Público
Público

Novak Djokovic Francia rectifica y no permitirá que Djokovic participe en Roland Garros

La rectificación llegó de la mano de la ministra de Deportes, Roxana Maracineanu, horas después de que el Parlamento adoptara el proyecto de ley que impondrá un certificado de vacunación para muchas actividades de la vida social.

El tenista serbio Novak Djokovic se dirige a la puerta para coger un vuelo a Belgrado en el aeropuerto de Dubái.
El tenista serbio Novak Djokovic se dirige a la puerta para coger un vuelo a Belgrado en el aeropuerto de Dubái. Reuters

El Gobierno francés, que hace una decena de días había señalado que Novak Djokovic podría participar en el torneo de Roland Garros aunque no estuviera vacunado, ha rectificado y avisa de que todos los que compitan tendrán que tener la pauta completa, igual que se exigirá al público y a los profesionales implicados.

La rectificación llegó de la mano de la ministra de Deportes, Roxana Maracineanu, en la noche del domingo al lunes, horas después de que el Parlamento adoptara definitivamente el proyecto de ley que impondrá un certificado de vacunación para muchas actividades de la vida social, lo que incluye asistir a espectáculos deportivos. Maracineanu constató que se ha adoptado ese certificado sanitario, de forma que "desde que se promulgue la ley, será obligatorio para entrar en los espacios ya sometidos al pasaporte sanitario (estadios, teatros o salones) para el conjunto de los espectadores, de los practicantes, de los profesionales, franceses o extranjeros".

La ministra aprovechó para agradecer al movimiento deportivo su acción de "convicción de los últimos y pocos no vacunados" e insistió en que unos y otros tienen ahora intención de trabajar juntos para "preservar las competiciones" y promover el pasaporte de vacunación "a nivel internacional". Había sido la misma Maracineanu la que el pasado 7 de enero, en pleno contencioso político y judicial en Australia por la presencia de Djokovic pese a su negativa a vacunarse, había señalado que el serbio sí podría participar en Roland Garros, programado entre finales de mayo y comienzos de junio.

Giro en el argumentario

La responsable francesa de Deportes argumentó entonces que Francia aplicaría una excepción a la obligación del certificado de vacunación a los deportistas en las competiciones internacionales, de forma que no se les aplicaría la nueva normativa francesa y podrían competir incluso sin estar inmunizados. Lo justificó con el argumento de que en las competiciones internacionales rigen los "protocolos obligatorios impuestos por las federaciones" que, según dio a entender, estarían por encima de la normativa francesa.

Hay que tener en cuenta que, a diferencia de lo que ocurre en Australia, para entrar en Francia no hay que tener la pauta completa de vacunación imperativamente. Se puede llegar al país con un pasaporte sanitario que pruebe disponer de un test negativo en su lugar.

No obstante, el proyecto de ley sobre el certificado de vacunación que debe entrar en vigor a finales de esta semana (está todavía pendiente de un recurso ante el Consejo Constitucional) va a imponerlo para tomar algo en un bar o en un restaurante, para ir al cine, a un espectáculo o a un estadio, pero también para utilizar los transportes públicos de larga distancia (autobuses, trenes, aviones o barcos).

Djokovic podría retornar a Australia

Mientras tanto, el primer ministro australiano, Scott Morrison, dijo que el tenista serbio podría retornar al país oceánico si se dan "las circunstancias adecuadas". La Ley de Inmigración le impide entrar al país por tres años, a menos de que existan "circunstancias excepcionales". "Se trata de un periodo de tres años, pero existe la oportunidad de que vuelvan en las circunstancias adecuadas y eso se consideraría en su momento", expresó Morrison e insistió en que los extranjeros que entran a Australia tienen que estar vacunados contra la covid o tener una exención médica válida.

Por su lado, la ministra australiana del Interior, Karen Andrews, precisó que el retono de Djokovic no será un proceso "fácil ni sencillo", aunque abrió la posibilidad de que la prohibición sea "eximida en circunstancias convincentes", en el caso de que el tenista de 34 años aporte pruebas considerables. "El Sr. Djokovic está ahora sujeto a una exclusión de tres años, que puede ser suspendida en circunstancias convincentes, pero eso no es una cuestión de hoy o mañana, sino de algún tiempo en el futuro", dijo Andrews a la cadena de televisión Sky News.

Serbia espera su llegada

Al tenista se le espera hoy en Belgrado con gran expectación. Según el diario Blic, el número uno del mundo, considerado en Serbia un héroe nacional, voló desde Australia al aeropuerto de Dubai y, de allí, tomó otro avión rumbo a Belgrado, donde se le espera poco después del mediodía (11.00 GMT).

El presidente del Parlamento serbio, Ivica Dacic, ha declarado que la decisión de Australia de revocar el visado al tenista serbio "es la victoria de la política sobre el deporte", y aseguró que el trato que tuvo Djokovic fue "humillante y asqueroso". "Objetivamente, todo fue en función de la lucha política interna en Australia y es un acto muy incorrecto de las autoridades australianas", dijo Dacic, quien indicó que Djokovic también es portador de un pasaporte diplomático serbio.

Dacic indicó que el tenista no es visto por nadie como un líder antivacunas

Una opinión extendida en Serbia es que Djokovic ha sido un "chivo expiatorio" en las luchas políticas en Australia antes de las elecciones de este año. Dacic indicó que el tenista es un icono en su país, pero que no es visto por nadie como un líder antivacunas. Serbia, que a principios de 2021 encabezó los índices de vacunación en Europa, cuenta ahora con menos de la mitad (47%) de su población vacunada con la pauta completa.

Djokovic levantó polémica nada más empezar la pandemia en 2020 al declarar que no le gustaría que le obligaran a vacunarse contra el coronavirus para poder viajar por el mundo, y más tarde defendió la libertad de elección, aunque no llegó a abogar activamente contra la vacuna. La prensa serbia califica la expulsión de Djokovic, que ganó en nueve ocasiones el Abierto de Australia, como el "escándalo deportivo del siglo".

"Nole (el apodo del tenista), es el orgullo de Serbia", titula el diario deportivo Sportski zurnal, y el rotativo Politika abre su portada con titulares como "Australia expulsó a su campeón" y "Privaron a Djokovic de una manera no deportiva del derecho a luchar por su décimo título". 

Más noticias de Internacional