Público
Público

La evacuación española de afganos contrasta con la aparente apatía de países como Holanda, Suecia o Alemania

Una gran fotografía del interior del primero de las A400M del Ejército español en Kabul, en el que se recogieron decenas de afganos que han colaborado con España en los últimos años, ha aparecido esta semana abriendo The Washington Post.

La imagen seleccionada por The Washington Post para ilustrar los trabajos de evacuación de Kabul pertenecen a uno de los aviones españoles en la zona.
La imagen seleccionada por The Washington Post para ilustrar los trabajos de evacuación de Kabul pertenecen a uno de los aviones españoles en la zona. Ministerio de Defensa

Las tareas de evacuación de personal español y de familias afganas temerosas de los talibanes por haber colaborado con España están llamando la atención de algunos importantes medios de comunicación. Si bien el Gobierno tardó más de dos días en empezar a enviar aviones de transporte tras la aplastante victoria de los talibanes en Afganistán, la coordinación y actuación del Ejército del Aire ha merecido hasta ahora aparecer en portada del diario estadounidense The Washington Post.

Hasta ahora, los aviones españoles de transporte A400M ya han realizado dos vuelos de extracción de personal entre Kabul y Dubái, base de operaciones de esta evacuación internacional para España y otros países del entorno, y el primero de ellos llegó ayer a Madrid .

Portada de The Washington Post del pasado jueves.
Portada de The Washington Post del pasado jueves. WPost

EEUU, que hasta ahora ha logrado evacuar una decena de miles de personas —con algunos vuelos repletos hasta arriba de refugiados, en un vuelos como el que tuvo lugar el domingo 15 de agosto, con más de 600 personas a bordo—, mantiene su base de operaciones en Qatar. El Reino Unido mantiene un puente aéreo de evacuación desde el domingo, según informa Reuters.

Mientras tanto, han arreciado las críticas por el comportamiento de otras naciones que intentan sacar a su personal diplomático y a sus ciudadanos en Afganistán. El primer ejemplo de un vuelo fallido tuvo lugar el pasado lunes, cuando un avión de transporte alemán logró despegar de Kabul con sólo siete pasajeros a bordo.

Alemania justificó ese vuelo vacío alegando el caos reinante en el aeropuerto de la capital afgana. Eso sí, más tarde despegó un segundo avión con más de 120 personas, alemanes, afganos y ciudadanos de otros países. Ahora mismo, es uno de los países más transparentes a la hora de informar de sus operaciones y baraja la cifra de 10.000 posibles refugiados bajo su responsabilidad.

"No dejaremos a nadie atrás"

Mientras tanto, el Gobierno, a través del ministro de Exteriores José Manuel Albares, ha remarcado desde el principio que "no se va a dejar a nadie atrás", en relación con el personal civil afgano que ha trabajado o colaborado en la embajada, así como en una serie de traductores que han ayudado tanto a los funcionarios como a los periodistas.

Imagen de uno de los vuelos de evacuacion españoles en Kabul.
Imagen de uno de los vuelos de evacuacion españoles en Kabul. MDE

España se ha comprometido a hacer de ‘puerta de entrada’ de Europa para estos refugiados —Josep Borrell, el Alto Representante de Política Exterior de la UE, ha indicado que el territorio español será un 'hub' para acoger a los refugiados—  si bien ya ha manifestado su decisión de acoger hasta 50 afganos huidos con sus familias, en su caso.

Imagen de uno de los vuelos españoles en Kabul.
Imagen del interior de uno de los vuelos españoles en Kabul. MDE

Además, hay que remarcar que el embajador español en Afganistan, Gabriel Ferrán, no ha abandonado Kabul para asegurarse de que todas las personas aceptadas para salir del país lo hagan; se trata de un gesto insólito ya que, por un lado, cesó en su cargo el pasado día 5 de agosto y, por otro, contrasta con la actitud de otras legaciones diplomáticas occidentales en Afganistán.

Así, por ejemplo, los trabajadores afganos de la embajada de los Países Bajos en Kabul encontraron que el personal holandés había sido trasladado a un lugar seguro el pasado domingo. Mientras, los 37 empleados afganos y sus familiares, unas 200 personas en total, tuvieron que volver a sus propias casas mientras esperan una respuesta a su delicada situación.

Tampoco Suecia ha dado la talla en esta ocasión; este país sacó a su cuerpo diplomático de Afganistán inmediatamente mientras los trabajadores e intérpretes afganos seguían trabajando en la embajada.

A partir de ese momento, nadie respondió a sus llamadas y mensajes de auxilio, como han denunciado en una carta al diario sueco Expressen

Más noticias de Internacional