Público
Público

Detenida una mujer rusa en EEUU acusada de ser una agente del Kremlin

El Departamento de Justicia afirma que Maria Butina tejió redes de contactos para beneficiar a Moscú sin cumplir con los trámites de registro previstos en Estados Unidos

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Putin, este lunes en Helsinki. REUTERS/Grigory Dukor

Una ciudadana rusa fue detenida e imputada en Washington por trabajar en Estados Unidos para favorecer los intereses del Kremlin en calidad de agente de manera ilegal, informó hoy el Departamento estadounidense de Justicia.

La ciudadana rusa, identificada como Maria Butina, fue detenida este domingo en Washington acusada de haber tejido redes de contactos para beneficiar a Moscú sin cumplir con los trámites de registro previstos en Estados Unidos, según relató el Gobierno. Se le imputa un delito de conspiración para actuar como agente de la Federación Rusa en Estados Unidos sin haber informado previamente a las autoridades.

Butina, de 29 años y residente de Washington, compareció hoy ante una corte federal de la capital, donde se oficializaron los cargos y se ordenó que permaneciera en prisión a la espera de otra audiencia fijada para el próximo miércoles.

Entre 2015 y -al menos- febrero de 2017, la acusada trabajó para un alto funcionario del Banco Central Ruso, quien fue sancionado por el Departamento del Tesoro el pasado abril. Según informó el Gobierno de acuerdo con los documentos judiciales, existió un esfuerzo por parte de Butina y este funcionario para que la detenida actuara como agente rusa dentro de EEUU, tejiendo relaciones con estadounidenses e infiltrándose en empresas que tuvieran influencia con políticos del país.

El supuesto objetivo de esta estructura era favorecer los intereses del Kremlin mediante acciones que primero ejecutaba desde Rusia y luego desde territorio estadounidense, adonde llegó con una visa de estudiante.

El cargo que se le imputa señala que no informó a las autoridades de sus verdaderos cometidos, lo que está requerido por ley y le podría acarrear una condena de hasta cinco años de cárcel.

La comparecencia ante el tribunal se produjo poco después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, mantuvieran en Helsinki su primera cumbre bilateral. Esta reunión se vio sacudida el pasado viernes cuando la investigación de la trama rusa imputó a doce agentes de Moscú por su supuesto hackeo y difusión de datos de la campaña de la rival de Trump en los comicios de 2016, la demócrata Hillary Clinton.