Público
Público

El Salvador El excoronel salvadoreño Inocente Montano, condenado a 133 años de prisión por el asesinato de cinco jesuitas españoles

El tribunal ha dado a conocer la sentencia sobre los hechos acontecidos en 1989 en una lectura pública en presencia de Montano, único dirigente del alto mando salvadoreño enjuiciado por estos hechos ante la Justicia española, que en la vista oral se desvinculó por completo de la masacre.

Inocente Montano en una imagen de archivo. EFE
Inocente Montano en una imagen de archivo. EFE

EFE

La Audiencia Nacional ha condenado al excoronel y exviceministro de Seguridad Pública de El Salvador, Inocente Montano, a 133 años, cuatro meses y cinco días de prisión como responsable de los asesinatos de los cinco jesuitas españoles en 1989

El tribunal ha dado a conocer la sentencia en una lectura pública en presencia de Montano, único dirigente del alto mando salvadoreño enjuiciado por estos hechos ante la Justicia española, que en la vista oral se desvinculó por completo de la masacre. 

"Se está haciendo justicia en España, creo que la sentencia hará justicia sobre este caso, que es un crimen de lesa humanidad, y eso es lo que esperamos", sostuvo Óscar Pérez, activista por los derechos humanos y presidente de la Fundación Comunicándonos.

"Ojalá esa justicia también alcance a aquellos que todavía viven en esté país", apuntó Pérez en referencia a los señalados de crímenes de guerra que habitan en El Salvador.

Montano se desvincula de los hechos

El coronel retirado se desvinculó por completo de la matanza, de un plan que, según él, jamás conoció y del que no se habló en la reunión clave con el presidente de la época, Alfredo Cristiani (1989-1994). Esta cita, según Montano, se celebró para "informar a Cristiani de lo delicado que estaba la situación", pero nunca para ordenar las ejecuciones.

"En ningún momento ni el Gobierno ni nosotros en el alto mando estuvimos de acuerdo que se haya llegado a esa situación", añadió. Los jesuitas asesinados la madrugada del 16 de noviembre de 1989 fueron los españoles Ignacio Ellacuría, Segundo Montes, Ignacio Martín-Baró, Amando López y Juan Ramón Moreno, y el salvadoreño Joaquín López, así como la empleada Elba y su hija de 16 años, Celina Ramos.

Por este crimen únicamente está encarcelado el coronel Guillermo Benavides, condenado a 30 años de prisión en 1991 por trasladar la orden de asesinar a los jesuitas al grupo que irrumpió en el campus de la Universidad Centroamericana y a quien la Justicia le ha negado el indulto y conmutación de la pena.

Más noticias de Internacional