Público
Público
Únete a nosotros

Derechos humanos Canadá acogerá a la joven saudí que huyó de su familia

Rahaf Mohamed al Qunun ha denunciado que su vida corre peligro. La joven embarcará este viernes por la noche en un vuelo.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Canadá acogerá Rahaf Mohamed al Qunun, la joven saudí atrapada en Tailandia tras huir de su familia. / REUTERS - HANDOUT

La joven saudí Rahaf Mohamed al Qunun, que huyó a Tailandia el pasado fin de semana para escapar de su familia y apostatar del islam, viajará este viernes a Canadá después de que el país le haya concedido asilo, según han informado las autoridades tailandesas.

El jefe de la oficina de inmigración de Tailandia, Surachate Hakpark, ha confirmado a la agencia Reuters que la joven embarcará este viernes por la noche en un vuelo de Korean Air hasta Seúl, desde donde enlazará un segundo vuelo. "Canadá le ha concedido el asilo", ha explicado.

El Gobierno canadiense, sin embargo, ha evitado pronunciarse. "No tenemos nada que añadir en este momento", ha afirmado una portavoz de la ministra de Exteriores del país norteamericano, Chrystia Freeland.

Al Qunun, de 18 años, llegó a Tailandia el sábado y, tras una primera amenaza de deportación, quedó bajo protección del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR). La joven ha denunciado que su vida corre peligro y Australia y Canadá habían accedido a estudiar su caso.

Abrió una cuenta en Twitter este mes y publicó su primer tuit el sábado pasado, empezó a escribir y subir vídeos en la red social, donde su historia se hizo viral y pasó de 28 a 134.000 seguidores en pocos días.

La joven saudí se encerró en su hotel en la zona de tránsito del aeropuerto y bloqueó con colchones la puerta, por lo que el avión en el que estaba previsto que fuera deportada salió el pasado lunes sin ella a bordo.

Se ha negado a reunirse con su padre y su hermano, que llegaron a Bangkok esta semana para tratar de llevarla de vuelta a Arabia Saudí y han negado las acusaciones de que su familia abusaba de ella física y emocionalmente, según las autoridades tailandesas.

En Arabia Saudí, Al Qunun podría ser procesada por desobedecer a sus guardianes masculinos, dañar la reputación del país o incluso apostatar, delito que está castigado con la pena capital.