Público
Público

Genocidio armenio Biden reconoce el genocidio armenio y tensa sus relaciones con Turquía

Es el primer presidente estadounidense en ejercicio que reconoce formalmente la masacre, de la que se cumplen 106 años. Turquía rechaza una declaración "populista" realizada "bajo la presión de círculos armenios radicales y grupos antiturcos".

El presidente de EEUU, Joe Biden, en Washington.
El presidente de EEUU, Joe Biden, en Washington. Yuri Gripas / EFE

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, describió este sábado como "genocidio" la matanza de 1,5 millones de armenios por el Imperio Otomano en 1915, una medida que promete aumentar las tensiones con Turquía.

En un comunicado para conmemorar el 106 aniversario del inicio de esa matanza, que se cumple este sábado, Joe Biden se convirtió en el primer presidente de EEUU en ejercicio que reconoce formalmente lo ocurrido como genocidio, algo que sus predecesores han evitado para no poner en riesgo la crucial alianza con Turquía.

"El pueblo estadounidense homenajea a todos aquellos armenios que fallecieron en el genocidio que comenzó hace hoy 106 años", dijo Biden en su declaración. El presidente utilizó dos veces en el comunicado la palabra "genocidio", cumpliendo así una de sus promesas electorales y llevando a término una fuerte campaña de presión de congresistas y grupos de estadounidenses de origen armenio que llevan años pidiendo que se use ese término.

En 2019, tanto la Cámara Baja como el Senado de Estados Unidos aprobaron medidas en las que describían como "genocidio" la masacre de 1915, a pesar de las advertencias del Gobierno turco de que eso dañaría gravemente las relaciones bilaterales.

Turquía reconoce la muerte de civiles armenios durante los intentos de deportación en 1915, pero los encuadra en un contexto bélico con Rusia en el este de Anatolia durante la I Guerra Mundial, y se niega tajantemente a aceptar el término de genocidio.

Biden explicó en su comunicado que su intención era "honrar" la memoria y el "dolor" de los inmigrantes armenios que llegaron a Estados Unidos tras la matanza, y de sus descendientes, que nunca olvidaron esa "trágica historia".

"No hacemos esto para echar culpas, sino para asegurar que lo que ocurrió no se repita nunca", subrayó. El mandatario estadounidense destacó que el respeto a los derechos humanos es una de sus prioridades, así como construir "un mundo que no esté manchado por los males diarios de la intolerancia".

"Renovemos nuestra determinación compartida de prevenir que ocurran atrocidades en el futuro, en cualquier lugar del mundo, y de potenciar la sanación y la reconciliación", concluyó Biden.

Estados Unidos se convierte así en el trigésimo país que reconoce hasta ahora como genocidio lo ocurrido hace más de un siglo, incluidos varios de Europa y Latinoamérica, además de Rusia y Siria, dos enemigos de Ankara.

Según fuentes oficiales, la decisión de Biden no derivará en la imposición de sanciones a Turquía, a pesar de que Estados Unidos forma parte de la convención de la ONU contra el genocidio de 1948, que pide a los Estados castigar ese crimen.

No obstante, sí se espera que debilite la relación con Turquía, cuyo presidente, Recep Tayyip Erdogan, mantuvo una relación cálida con el expresidente Donald Trump, pero bastante fría con Biden cuando era vicepresidente de Barack Obama, entre 2009 y 2017.

Hasta ahora, ningún presidente estadounidense en ejercicio había calificado oficialmente la matanza como genocidio, aunque Ronald Reagan (1981-1989) usó una vez esa palabra para referirse a la matanza armenia en una proclamación sobre el Holocausto nazi.

Turquía condena el discurso de Biden por "populista"

El ministro de Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, ha rechazado el uso del término genocidio utilizado por Biden para describir las masacres de armenios en el Imperio otomano en 1915. "Las palabras no pueden cambiar ni reescribir la Historia. No tenemos que aprender nada de nadie respecto a nuestro propio pasado", escribió en Twitter.

"El oportunismo político es la mayor traición a la paz y la justicia. Rechazamos completamente esta declaración basada únicamente en el populismo", dijo el responsable del Ministerio de Exteriores, que publicó en su web un comunicado para "rechazar y denunciar de la forma más tajante" el comunicado de Biden, "realizado bajo la presión de círculos armenios radicales y grupos antiturcos".

"No tiene ninguna base académica ni legal ni se apoya en prueba alguna. Los sucesos de 1915 no cumplen ninguna de las condiciones para utilizar el término 'genocidio', definido de forma precisa en la ley internacional", señala el texto. "Pedimos al presidente de Estados Unidos que corrija este grave error, que no sirve a ningún fin, salvo el de satisfacer ciertos círculos políticos".

Poco antes de difundirse el comunicado de Biden, Erdogan había expresado sus condolencias por las muertes de armenios en 1915 en un mensaje dirigido al patriarca de la Iglesia armenia de Turquía, Sahak Masalyan.

"Transmito mi afecto y mis saludos de todo corazón, compartiendo su dolor, a los familiares de los armenios otomanos que perdimos durante la I Guerra Mundial, recordándolos con respeto", escribió el presidente de Turquía en un comunicado difundido en la web de la Presidencia turca.

Más noticias de Internacional