Público
Público

Líbano Decenas de heridos en las protestas durante el primer aniversario de la explosión en Beirut

Los manifestantes piden responsabilidad a los políticos por el incidente que hace un año causó más de 200 muertes.

Heridos durante las manifestaciones en Beirut
Decenas de personas han resultado heridas este miércoles durante las manifestaciones por el primer aniversario de la explosión de Beirut. Reuters

Decenas de personas han resultado heridas en las manifestaciones de este miércoles con motivo del aniversario de la explosión del puerto de Beirut. La Policía libanesa ha empleado gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar las protestas. 

Cientos de manifestantes se han trasladado desde el puerto de Beirut (lugar donde tuvo lugar la explosión) a la céntrica Plaza de los Mártires, donde han tenido lugar los choques entre Policía y manifestantes.  Si bien las autoridades han negado el uso de balas de goma, algunos medios informan de que se han encontrado este tipo de proyectiles en los escenarios de las protestas.

Manifestación del primer aniversario de la explosión del puerto de Beirut.
Manifestación del primer aniversario de la explosión del puerto de Beirut. Wael Hamzeh / Reuters

Tras finalizar las multitudinarias marchas para pedir justicia por lo ocurrido el 4 de agosto de 2020, algunos de los participantes se dirigieron a la sede del Parlamento, en el centro de la capital, y a la no muy lejana Plaza de los Mártires, epicentro de las protestas iniciadas a finales de 2019 contra la clase dirigente.

Los cientos de manifestantes congregados ante el Legislativo trataron de entrar en el edificio, tiraron piedras e incendiaron neumáticos, mientras que las fuerzas de seguridad lanzaron un gran número de gases lacrimógenos y dispararon pelotas de goma, según pudo constatar la agencia EFE.

Ante el continuo lanzamiento de gases lacrimógenos, los participantes se dispersaron y huyeron a áreas cercanas, como el barrio de Gemmayze, uno de los más afectados por la explosión y hasta adonde fueron perseguidos por los efectivos encargados de la seguridad del Parlamento. La protesta de la Plaza de los Mártires también ha sido dispersada en medio de otro estallido de violencia.

La Cruz Roja libanesa informó en su cuenta de Twitter de que ha trasladado a los hospitales a nueve personas desde el centro de la urbe, donde se ubica la sede del Hemiciclo, y a tres desde Gemmayze, si bien no precisó en qué momento de la jornada sufrieron las heridas ni en qué tipo de incidentes.

Señaló además que al menos 45 personas han sido atendidas por heridas de diversa consideración solo en el centro de la ciudad. Otro medio centenar de personas han recibido primeros auxilios sobre el terreno, de acuerdo con la organización.

Las autoridades pidieron a los manifestantes pacíficos que abandonaran  "inmediatamente" los lugares en los que se han producido los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, que alertaron que "utilizarán todos los menos legales y adecuados" contra aquellos que se manifiesten de manera violenta. 

La explosión causó más de 200 muertes

Decenas de miles de personas han salido a la calle en la capital libanesa con motivo del aniversario de la explosión del puerto de Beirut. Han pedido justicia y rendición de cuentas por el incidente que hace un año causó más de 200 muertes y alrededor de 6.500 heridos, además de dejar parte de la ciudad destruida. La manifestación se ha llevado a cabo en tres marchas que confluyen en el puerto de la capital, una de ellas comenzaba en la sede de la Brigada de Bomberos de Beirut, puesto que diez de los fallecidos eran bomberos. 

Con tristeza y portando fotos de las víctimas de la explosión, los manifestantes han guardado un minuto de silencio en memoria de las víctimas para, a continuación, arrancar a caminar con un gran aplauso espontáneo, que fue acompañado con gritos de "¡Revolución!". Además, alzaron banderas libanesas y numerosas pancartas reclamando justicia, además de rendición de cuentas a los políticos, pues algunos de ellos estaban al tanto del almacenamiento de los cientos de toneladas de nitrato de amonio que provocaron la explosión

"La primera petición es justicia. Queremos justicia para que se calmen los corazones de estas familias (de las víctimas). La segunda, que Dios alivie al Líbano, porque ya se ha agotado mucho", ha declarado Soha Ashe, una de las manifestantes. 

"Todo el mundo es igual ante la ley"

Algunas de las pancartas más visibles durante la marcha iniciada en la sede de los bomberos decían: "Ajusticiad a aquéllos que introdujeron el nitrato en el Líbano" o "La Constitución tiene que ser implementada y todo el mundo es igual ante la ley". También se alzaron fotos de líderes políticos como el presidente Michel Aoun o el líder del grupo chií Hizbulá, Hasán Nasralá, donde se podía leer la palabra "Buscado".

Primer aniversario de la explosión en Beirut
Los manifestantes reclaman justicia. Mohamed Azakir / Reuters

Por su parte, algunos voluntarios repartieron rosas, mientras que algunos manifestantes portaban coronas de flores para rendir homenaje a las víctimas, y un todoterreno ondeó una bandera gigante al tiempo que reproducía música a través de sus altavoces.

La marcha, de decenas de miles de personas, se detuvo frente a la Estatua del Emigrante, frente a las ruinas de los silos que almacenaban el cargamento de nitrato de amonio, mientras que las otras manifestaciones tomaron rutas distintas antes de llegar al punto de confluencia. 

Uno de los manifestantes, Munir Rabne, declaro que no conocía a ninguna de las víctimas de la explosión, pero que salió a la calle porque considera que "todos los libaneses" son "mártires en vida". "He salido con una sola petición: queremos justicia por el derecho de los mártires que nos dejaron para que puedan descansar en paz", agregó.

La explosión derivó en la caída del Gobierno de Hasán Diab

Las explosiones dejaron más de 200 muertos y alrededor de 6.500 heridos, mientras que desplazaron a unas 300.000 personas y provocaron enormes daños materiales en la ciudad, cuyo puerto quedó destruido. Por lo que se tuvo que trasladar la actividad de importación al de Trípoli, mucho más pequeño y con menos capacidad. 

El suceso provocó una oleada de protestas por lo que la población percibe como un reflejo de la mala gestión, la corrupción y la injerencia de los partidos en los asuntos del Estado, lo que derivó en la caída del Ejecutivo de Hasán Diab, quien permanece en funciones por las diferencias políticas para la formación del nuevo Gobierno.

Más noticias de Internacional