Público
Público

Los británicos vuelven a las urnas en unas elecciones que tienen a Londres y Escocia como principales batallas

Las elecciones locales que se celebran este jueves en Reino Unido son el termómetro ideal para medir el apoyo a Cameron y la fuerza del nuevo laborismo encabezado por Corbyn.

El primer ministro británico, David Cameron, y su esposa Samantha salen del colegio electoral tras votar en los comicios regionales y locales en Londres. / FACUNDO ARRIZABALAGA (EFE)

PÚBLICO / EUROPA PRESS

LONDRES.— Reino Unido celebra este jueves unas elecciones locales que tienen como principal campo de batalla la capital, Londres, y que pueden deparar en el caso de Escocia una aplastante victoria del Partido Nacional Escocés (SNP), que ya piensa incluso en un nuevo referéndum independentista.

Más de 120 ayuntamientos y 2.700 puestos de concejal están en juego a nivel local en esta jornada, en la que los dos grandes partidos volverán a medir sus fuerzas tras las generales de mayo de 2015. Entonces, el Partido Conservador de David Cameron logró un holgado triunfo que logró descabezar a las principales fuerzas opositoras.

El Partido Laborista se enfrenta a su primera gran cita desde que Jeremy Corbyn asumió el liderazgo. A pesar de que varias encuestas vaticinan los peores resultados de los laboristas en tres décadas, Corbyn confía en mantener los resultados obtenida en 2012 y ha negado que esté en juego su continuidad al frente de la formación, una "obsesión" de los medios a su juicio.

Londres, una de las cuatro ciudades que eligen directamente a su alcalde —junto a Liverpool, Bristol y Salford—, servirá previsiblemente como termómetro para medir el triunfo o la derrota a nivel general, ya que la salida del tory Boris Johnson tras ocho años ha abierto la puerta a un escenario nuevo.

El laborista Sadiq Khan, hijo de un humilde matrimonio paquistaní, parte como favorito y podría convertirse en el primer musulmán en gobernar la capital británica, donde residen más de ocho millones de habitantes. Tendrá enfrente al conservador Zac Goldsmith, de origen aristócrata y multimillonario, si bien las encuestas sitúan al aspirante 'tory' 20 puntos por detrás de Khan.

Transporte, vivienda y seguridad han sido algunos de los grandes temas que han centrado la campaña política en Londres, en la que también se ha colado un debate sobre el antisemitismo después de que varios políticos laboristas, entre ellos el exalcalde Ken Livingstone, fuesen apartados por declaraciones polémicas.

El caso escocés

Gales, Irlanda del Norte y Escocia elegirán a sus respectivos parlamentos territoriales. No obstante, todos los focos apuntan a Escocia, donde nadie duda de que el SNP de Nicola Sturgeon apuntalará los éxitos que ya sumó en las elecciones legislativas del año pasado, cuando logró 56 de los 59 escaños en juego en Westminster.

La conservadora Ruth Davidson aspira a llevar por primera vez a su partido a la segunda posición, tras una campaña en la que se ha presentado como la única opción de "oposición fuerte" que tiene Escocia. La líder laborista, Kezia Dugdale, ha insistido en que su lucha sigue estando en la carrera por el gobierno con el SNP.

El nuevo Parlamento de Escocia deberá gestionar las nuevas competencias que Londres accedió a ceder tras el fallido referéndum independentista de 2014. Sturgeon, que llegó a ministra principal precisamente tras esta consulta, ya ha avanzando que promoverá un segundo referéndum si existen muestras "claras" de una mayoría independentisa o si cambian "significativamente" las circunstancias, por ejemplo con la salida de Reino Unido de la UE.

El 'Brexit'

Las elecciones de este jueves llegan precedidas por la amplia movilización política en torno al referéndum que celebrará Reino Unido el próximo 23 de junio y que determinará si el país sigue en la Unión Europea o rompe con este bloque, culminando así lo que ya se conoce popularmente como Brexit.

La perspectiva de este referéndum ha eclipsado en gran medida los comicios locales y regionales, hasta el punto de que algunos analistas ya han pronosticado que el nivel de participación podría verse afectado. En 2012, aproximadamente dos terceras partes de los británicos optaron por quedarse en casa.

Además, Cameron apenas se ha dejado ver en actos durante la campaña y su participación parece haberse limitado a evitar que las críticas por la aparición de su familia en los Papeles de Panamá afectasen al partido. "Culpadme a mí", llegó a decir hace un mes en pleno escándalo.

Más noticias de Internacional