Público
Público

Brasil La Policía brasileña denuncia a Lula en un nuevo proceso vinculado a Odebrecht

La defensa del expresidente brasileño afirma que la denuncia no tiene sentido al considerar que las donaciones que el Instituto Lula recibió de la constructora fueron legales, tienen su origen identificado y se realizaron sin contrapartida.

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva. - REUTERS

EFE

La Policía presentó una nueva denuncia por presunta corrupción y lavado de dinero contra el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva apenas mes y medio después de que el exmandatario saliera de la cárcel. En este caso, el proceso está relacionado con supuestas donaciones de la constructora Odebrecht al Instituto Lula.

De acuerdo con la Policía Federal, las investigaciones, que se enmarcan en la Lava Jato, la mayor operación anticorrupción en la historia de Brasil, confirmaron "donaciones" por 4 millones de reales (987.654 dólares) de la constructora Odebrecht al Instituto Lula entre diciembre de 2013 y marzo de 2014.

Las supuestas "donaciones" fueron transferidas a una "especie de cuenta corriente de sobornos" que mantenía la constructora a cambio de beneficios de los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT), según el informe de la Policía.

El coordinador de la investigación, el comisario Dante Perogago Lemos, decidió presentar la nueva denuncia formal "ante la disimulación del origen y la naturaleza" de los recursos repasados por Odebrecht al Instituto Lula, "falsamente presentados y registrados como donaciones", según un informe de la Policía Federal de 130 páginas.

La Policía Federal concluyó su investigación el pasado lunes y envió el informe final, con recomendación de apertura de juicio, al Ministerio Público Federal en Curitiba para su evaluación y posterior envío al juez. Además de Lula, fueron acusados Paulo Okamotto, presidente del Instituto; el exministro de Hacienda Antonio Palocci y Marcelo Odebrecht, expresidente de la constructora.

La defensa del exjefe de Estado, condenado en dos procesos y vinculado a siete más, afirmó que la denuncia no tiene sentido al considerar que todas las donaciones al Instituto Lula fueron legales, tienen su origen identificado y se realizaron sin ninguna contrapartida. Agregó que en la época de las donaciones Lula no ejercía ningún cargo público y que los recursos fueron destinados al instituto que lleva su nombre que no debe confundirse con la persona física del expresidente.

A pesar de haber salido de la cárcel en noviembre, tras permanecer año y medio tras las rejas, Lula afronta nueve procesos abiertos en la Justicia, todos relacionados con casos de corrupción y tiene dos condenas abiertas en dos de ellos. En uno de ellos el exmandatario cumple una sentencia ratificada en tercera instancia de 8 años y 10 meses por corrupción pasiva y blanqueo de capitales, después de ser hallado culpable de recibir un apartamento en el balneario paulista de Guarujá a cambio de favores políticos a la constructora OAS.

La otra pena que pesa sobre Lula es de 12 años y 11 meses de cárcel en un caso muy similar, pero dictada hasta ahora en primera instancia y aún no confirmada en la segunda. Lula fue dejado en libertad a comienzos de noviembre tras una decisión de la Corte Suprema que declaró inconstitucional la prisión de una persona condenada en segunda instancia y antes de que se agoten todos sus recursos en la Justicia.