Público
Público

Desescalada covid-19 Un nuevo brote de coronavirus en la industria cárnica en Alemania deja más de 650 contagios

Las autoridades de Renania han anunciado el cierre de escuelas y guarderías como primer paso para poder evitar la cuarentena general.

Imagen de la fábrica de Tönnies en Rheda-Wiedenbrueck, al oeste de Alemania. / REUTERS - Ina Fassbender
Imagen de la fábrica de Tönnies en Rheda-Wiedenbrueck, al oeste de Alemania. / REUTERS - Ina Fassbender

público

Alemania ha anunciado un nuevo brote de infección de la covid-19 en la ciudad de de Gütersloh, al oeste del país. El matadero de Rheda-Wiedenbrück y su planta de empaquetados, de la empresa Tönnies, han resultado ser el foco de los contagios, pues los resultados han apuntado que 657 pruebas diagnósticas de las hasta ahora 983 comprobadas han dado positivo. No se descarta que el número pueda ir en aumento.

La empresa ha indicado que el brote afecta a todo tipo de empleados, pero según el Westfalen Blatt, la mayoría de los trabajadores de la empresa (unos 4.500 de los casi 7.000) provienen de Europa del Este, y se habían trasladado con sus familias a edificios comunes con el resto de empleados.

Se sospecha que las pruebas preventivas a estos trabajadores, que habían viajado recientemente a sus países de origen, no han sido suficientes. Se ha comentado en otros medios, como es El País, que esta es otra demostración más de las condiciones laborales deplorables a las que están sometidos los empleados desplazados en Alemania, pues los contagios se han producido sobre todo en empleados de la planta y sus familiares.

Prioridades: ¿economía o sanidad?

El jefe del distrito, Sven-Georg Adenauer, cree que la causa principal del rebrote es la apertura de fronteras entre los países europeos, pero la amenaza de nuevos focos en mataderos y mercados lleva amenazando desde la semana pasada, cuando se empezaron a registrar casos en la empresa.

El cierre de la planta podría suponer que haya un 40% menos de carne en los supermercados alemanes

Ha comentado que la situación económica que amenaza con el cierre de la planta es "una situación muy difícil", pues supone el motor financiero de la zona. La planta de Rheda-Wiedenbrück es una de las más importantes en Alemania e incluso en Europa, lo que podría suponer que hasta el 40% de la carne no llegase a los supermercados alemanes.

La empresaha anunciado el cierre total de la planta para evitar nuevas infecciones, mientras que los trabajadores contagiados y las personas con las que han estado en contacto -tanto compañeros de trabajo como familiares- tendrán que guardar cuarenten. Además, de acuerdo con el jefe de distrito Sven-Georg Adenauer, todos los colegios y guarderías cerrarán, aunque no se producirá un confinamiento generalizado, según afirmó en una rueda de prensa a primera hora de la tarde, cuando el número de positivos todavía se cifraba en torno a 400.

Mataderos y mercados, protagonistas de los rebrotes

Alemania no es la única, en EE.UU contabilizan al menos 200 industrias cárnicas donde el coronavirus está volviendo a aparecer. También en España, concretamente en Huesca, más de 370 trabajadores daban positivo a principios de junio, igual que en Francia en dos mataderos. También ha ocurrido en diferentes lugares de Brasil, Australia o Reino Unido. 

Se desconoce exactamente qué hace de los mataderos de animales un lugar donde se propaga el virus, sin embargo, las hipótesis apuntan a que, además de tratarse de sitios húmedos y fríos, requieren un trabajo físico extenuante (sudor y producción de las gotillas en aerosol que propagan el virus), los trabajadores de estas plantas, sobre todo en el caso de Alemania, viven en dormitorios compartidos en condiciones cuestionables, donde la propagación del virus podría estar mucho más concentrada. 

Sin embargo, los expertos alertan de que no se puede establecer una correlación directa entre ambos todavía, pues este fenómeno podría ocurrir en otras industrias cuando abran. 

Más noticias de Internacional