Público
Público
Únete a nosotros

Israel Un escándalo sexual salpica a Ehud Barak, exprimer ministro de Israel, en plena campaña

Conforme avanza la campaña para las elecciones israelíes del 17 de septiembre, el termómetro electoral se calienta. Un golpe de calor que podría salirle caro a Ehud Barak ha llegado esta semana cuando un diario británico ha publicado fotos que insinúan que el exprimer ministro participó en orgías sexuales junto con su amigo Jeffrey Epstein.

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5

El exprimer ministro israelí, Ehud Barak | Reuters

El exprimer ministro Ehud Barak sabe que tiene serios problemas. En la rueda de prensa que dio el miércoles por la tarde se le notó exageradamente nervioso. Denunció que detrás del escándalo sexual que le acosa puede estar su gran rival, Benjamín Netanyahu, quien habría impulsado la publicación de un artículo en el tabloide Daily Mail, donde se sugiere que Barak participó en orgías con el multimillonario estadounidense Jeffrey Epstein.

El diario de Londres acompañaba el artículo del martes con cinco fotografías. En la imagen central aparecía Ehud Barak con la cara tapada hasta los ojos por una especie de bufanda y llamando a la puerta de la mansión que Epstein tiene en Manhattan. En las otras cuatro imágenes se veía a muchachas jóvenes entrando ese mismo día en el domicilio del multimillonario judío. Tres de las jóvenes, incluida una modelo rusa, ya han sido identificadas.

Las fotografías se tomaron en enero de 2016, aparentemente por un paparazzi, y se publicaron poco después, aunque entonces el tabloide fue incapaz de identificar al hombre de la bufanda. Barak ha admitido que es él mismo, pero dice que las fotografías, que habrían vuelto ahora a la superficie por instigación de Netanyahu, no demuestran nada.

Los sondeos le otorgan a la formación que acaba de fundar, Israel Democrático, muy pocos votos

El caso es que Barak tiene serios problemas. Los sondeos elaborados recientemente le otorgan a la formación que acaba de fundar, Israel Democrático, muy pocos votos, tan pocos que podría quedarse fuera del parlamento. Está buscando desesperadamente una coalición con los otros dos partidos de centro izquierda, los laboristas y Meretz, pero estos huyen de él como si fuera un leproso en avanzado estado de descomposición, y aun así los tres partidos juntos apenas obtendrían una docena de escaños.

El Daily Mail no dice explícitamente que Barak sea un pedófilo, ni que vaya con prostitutas, pero las insinuaciones del artículo y las fotografías son evidentes para cualquiera que sepa leer, máxime si conoce los antecedentes de Epstein, quien ya pasó 13 meses en la cárcel por mantener relaciones con menores de hasta 14 años de edad, y que ahora está en prisión preventiva acusado de proxenetismo y de mantener sexo con menores, acusaciones que Epstein ha admitido.

Las insinuaciones del tabloide son claras también para Barak. Sus abogados en Londres están preparando una demanda por difamación. Barak dio al Daily Mail un ultimátum que expiró a las 17 horas del miércoles para que retirara el artículo de su página en internet. El periódico no lo hizo y Barak pidió a sus propietarios “que vayan preparando la tarjeta de crédito” porque una demanda millonaria está en camino.

Epstein, de 66 años, no le hacía ascos a ninguna mujer de 14 años para arriba. A las más jóvenes les pedía que llevaran a su casa a sus amigas con el mismo fin y a cada una la gratificaba con “cientos de dólares”. Este modelo de comportamiento viene de lejos y no cesó ni siquiera después de la condena de 2008.

El exprimer ministro israelí, Ehud Barak | Reuters

Aparentemente, Epstein se creía protegido por el círculo de sus amistades. El secretario de Trabajo del presidente Donald Trump, Alexander Acosta, acaba de dimitir justamente porque su comportamiento como fiscal en el caso de 2008 no fue muy convincente. Las amistades de Epstein incluyen una larga lista de personalidades de Estados Unidos. El miércoles se difundió un vídeo en el que Trump y Epstein aparecen sonriendo y hablando en tono de jolgorio en una fiesta celebrada en Florida en 1992.

Trump ha tratado de distanciarse de Epstein desde que fue detenido este mes de julio a su llegada a Nueva York desde París en su avión privado. Sin embargo, en 2002, Trump declaró: “He conocido a Jeff durante 15 años. Es un tipo fantástico. Con él se pueden pasar ratos muy divertidos. Se dice que le gustan las mujeres bellas tanto como a mí, y muchas de ellas están entre las más jóvenes”.

Barak reconoce que en una ocasión visitó la isla privada que Epstein posee en el Caribe, notoria por las orgías que allí se montaban

Barak, casado en segundas nupcias y de 77 años, dice que cuando se sacaron las fotos de Manhattan fue a casa de Epstein “a comer o a hablar”, que no había mujeres allí y que se cubría la cara completamente “porque hacía mucho frío”. A Epstein se lo presentó Shimon Peres “hace unos 17 años”. Barak reconoce que en una ocasión visitó la isla privada que Epstein posee en el Caribe, notoria por las orgías que allí se montaban, pero asegura que estuvo “solo unas horas” y no había mujeres.

Se da la circunstancia adicional de que Epstein participa con varios millones de dólares en una compañía de seguridad cuyo control está en manos de Barak. En cualquier caso, el exprimer ministro se había presentado durante la campaña como un hombre limpio de toda clase de corrupción y el escándalo que ahora le salpica da una controvertida imagen de él cuando faltan solo dos meses para las elecciones.

Barak se ha puesto en modo defensivo pero al mismo tiempo no ha olvidado que la mejor defensa es un buen ataque y exige a Netanyahu que explique por qué recibió más de 4,2 millones de dólares de un hombre de negocios estadounidense que es primo del actual primer ministro. También le exige que explique por qué recibió dinero de “delincuentes condenados en Europa”.

“En los últimos 25 años hemos vivido en Israel en una atmósfera de miedo en la que cualquiera que intenta sustituir a Netanyahu se convierte en un traidor y cosas todavía peores”, dijo Barak el miércoles. Además, ha calificado de “libelo de sangre” (de lo que se acusaba a los judíos en la Edad Media) la publicación del Daily Mail.