Público
Público

Groenlandia Groelandia acepta 11 millones de euros de Trump para proyectos de extracción de materias primas, turismo y educación

Esta ayuda económica de Estados Unidos para proyectos civiles, plan consensuado con Dinamarca, llega pocos meses después de la polémica por el plan del presidente estadounidense para comprar esta isla ártica en agosto del año 2019.

Groenlandia
Vista general del puerto de Nuuk, en Groenlandia, (REUTERS)

efe

El Gobierno de Groenlandia, territorio autónomo danés, anunció hoy, lunes, que ha aceptado una ayuda económica de Estados Unidos para proyectos civiles, plan consensuado con Dinamarca, meses después de la polémica por el plan del presidente estadounidense, Donald Trump, para comprar esta isla ártica en agosto del año 2019.

La ayuda, de 12,1 millones de dólares (11 millones de euros), irá destinada a proyectos relacionados con extracción de materias primas, turismo y educación, y será implementada a través de asesoramiento de expertos estadounidenses y programas ya existentes, informó el Naalakkersuisut (Gobierno groenlandés).

"Con esta buena noticia se confirma que nuestro trabajo de consolidar una relación constructiva con Estados Unidos da sus frutos. Es positivo que la creciente cooperación se plasme de forma concreta en una asignación a proyectos", señaló en un comunicado el presidente groenlandés, Kim Kielsen.

El ministro de Asuntos Exteriores danés, Jeppe Kofod, calificó el anuncio de "completamente natural" y lo consideró el "primer paso" en una colaboración para profundizar la cooperación "estratégica".

"Estamos interesados en el crecimiento de Groenlandia. Somos el gran aliado de Dinamarca y el principal socio comercial de la Mancomunidad del Reino danés (que forman Dinamarca y sus territorios autónomos de Groenlandia y las Islas Feroe), dijo en rueda de prensa la embajadora de Estados Unidos, Carla Sands.

Sands destacó que Estados Unidos, que en breve abrirá un consulado en Nuuk (capital de Groenlandia), cuenta con el apoyo total de Copenhague y aseguró que no se han iniciado discusiones sobre la apertura de nuevas bases militares, aparte de la que ya tiene en el norte de la isla desde la Guerra Fría.

Varios partidos políticos opositores al Gobierno danés protestaron por lo que consideran una intromisión de Estados Unidos, mientras la oposición en Nuuk se mostró escéptica con la ayuda.

Polémico plan de Trump

Días antes de realizar una visita oficial a Dinamarca en agosto del año pasado, medios estadounidenses filtraron el interés de Trump en comprar esta isla de más de dos millones de kilómetros cuadrados (el 80% cubierto de hielo) y 56.000 habitantes, idea confirmada después por el propio entono del presidente.

La noticia fue recibida como una broma por la clase política danesa, mientras el Gobierno autonómico aseguró que Groenlandia no estaba en venta, y la primera ministra danesa, la socialdemócrata Mette Frederiksen, calificaba la idea de "absurda".

La negativa a negociar una posible venta de Groenlandia fue el motivo esgrimido por Trump para cancelar la visita, mientras Frederiksen quitó importancia a la polémica y apostó por estrechar la cooperación entre ambos países en el Ártico.

Meses atrás el Gobierno danés había forzado un acuerdo con Groenlandia para apoyar económicamente su plan para ampliar la red aeroportuaria con vistas a atraer más turistas, después de que la contratista pública china CCC hubiera sido precalificada en el proceso previo de licitación.

Groenlandia goza de una amplía autonomía desde la aprobación de un nuevo estatuto en 2009, que reconoce el derecho de autodeterminación, aunque depende económicamente de la pesca y de la ayuda anual de unos 523 millones de euros de Copenhague, que supone la mitad del presupuesto de Nuuk.

Más noticias de Internacional