Público
Público
Únete a nosotros

La derecha griega se lanza a la caza del indeciso para tratar de frenar a Syriza

Nueva Democracia pretende captar al electorado de centro derecha con una estrategia del miedo. La clave para formar nuevo Gobierno estará en los resultados del tercer partido

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 3

Joan Herrera con Alexis Tsipras. /Ernest Urtasun

ATENAS.- La campaña electoral en Grecia ha entrado en su recta final. Con todas las encuestas vaticinando una victoria de Syriza en las elecciones del próximo domingo, los conservadores de Nueva Democracia, actualmente en el Gobierno y principales rivales de la formación de izquierdas, se ha lanzado a la caza del voto de los indecisos para tratar de contrarrestar los casi cinco puntos que mantiene de ventaja en los sondeos el partido liderado por Alexis Tsipras.

En los últimos días, Nueva Democracia está basando su estrategia en lanzar una campaña de miedo contra Syriza. Con mensajes que amenazan con un colapso económico si la izquierda se impone el domingo, los conservadores pretenden conseguir el favor de los indecisos del centroderecha griego.

El primer ministro heleno, Andonis Samarás, ha llegado a defender en público que el objetivo de Syriza es "destruir la clase media". La esperanza de Nueva Democracia, casi cinco puntos por debajo en las encuestas, es que ocurra lo mismo que en las elecciones de junio de 2012, cuando el 22% de los indecisos que finalmente optaron por votar, lo hicieron por este partido, mientras que un 9% se decantó por los izquierdistas.

Tsipras defiende que un Gobierno liderado por Syriza no abandonará el euro y "garantizará los depósitos de sus ciudadanos"

En tanto, Tsipras intenta frenar el temor de los que piensan que en caso de una victoria electoral podrían perder sus ahorros. En todos sus actos de campaña de esta recta final, el líder de Syriza insiste, para tratar de convencer a los proeuropeos críticos con el programa de la troika, en que un Gobierno liderado por su partido no abandonará el euro y "garantizará los depósitos de los ciudadanos".

Según un análisis que hace un promedio de sondeos publicados por 12 institutos demoscópicos y una universidad, realizados entre el 7 y el 15 de enero, Syriza mantiene una ventaja sobre Nueva democracia del 4,5%, mientras que el nuevo partido de centroizquierda To Potami (El Río) se alzaría con el tercer puesto, seguido muy de cerca de los neonazis de Amanecer Dorado.

Concretamente este metaanálisis otorga a Syriza el 34,7%, a Nueva Democracia el 30,2%, a To Potami el 7%, a Amanecer Dorado el 6,2%, a los comunistas de KKE, el 5,6%, a los socialdemócratas de Pasok el 4,7% y a los nacionalistas conservadores Griegos Independientes un 3%. El nuevo partido socialdemócrata del exlíder de Pasok y antiguo primer ministro Yorgos Papandreu, se quedaría por debajo de la barrera mínima del 3%, con un 2,6%. El estudio establece un porcentaje de indecisos en torno al 11%.

Esta constelación significaría que siete partidos deberían repartirse los 300 escaños del Parlamento, lo que dificulta las posibilidades de Syriza de alcanzar la mayoría absoluta, objetivo declarado por Tsipras ante las condiciones que están poniendo algunas formaciones.

Las encuestas pronostican un porcentaje de indecisos que estaría en torno al 11%

No obstante, los analistas coinciden en que en esta ocasión es muy difícil predecir el resultado, tanto por la presencia de dos partidos nuevos como por el hecho de que varias formaciones se encuentran en el filo de no entrar en el hemiciclo. De la cantidad de fuerzas que entren dependen por tanto las posibilidades de Syriza de obtener la mayoría absoluta.

Si Syriza consigue salir elegida como primera fuerza, independientemente de la distancia con respecto a Nueva Democracia, su peso en el Parlamento será mucho mayor, pues la ley electoral griega establece que el ganador obtiene 50 escaños de "regalo".

Mientras Tsipras pide claramente el apoyo para una mayoría absoluta, Samarás ha invitado a todas las fuerzas "eurófilas" a participar en un Gobierno liderado por los conservadores. La clave estará, en principio, en el tercer partido.

To Potami no se ha expresado todavía claramente a favor de ningún partido, si bien muchos analistas coinciden en verlo como el aliado natural de Syriza. El líder de Pasok y viceprimer ministro en funciones, Evángelos Venizelos, ha dejado entrever la posibilidad de respaldar a Syriza, a ser posible dentro de una alianza de varias formaciones, y ha asegurado que hará todo por evitar que haya una segunda vuelta electoral, como ocurrió en 2012.

Mitin junto a Joan Herrera

Joan Herrera acompañó hoy a Alexis Tsipras en un mitin en Tesalónica. El secretario general de ICV ya se reunió ayer con el líder de Syriza para para mostrarle el apoyo de su partido, porque en las elecciones generales del próximo domingo se juegan los derechos sociales "de todos los ciudadanos del sur de Europa".

Herrera sostuvo que de las elecciones generales "puede salir el primer Gobierno que plantee la reestructuración de la deuda, que plantee democracia y no ceder constantemente a los mercados y que plantee el fin de la austeridad y una política de redistribución".