Público
Público

Por qué estas elecciones son tan importantes para el futuro del Reino Unido

De lo que voten los británicos podría llegar a depender incluso la unidad del país y el futuro de los dos favoritos: Boris Johnson y Jeremy Corbyn.

Los dos favoritos en las elecciones de Reino Unido: Boris Johnson y Jeremy Corbyn

"Las elecciones más importantes de los últimos tiempos" o unos comicios de los de "una vez en la vida" porque "el futuro de Reino Unido está en juego". Los mensajes de este tipo están presentes por todas partes en esta jornada de votación. Aunque los más escépticos echan la vista atrás y recuerdan que se dijo lo mismo durante las anteriores elecciones de 2017, el referéndum del brexit en 2016 o incluso la consulta sobre la independencia de Escocía en 2014.

Razón no les falta. Los sloganes llamativos calan, la memoria es selectiva y… ¿Por qué no reutilizarlos?. Pero teniendo en cuenta que los comicios que se celebran hoy tienen implicaciones en todos esos asuntos que se ya abordaron entonces: política nacional, brexit y unidad del país… igual sí que éstas son unas elecciones fundamentales.

El futuro del brexit…

Porque hay hechos que no se pueden ignorar cuando se tienen delante y si las encuestas reflejan que dos de cada tres británicos consideran el brexit uno de los temas fundamental de esta campaña, es que lo es.

Si el Partido Conservador logra esta noche una mayoría absoluta, la salida de Reino Unido con un acuerdo antes del 31 de enero será casi un hecho. Pero si gana en minoría, la oposición podría frenarle los pies a Johnson.

Si es Jeremy Corbyn, el líder de los laboristas, quien se convierte en el nuevo primer ministro, el proceso aún no habrá concluido. Corbyn quiere renegociar con Bruselas y convocar una nueva votación popular que podría acabar anulando todo el proceso. La clave, por tanto, está en si Johnson logra la mayoría absoluta que le daría carta blanca no solo para ejecutar el brexit sino para todo lo que éste podría traer consigo.

… y de lo que el brexit traería consigo

Después del brexit con acuerdo llega el periodo de transición, durante el que Bruselas y Londres tendrán que establecer los términos de su futura relación. Pero también llega el momento de negociar unilateralmente acuerdos comerciales con otras potencias como Estados Unidos. Y especialmente preocupante es cómo podría afectar éste al Servicio Nacional de Salud (NHS) que lleva años en crisis, para el que todos los candidatos han prometido inversiones, pero que, ojo, ahí están esos documentos que mostró Corbyn y que recogen las conversaciones entre el gobierno conservador y la administración Trump para venderlo a empresas estadounidenses.

Pendientes de cómo influye esto en los resultados porque para los británicos el futuro del NHS es el principal factor que determinará su voto de hoy.

La puerta a un Reino (des)Unido

Cuando en 2014 el 55% de los escoceses votó en contra de la independencia, muchos dijeron "no" porque abandonar Reino Unido supondría quedarse fuera de la Unión Europea. La prueba está en que dos años después, en el referéndum del brexit, ese mismo porcentaje de escoceses votó en contra de la salida. De hecho, Escocia fue la nación que más se opuso.

Ahora que es Reino Unido el que podría acabar desvinculándose de Bruselas y arrastrar consigo a Escocia, las posibilidades de ruptura vuelven a estar sobre la mesa. Nicola Sturgeon, la ministra principal ya ha anunciado que "antes de Navidad" escribirá al nuevo primer ministro británico reclamando las competencias necesarias para la celebración de un nuevo referéndum secesionista.

Las encuestas parecen respaldarla. La última, publicada hace sólo unas horas pronostica que logrará 41 diputados, recuperando seis de los 21 que perdió en 2017 frente a conservadores y laboristas. Y aunque Johnson se ha mostrado rotundamente contrario a permitir una nueva consulta en este territorio y Corbyn ha dicho que en caso de ser él el nuevo primer ministro la respuesta sería "no" al menos en sus dos primeros años de mandato, todo podría depender de hasta qué punto cualquier de ellos dos necesita el apoyo de los nacionalistas escoceses para mantenerse en el poder.

Y ojo porque la desunión también puede venir del otro lado del mar de Irlanda. Del territorio que se ha convertido en el centro de brexit: Irlanda del Norte. También allí las encuestas reflejan un incremento de los partidarios de la unificación con Irlanda si el brexit llegara a producirse

¿Y qué hay del futuro de los candidatos?

La última gran encuestas publicada el miércoles- en Reino Unido no hay jornada de reflexión- sigue insistiendo en la victoria del Partido Conservador pero apunta a la creciente posibilidad de lo que se conoce como un "parlamento colgado" que se produce cuando ningún partido en solitario logra mayoría en la Camara de los Comunes. Si Johnson no logra llegar a acuerdo con otro partido, como hizo David Cameron en 2010 con los liberal demócrata de Nick Clegg, sólo le quedaría la opción de gobernar en minoría –es decir, volver a la situación de bloqueo de antes de la convocatoria electoral– o dimitir y dejar que corra el turno a Corbyn para que sea él quien intente formar Gobierno. Pero en vista de que desde el resto de partidos sacrificaron incluso la posibilidad de una moción de censura contra Johnson sólo porque se negaban a que fuera Corbyn quien ocupe su puesto en Downing Street, parece que la cosa tendría difícil solución.