Público
Público
Únete a nosotros

"La 'gran coalición' bloquea la investigación sobre Juncker"

Conservadores, liberales y socialdemócratas en la Eurocámara rechazan una comisión de investigación sobre el escándalo del 'Lux Leaks'. "Son los mismos que pusieron a Juncker, no lo van a permitir", afirma Marina Albiol, de IU. Pablo Iglesias critica que los gobernantes europeos sean "inflexibles con Grecia", "pero no con el fraude fiscal de las multinacionales"

Publicidad
Media: 4.71
Votos: 17

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Archivo.

La "gran coalición" de socialdemócratas, liberales y conservadores en la Eurocámara ha dado portazo este jueves a la creación de una comisión de investigación sobre el escándalo del Lux Leaks. En su lugar, la conferencia de presidentes del Europarlamento ha decidido aprobar una comisión especial con menos competencias y fecha de caducidad para indagar sobre las prácticas con las que más de 300 multinacionales evadieron el pago de impuestos en Luxemburgo con la autorización del Gran Ducado, por entonces gobernado por el actual presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Este es el relato que han hecho a Público tres eurodiputados del grupo parlamentario de la Izquierda Unitaria Europea (GUE/ GNL) y otro de Los Verdes/ Alianza Libre Europea. "La gran coalición ha bloqueado cualquier intento de investigar a fondo la cuestión", acusa Ernest Urtasun, europarlamentario de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) , dentro del grupo de Los Verdes, impulsores de la abortada comisión. 

Marina Albiol, eurodiputada de IU (GUE), critica que esta "gran coalición"-que ya había tumbado otro intento de formar una comisión de investigación el 4 de diciembre-, ha decidido crear en su lugar un mero "sucedáneo". "La nuestra era una comisión de investigación de verdad, pero la comisión especial que han aprobado tiene acotada su actuación en un plazo de seis meses, no puede acceder a la información nacional de los estados ni llamar testimonios, como sí podía hacer la que nosotros pedíamos", argumenta. 

Iglesias: "Se habían recogido todas las firmas necesarias y respetado todos los procedimientos. Al rechazar la comisión, socialistas y populares se hacen cómplices de este escándalo"

"Los eurodiputados ya tenemos acceso a esos documentos", explica Marisa Matias, del Bloco de Esquerda, compañera de grupo de Albiol. "Queríamos llegar a los documentos nacionales, porque la política fiscal de los estados es nacional, son competencias nacionales aunque haya acuerdos europeos", apunta.

En otras palabras, la comisión a la que han dado portazo podría haber accedido a todos los documentos nacionales relacionados con el Lux Leaks, salvo aquellos clasificados como "de seguridad nacional". Por no hablar de que según los eurodiputados también habría permitido forzar la comparecencia del propio Juncker para hablar del escándalo.

"Se habían recogido todas las firmas necesarias y respetado todos los procedimientos", argumenta Pablo Iglesias, europarlamentario y secretario general de Podemos (GUE). "Han decidido bloquearla para evitar que los responsables de una estafa fiscal que ha costado a nuestros países cientos de millones de euros rindan cuentas por ello". "Esta es la imagen del gobierno de Europa: son inflexibles con Grecia, pero miran para otro lado con el fraude fiscal de las multinacionales", critica el líder de Podemos. "Socialistas y populares se hacen así cómplices de este escándalo", apunta.

En diciembre, Iglesias pidió al líder de los socialistas españoles, Pedro Sánchez, que animara a los europarlamentarios de su partido a apoyar la creación de esta comisión, como sí han hecho todos los socialistas franceses, pero el PSOE hizo caso omiso de su petición. "Liberales, conservadores y socialdemócratas estuvieron presionando a sus respectivos grupos, ninguno de los socialistas ni de los conservadores españoles lo firmaron", recuerda Urtasun.

Albiol: "Hablan de argumentos legales, pero es un problema de voluntad política"

Martin Schulz, presidente de la Eurocámara, ha justificado esta decisión alegando que el mandato de la comisión era inadmisible desde el punto de vista legal, algo que los cuatro europarlamentarios consultados desmienten. 

Urtasun recuerda la existencia de una directiva europea en vigor que obliga a la cooperación fiscal entre los 28, e insiste en que había una base jurídica "más que suficiente" para sostener su iniciativa. "Han usado una excusa jurídica para tomar una decisión política", apunta Matias. "Hablan de argumentos legales, pero es un problema de voluntad política", añade Albiol.

Los cuatro eurodiputados son también tajantes en la idea de que el "sucedáneo" que han impuesto liberales, conservadores y socialdemócratas nace con las manos atadas, que no servirá para arrojar luz sobre el escándalo que salpica de lleno a la administración del por entonces primer ministro Juncker.

El actual presidente de la Comisión Europea se vio obligado a dimitir por otro escándalo, en este caso relacionado con escuchas telefónicas, y en sus escasos meses al frente del Ejecutivo comunitario ha sido objeto de numerosas críticas, las más importantes relacionadas con el escándalo del Lux Leaks. "Esto se ha preparado para que quede en nada", apostilla Albiol. "Si hubieran querido hacer algo con garantías habrían apoyado nuestra comisión, pero los miembros de la gran coalición quieren salvar su pacto, evitar que corra peligro".