como lema de campaña que era 'el hijo del país'. Y el 'hijo del país' cuando sube la marea no se echa al mar, se queda en el terreno. Pase lo que pase, Gbagbo se quedará en Costa de Marfil como presidente", aseguró.

Alain denunció que desde que el pasado lunes comenzaron los bombardeos franceses en el país se han producido "algo más de un millar de víctimas sólo en Abiyán", aunque indicó que el número puede llegar a 2.000. "Sin duda hay que acabar con esta situación humana dramática", afirmó el consejero.

Francia exige al presidente saliente que reconozca la victoria electoral de Alassane Ouattara en las Presidenciales de noviembre pasado. Pero Alain negó que haya negociaciones políticas y que éstas se limitan a lograr un alto el fuego.

"¿Por qué iba a negociar? Los resultados fueron validados por el Consejo Constitucional"."¿Por qué iba a negociar? Los resultados fueron validados por el Consejo Constitucional. Le piden que reconozca la victoria de Ouattara. Pero no es Gbagbo quien tiene que reconocer la victoria de un candidato que ha perdido las elecciones presidenciales", afirmó el consejero.

Para Alain, Gbagbo no dimitirá "de ninguna manera" ni cederá el poder a Ouattara "que no es el ganador de las elecciones". El consejero indicó que la rebelión encabezada por Ouattara "no podía objetivamente detener el avance del Ejército marfileño", por lo que necesitó "un empujón de Francia".

"Desde septiembre de 2002, Francia ha rechazado reconocer que había una rebelión que agredía a un Estado soberano. Ahora queda claro que el Gobierno francés es el principal apoyo de esa rebelión", indicó Alain, que pidió "respeto para las instituciones africanas y las personas que las encarnan".

Más noticias de Internacional