Público
Público

BREXIT Las caras del brexit a las que hay que seguir la pista

“La loca historia del brexit” en la que está sumida la política británica tiene a Theresa May y Jeremy Corbyn como grandes protagonistas del debate pero esta película está repleta de secundarios que en cualquier momento podrían colarse en el reparto principal.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Manifestantes protestan contra el brexit. REUTERS/Archivo

Después de dos años y medio de negociaciones y a dos meses para que llegue la fecha señalada, el brexit no sólo se ha convertido en el gran tema de la vida parlamentaria británica, también en una oportunidad para que muchos de sus políticos asomen la cara, enseñen sus cartas y vayan tomando posicionarse de cara a un futuro que nadie sabe cómo será. Estos son algunos de los mejor situados para acabar liderando su partido y quien sabe si el país.

Boris Johnson. Conservador

Sabedores de los amores y odios que despierta por igual en los paladares británicos, los creadores de la famosa pasta de levadura ‘Marmite’, tan popular en los desayunos de millones de hogares de todos el país, lanzó hace años una campaña con el slogan “La amas o la odias”. Desde entonces el término ‘marmite’ se utiliza para todo tipo de situaciones o personas que despiertan por igual pasión y repulsión. Y sin duda Boris Johnson es un ‘político marmite’.

Boris Johnson

De padres británicos pero nacido en Nueva York -en 2016 anunció que renunciaba a la ciudadanía estadounidense como prueba de su lealtad a Reino Unido-, este excéntrico periodista e historiador de reconocida ideología liberal se ganó el respeto de muchos durante su doble mandato como Alcalde de Londres entre 2008 y 2016.

Porque quien aquí también es conocido como ‘el Trump británico’, cuenta con más apoyo popular en algunos aspectos del que consigue dentro de su propio partido. Y él que lo sabe, lo utiliza.
De hecho, sus movimientos son tan seguidos que tras anunciar que se desmarcaba de la línea oficial del gobierno en el tema del brexit, el valor de la libra cayó.

A pesar de mantener su defensa de un ‘brexit duro’ Theresa May lo nombró Ministro de Exteriores en 2016, pero dimitió en 2018 por sus diferencias con la ‘premier’ sobre el tema. En su carta de renuncia mantenía que “ese sueño (de los británicos por abandonar la UE) está muriendo asfixiado por innecesarias dudas”.

Michael Gove. Conservador

Uno de los miembros más duros del partido, Gove comenzó siendo columnista en The Times y ha sido Secretario de Estado de Justicia, de Educación y de Media Ambiente. Pero su nombre y su cara estarán siempre ligados a la agresiva plataforma ‘Vote Leave’ que utilizó argumentos xenófobos y estrategias supuestamente ilegales que todavía hoy la justicia está investigando.

Michael Gove

Tras la victoria del brexit en el referéndum de 2016 y la dimisión de David Cameron, todos imaginaban que apoyaría a su compañero de Boris Johnson en su candidatura a nuevo líder del partido, pero Grove decidió aspirar él mismo al cargo y obligó a Johnson a renunciar. Cayó derrotado por Theresa May que, cuando llegó a Downing Street, lo dejó fuera de su gabinete. Aunque el pasado mes de noviembre, cuando Dominic Raab se convirtió en el segundo Secretario del brexit en abandonar el puesto, May ofreció el cargo a Grove.

Hay quien sostiene que lo denegó por las diferencias de criterio entre ambos pero también quienes creen que lo hizo para que eso no afectara a sus propias aspiraciones políticas.

Yvette Cooper. Laborista

Nunca el partido laborista ha tenido a una mujer al frente y muchos piensan que la persona llamada a cambiar la historia es Yvette Cooper.

La prensa británica cree que es la indicada para devolver la unidad al partido y el ex-Primer Ministro Gordon Brown ha reconocido que es su favorita.

Yvette Cooper.

En 2015 se presentó a las primarias de su partido pero a la vista está que perdió esa carrera frente a Jeremy Corbyn; como lo están también las diferencias entre ellos, porque ninguno de los dos se esfuerza por disimularlas.

Como Secretaria de Estado del gobierno en la sombra se convirtió en la rival directa de Theresa May, entonces Ministra de Interior, y desde entonces se tienen enfiladas. De hecho, una de las enmiendas al plan de May llevaba su nombre. Cooper, que planteaba una posible extensión del articulo 50 en caso de no acuerdo, no está exenta de su propio ‘very english scandal’. Una investigación parlamentaria desveló que tanto ella como su marido -también ministro con Blair- cometieron irregularidades en la declaración de su segunda residencia y tuvieron que devolver el dinero que habían recibido de más.

Amber Rudd. Conservador

Secretaria de Estado de Trabajo y Pensiones desde noviembre, Amber Rudd (55 años) es uno de los grandes rostros que ha dejado la aventura del brexit.

Amber Rudd

Declaradamente contraria a las ideas de Boris Johnson, Rudd es el último miembro del gabinete que ha puesto en jaque a Theresa May. Su compromiso por evitar una salida de la UE sin acuerdo llegó al punto de “amenazar" a la Primera Ministra con liderar una revuelta dentro del gobierno si la ‘premier’ no otorgaba libertad de voto para su ‘plan B’. Y lo logró. Partidaria de extender el artículo 50 y de un segundo referéndum, Rudd, casada con otro parlamentario conservador, fue Ministra de Interior con May hasta que tuvo que dimitir en abril tras saberse que el ejecutivo había iniciado una campaña ilegal de deportaciones.

Mientras permaneció en el cargo fue objeto de duras críticas al presentar propuestas tales como que las empresas estuvieran obligadas a comunicar con cuántos empleados extranjeros contaban en sus plantillas o una que autorizaba al gobierno a saber qué páginas web visitan los ciudadanos y penar con hasta 15 años de cárcel a quienes consultaran repetidamente sitios con contenido prohibido.

Dominic Raab. Conservador

Dominic Raab

Hijo de un judío llegado a Reino Unido huyendo de los nazis, Raab participó en la campaña del referéndum a favor del brexit y se convirtió en el segundo Secretario de Estado para la salida-y el segundo que dimitió-. Apenas duró 4 meses en el cargo en protesta por el acuerdo que May había firmado con Bruselas. Dijo que “peor que permanecer en la Unión Europea”.

Salvo ese, Raab nunca ha tenido ningún cargo representativo más allá de ser diputado, pero gracias a que escribe asiduamente en varias publicaciones, son conocidas sus ideas, como la de que “el carro de la igualdad enfrenta a hombres y mujeres entre sí”.