Público
Público

EEUU Al menos ocho personas mueren tiroteadas en un ataque a tres salones de masajes asiáticos en Atlanta

El presunto autor, un hombre de 21 años identificado como Robert Aaron Long, fue detenido a unos 250 kilómetros al sur de Atlanta. Las autoridades creen que pudo haber una motivación racial en los asesinatos.

Un oficial de policía acordona la zona del tiroteo.
Un oficial de policía acordona la zona del tiroteo. Reuters

Al menos ocho personas han muerto tiroteadas en un ataque a tres salones de masajes asiáticos en la ciudad estadounidense de Atlanta. El presunto autor es un hombre de 21 años identificado como Robert Aaron Long, que fue detenido anoche a unos 250 kilómetros al sur de Atlanta, capital del estado de Georgia. Long sería el responsable, según las autoridades, de los tres ataques, cuyos motivos aún no se han dado a conocer, aunque inicialmente la policía trató el suceso como un robo.

El primer tiroteo ocurrió poco antes de las 17:00 hora local en un salón conocido como Young's Asian Massage Parlor, ubicado al norte de Atlanta, en el condado de Cherokke. Cuatro personas fueron asesinadas en ese primer ataque y una quinta quedó herida. Los muertos son tres mujeres, dos de ellas asiáticas, y un hombre.

Poco después, sobre las 17:45 hora local, otras cuatro personas fueron asesinadas en ataques a dos salones ubicados en la misma manzana en la ciudad de Atlanta efectuados presuntamente por Long. En el primero (Gold Spa) murieron tres mujeres y en el último (Aromatherapy Spa) otra mujer. Según la Policía de Atlanta, estas cuatro mujeres asesinadas eran de origen asiático.

No obstante, Aunque medios señalan que pudo haber una motivación racial en los asesinatos dado que seis de las víctimas son mujeres de origen asiático. El sospechoso de los tiroteos asegura que no actuó por una motivación racista, sino porque tenía una "adicción sexual" y culpaba a esos establecimientos de su incapacidad de contenerla.

Así lo aseguraron este miércoles en una rueda de prensa las autoridades de la zona metropolitana de Atlanta (Georgia), quienes matizaron que aún no han descartado del todo que los ataques puedan constituir "crímenes de odio" contra los estadounidenses de origen asiático, pero que el testimonio del sospechoso, Robert Aaron Long, apunta en otra dirección. "Long le ha dicho a los investigadores que los crímenes no tuvieron una motivación racial", dijo Jay Baker, el capitán de la oficina del alguacil del condado de Cherokee, contiguo a la ciudad de Atlanta y donde se encuentra detenido el presunto asesino.

El diario The New York Times cita a la ONG Stop AAPI Hate, dedicada a prevenir la discriminación asiática durante la pandemia de coronavirus, que calificó el suceso como "una tragedia indescriptible" para la comunidad asiático-estadounidense, que ha sufrido un gran número de ataques racistas.

Según la ONG, se han producido casi 3.800 informes sobre incidentes de odio dirigidos a asiático-estadounidenses en todo el país desde el pasado marzo, tras declararse la pandemia de coronavirus. La organización también dijo que los tiroteos de este martes "solo exacerbarán el miedo y el dolor que sigue soportando la comunidad asiático-estadounidense".

El presidente Biden condena los ataques racistas

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ya alertó sobre los ataques racistas contra los estadounidenses de origen asiático desde el inicio de la pandemia.

Biden denunció en un discurso los "despiadados crímenes de odio contra los estadounidenses de origen asiático que han sido atacados, acosados y culpados como chivos expiatorios" por la pandemia, originada en China.

El mandatario lamentó que muchas de las víctimas estén en la primera línea de la pandemia intentando salvar vidas y que se vean "obligadas a vivir con miedo de caminar por las calles de Estados Unidos".

Más noticias de Internacional