Público
Público

La Eurocámara enfría las
expectativas de Cameron

Schulz avisa de que no puede garantizar una respuesta afirmativa del Parlamento Europeo a un posible acuerdo sobre las exigencias de Londres para evitar el 'Brexit'.

El primer ministro británico, David Cameron, saluda al presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz. - REUTERS

AGENCIAS

BRUSELAS.- Martin Schulz ha lanzado un aviso al primer ministro británico, David Cameron. El presidente del Parlamento Europeo ha garantizado que la Eurocámara "será constructiva" si la cumbre del Consejo y de la Comisión Europea acaba con un acuerdo sobre la continuación de Reino Unido en la UE. Sin embargo, el alemán ha advertido al mismo tiempo que no "ofrecer garantías del resultado" que salga de la votación del Parlamento Europeo.

"Ningún gobierno puede venir ante el Parlamento y decir 'esta es mi propuesta, ¿pueden garantizarme el resultado?' No es así en democracia", ha declarado Schulz tras haber mantenido una reunión de 50 minutos con Cameron en la sede del PE. El alemán ha negado que exista ninguna amenaza de "veto" por parte de la Eurocámara, pero ha insistido en que no se puede prejuzgar el resultado de los debates y tramitación legislativa de las disposiciones del acuerdo.

El presidente de la Eurocámara ha defendido que se trata de "lograr un compromiso justo" entre el Consejo (la institución que representa a los países), la Comisión Europea y el Parlamento y que también se trabaja para encontrar "soluciones, en la forma de legislación concreta, a los problemas" que ha planteado Londres. De ese modo, ha recalcado que puede garantizar que, una vez que haya un acuerdo con el Reino Unido y en el caso de que los británicos se pronuncien a favor de quedarse en la Unión Europea en el referéndum que Cameron tiene previsto convocar, el Parlamento Europeo tratará de ser "tan rápido como sea posible y tan constructivo como pueda" en la tramitación legal de lo pactado.

Schulz también ha pedido "aclaraciones" a Cameron, que también se ha reunido con los jefes negociadores de la Eurocámara, sobre varias cuestiones, incluida su propuesta para limitar el acceso de los trabajadores comunitarios no británicos que residen en el Reino Unido a beneficios sociales. Ha señalado que, en este punto, el acuerdo tiene que ser "compatible con la libertad de circulación de los trabajadores en la Unión Europea y con el principio de no discriminación".

También ha defendido que cualquier acuerdo que se cierre debe ser en el marco del actual Tratado de la UE y que no es el momento de acometer cambios en el mismo, a la vez que defendió que éste tiene que ser la base legal para las relaciones entre los países que forman parte del euro y los que no.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, ha asegurado que que su Ejecutivo no trabaja en un 'plan B' para Reino Unido si fracasan las negociaciones en curso, ya que no contempla en ningún caso que se pueda producir su salida del club comunitario. "No tenemos un 'plan B', tenemos un 'plan A', el de que Reino Unido permanezca en la Unión Europea y siga siendo un miembro activo y constuctivo", ha defendido el luxemburgués en una conferencia con eurodiputados y diputados nacionales sobre el Semestre Europeo.

"Si diría que tenemos un plan B ello indicaría de alguna manera que la Comisión Europea contempla seriamente que el Reino Unido pueda abandonar la UE", ha añadido Juncker, cuya institución desempeña un papel de mediador en las negociaciones que conduce el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk

El presidente de la CE ha recordado que se ha visto con Cameron hasta en cinco ocasiones desde que comenzaron los contactos para revisar las relaciones de Londres con la UE. La propuesta de acuerdo que hay sobre la mesa será sometida al "examen" de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE el próximo jueves, con el objetivo de cerrar un acuerdo que permita a Cameron defender el 'sí' en la campaña de un referéndum sobre la pertenencia a la UE que convocará en los próximos meses.

Juncker, que tras la rueda de prensa se reunía precisamente con el premier británico, ha considerado además que es "demasiado pronto" saber si en la cumbre habrá luz verde a un acuerdo con Londres. "Es demasiado pronto para decir si las propuestas de Donald Tusk, y mis contribuciones serán vistas como justas para el Reino Unido y para los demás 27 socios" de la UE en la reunión.