Público
Público

Golpe Bolivia México ofrece asilo a Evo Morales tras el golpe de Estado en Bolivia

El embajador del país, Marcelo Ebrard, ha asegurado que abrirá las puertas de la embajada mexicana en La Paz a Morales si este lo solicita. De momento, en ese mismo lugar ya han acogido a 20 personalidades del Ejecutivo y Legislativo boliviano. 

El ministro del Exterior mexicano, Marcelo Ebrard, ha abierto la puerta del asilo a Morales. / Reuters

público / efe

México ha abierto sus puertas a Evo Morales y sus simpatizantes tras el golpe de Estado perpetrado en Bolivia que ha acabado con la expulsión de todos ellos del mandato del país. Así lo ha expresado el ministro del Exterior mexicano, Marcelo Ebrard, que ha ofrecido la Embajada de México en la ciudad de la Paz, donde ya han recibido a veinte personalidades del Ejecutivo y Legislativo boliviano, como lugar de asilo para el mandatario.

"México, de conformidad a su tradición de asilo y no intervención, ha recibido a 20 personalidades del ejecutivo y legislativo de Bolivia en la residencia oficial en La Paz", apuntó Ebrard en un mensaje en Twitter. Y agregó que "de así decidirlo, ofreceríamos asilo también a Evo Morales".

En un mensaje posterior, Ebrard dijo que esperan la solidaridad internacional para que se respete la sede de la representación diplomática. "Somos solidarios con la inviolabilidad de las representaciones diplomáticas, ahora requerimos la misma solidaridad internacional para que se respete la integridad de la sede de embajada y residencia de México en Bolivia", apuntó.

Previamente, Ebrard había señalado que en los acontecimientos que se viven en Bolivia existe "una operación militar en curso", que el Gobierno de su país rechaza al tiempo que dijo: "golpe no". "En Bolivia hay una operación militar en curso, la rechazamos, es similar a aquellos trágicos hechos que ensangrentaron nuestra América Latina el siglo pasado", apuntó Ebrard en un mensaje en Twitter.

"En Bolivia hay una operación militar en curso, la rechazamos", Marcelo Ebrard

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) agregó que "México mantendrá su posición de respeto a la democracia y las instituciones. Golpe no". Poco antes, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, había reconocido la actitud de Morales al renunciar y no exponer a su conciudadanos a la violencia.

"Por lo pronto, ya que mañana daremos a conocer con amplitud nuestra postura, reconocemos la actitud responsable del presidente de Bolivia, Evo Morales, quien prefirió renunciar a exponer a su pueblo a la violencia", apuntó López Obrador en su mensaje.

Horas antes, López Obrador, había celebrado la decisión de Morales de convocar nuevas elecciones, decisión que calificó como un triunfo de la democracia. La política exterior del actual Gobierno mexicano, que encabeza López Obrador, se ha reafirmado por su apego a los principios constitucionales de la no intervención y la solución pacífica de las controversias.

Este domingo, Morales anunció su forzada renuncia en una comparecencia televisiva. Al menos tres personas han fallecido y 421 han resultado heridas desde entonces en enfrentamientos ente partidarios y detractores del mandatario Morales, según datos de la Defensoría del Pueblo de Bolivia.