Público
Público

Desescalada Italia Así arranca hoy Italia su desescalada

Hoy tanto Italia como España arrancan su desconfinamiento, con diferencias y similitudes en sus calendarios y métodos de aplicación. Aunque Italia, por el momento, no prevé una aplicación diferenciada por regiones, como sí España, el país con forma de bota reabrirá más tarde las actividades económicas cercanas al público.

Varias personas en las calles en Roma este domingo. EFE/EPA/Riccardo Antimiani
Varias personas en las calles en Roma este domingo. EFE/EPA/Riccardo Antimiani

Italia, al igual que España, arranca hoy su desconfinamiento. El proceso de desescalada transalpino prevé, al igual que en España, la existencia de cuatro minifases, que en el país con forma de bota tendrán lugar a partir de hoy hasta el 1 de junio. Los dos países son de los más afectados en Europa por el coronavirus: Italia es el que registra el mayor número de fallecidos y España, el que contabiliza la mayor cifra de contagios totales en el Viejo Continente. A nivel mundial, ambas naciones son superadas sólo por Estados Unidos.

Roma y Madrid inauguran desescalada el mismo día, con similitudes y diferencias. Entre las semejanzas de sendos desconfinamientos se encuentra el hecho de que en ambos países la reapertura será progresiva y paulatina, así pues, dividida en tramos menores antes de la tan mencionada "nueva normalidad" que, provisionalmente, en Italia se prevé para principios de junio y en España a finales. Otra de las similitudes entre Italia y España es que serán obligatorios guantes, mascarillas y distancia interpersonal en todo momento hasta que un nuevo decreto confirme lo contrario.

Entre las principales diferencias destaca que en Italia los bares y restaurantes no abrirán antes del 1 de junio, mientras que en España su reapertura está prevista para la segunda mitad de mayo. Las peluquerías, por ejemplo, en Italia volverán a la actividad el 1 de junio, mientras que en España hoy lunes. Por el momento, al contrario que en España, en Italia además no se podrán reabrir los estadios, discotecas, cines y teatros, ni siquiera manteniendo las medidas de seguridad y protección. En resumidas cuentas, Italia y España, aun pareciéndose en su desconfinamiento, lo realizarán con ritmos distintos: Italia reabrirá el país más lentamente que España. Aunque esta última, por ejemplo, cuenta con una aplicación diferenciada según el nivel de contagio de los distintos territorios. Dicho en breve: Italia, en estos meses la referencia de España para prever la evolución de la covid-19, se adentrará más tarde en la tan deseada "nueva normalidad".

A partir de hoy lunes, en Italia será obligatorio seguir llevando mascarillas y guantes en los lugares públicos cerrados, como tiendas y medios de transporte; manteniendo en todo momento la distancia de seguridad interpersonal. No tendrán que respetar estas medidas los menores de seis años y las personas que podrían desarrollar problemas tras un uso continuado de las mascarillas. En lo que se refiere a los desplazamientos, se podrán visitar a los "allegados" respetando las medidas de seguridad y protección. Se prohíbe cualquier tipo de aglomeración de personas en lugares públicos y privados, siendo por tanto obligatoria la distancia interpersonal de al menos un metro. Será posible moverse entre distintos ayuntamientos, pero no entre regiones, a menos que haya una justificación válida por razones de trabajo, extrema necesidad, visitas familiares y salud. Se podrán ir a las segundas viviendas, siempre que no estén en otra región. Para cualquier desplazamiento, será necesario un autojustificante.

En el decreto para el desconfinamiento en Italia, firmado por el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, se contempla que a partir de hoy los transalpinos podrán hacer deporte y pasear lejos de su vivienda, sin la obligatoriedad de llevar mascarillas y guantes, algo que en España ya se puede hacer desde el pasado sábado. El único requisito, en Italia, es que en todo momento habrá que estar solos y manteniendo una distancia de seguridad de al menos un metro en los paseos y de dos metros en el deporte individual al aire libre. Los menores podrán hacer actividad física acompañados por un adulto. Los parques podrán estar abiertos, siempre que los ayuntamientos puedan garantizar la prohibición de las aglomeraciones. Lo mismo vale para las playas, que estarán disponibles para andar y correr, pero no para tomar el sol parados.

El mundo de la hostelería también va a cambiar a partir de hoy en Italia, ya que los bares, restaurantes y heladerías podrán ofrecer pedidos para llevar, que pueden sumar la hasta ahora obligatoria entrega a domicilio en el caso de continuar una actividad durante la actual crisis sanitaria por coronavirus. Eso sí, los clientes podrán recoger in situ la comida para llevar, siempre y cuando no se generen aglomeraciones cerca de los establecimientos, así pues, respetando las medidas de seguridad y protección, por supuesto sin consumir los alimentos ni en el interior ni en las inmediaciones de los locales.

Además de los museos y galerías de arte, el 18 de mayo volverán a abrir las tiendas a pie de calle. A lo largo de las próximas dos semanas, los establecimientos de venta al por menor tendrán que higienizar sus locales y equiparse para tener geles desinfectantes, mascarillas y guantes a disposición de los clientes. Además, tendrán que indicar con pegatinas en el suelo los recorridos correctos. En las tiendas de menos de 40 metros cuadrados, los clientes tendrán que entrar de uno en uno.

La "nueva normalidad" en la que todo estaría abierto, conviviendo con el coronavirus y las medidas de protección, llegaría el próximo 1 de junio, día en el que volverían a abrir los bares, los restaurantes y las peluquerías. Eso sí, con medidas de seguridad: dos metros de distancia entre las mesas, la imposibilidad de acercarse a la barra a menos de un metro, mesas con pocos clientes, guantes y mascarillas obligatorios para todos los empleados. Además, las autoridades locales favorecerán el establecimiento de mesas externas para limitar la eventual circulación del virus. Cerrados de forma indefinida discotecas, gimnasios, teatros y cines. La meta de aplicar esta última gran reapertura a principios de junio en Italia dependerá, tal como ha confirmado el presidente del Gobierno italiano, Giuseppe Conte, según cómo evolucionen los contagios en el país en las próximas semanas.

Uno de los aspectos más polémicos de los últimos días tiene que ver con la celebración de las misas en Italia. Según lo que informan los principales medios del país, es posible que el próximo 11 de mayo se puedan retomar las celebraciones litúrgicas, pero al aire libre. Si todo se mantuviera tal cual, entonces el próximo 25 de mayo los feligreses transalpinos podrían volver a rezar en el interior de los templos del país, pero siguiendo todas las medidas de seguridad y protección. En el caso de poder entrar de nuevo a las iglesias, los italianos no podrán hacerlo como antes de la alerta por el coronavirus: tendrán que usar mascarillas, guantes; y deberán respetar la distancia interpersonal.

Otra incógnita de la desescalada tiene que ver con las vacaciones de verano. Los transalpinos tendrán que mentalizarse que, de poder ir a la playa este año, tendrán que hacerlo quedándose en casa, saliendo sólo para lo estrictamente necesario, teletrabajando, usando vehículos privados en la medida de lo posible, manteniendo al menos un metro de distancia entre personas y evitando aglomeraciones. De querer sol y arena, habrá que tratar de ir a la playa más cercana con mascarilla. Igualmente, para los planes veraniegos, todavía falta tiempo.

Más noticias de Internacional