Público
Público

La calma vuelve a Gaza tras ocho días de bombardeos israelíes

Israel y Hamás respetaron el alto el fuego pactado ayer gracias a la mediación de Egipto. La operación Pilar de Defensa deja 162 palestinos muertos y 1.300 heridos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Gaza vivió la primera noche de calma en ocho días tras el acuerdo alcanzado entre Israel y Hamás para detener un conflicto armado en torno a la Franja, en el que han muerto 162 palestinos y cinco israelíes. La tregua paralizó, al menos por el momento, una invasión israelí que en los últimos días parecía asegurada.

Pero la desconfianza entre ambos bandos es notable. Antes de la entrada en vigor de la tregua, Israel bombardeó con intensidad la Franja y las milicias lanzaron también alrededor de una decena de cohetes contra territorio israelí.

Desde el exilio, el líder de Hamás, Jaled Meshal, dijo que respetarían la paz si también lo hace Israel, pero que respondería a cualquier tipo de violación. 'Si Israel cumple, nosotros cumpliremos. Si no lo hace, nuestras manos estarán en el gatillo', dijo en una rueda de prensa en El Cairo, donde se han desarrollado la mayor parte de las negociaciones para la tregua.

El primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, tampoco se mostró mucho más exultante. Aseguró que habían aceptado 'agotar esta oportunidad para una tregua duradera', pero avisó a los israelíes de que la próxima vez, la respuesta será más contundente aún.

El pacto no sentó nada bien a los habitantes de algunas zonas del país como Kiryat Malachi, la localidad donde murieron tres de los cinco israelíes fallecidos durante la operación Pilar de Defensa. 'Sé que hay ciudadanos que esperaban una acción militar más potente y quizá necesitemos llevarla a cabo', afirmó en la emisora de radio del Ejército.

Los palestinos de Gaza celebraron por todo lo alto el final de los bombardeos israelíes desde que la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, y el ministro de Exteriores egipcio, Mohamed Kamel Amr, confirmaron el acuerdo. 'Allahu akbar [Dios es grande], querido pueblo de Gaza, habéis ganado. Habéis quebrado la arrogancia de los judíos', se escuchaba en los altavoces de una mezquita en el enclave una vez que la tregua entró en efecto.

Poco después, las oscuras calles de Gaza capital se iluminaron con fuegos artificales y se llenaron de animados festejos al tiempo que los disparos al aire resonaban por todos los barrios. Los líderes de Hamás dieron la bienvenida al acuerdo, lo describieron como un triunfo de la resistencia armada y agradecieron a Egipto su papel como mediador. Meshal agradeció a Egipto su mediación y aseguró que 'hemos salido de esta batala con la cabeza muy alta', añadiendo que Israel había fracasado y había sido derrotado en esta 'aventura'. 

El líder de Hamás haría bien en no confiarse porque el jefe del Ejército israelí, Ehud Barak, fue mucho más claro que Netanyahu: 'El acuerdo es un trozo de papel que no tiene ningún tipo de firma. Si no hay ataques en la frontera entonces les digo que no habrá problemas pero Israel seguirá teniendo libertad para actuar y el derecho a la autodefensa está por encima que cualquier trozo de papel.