Público
Público

"Los Hermanos Musulmanes están por el neoliberalismo económico"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La periodista experta en revoluciones árabes, Olga Rodríguez, que ha pasado varios años documentando el proceso democratizador en Egipto, estuvo hablando con los lectores de Público.es esta semana, analizando la situación que atraviesa el país. Acaba de publicar el libro 'Yo muero hoy', un relato imprescindible para entender las llamadas revoluciones árabes.

¿Los hermanos musulmanes son tan malos como los pintan aquí?

No. Los Hermanos musulmanes son una organización islámica moderada, conservadora en el plano político, neoliberal en el plano económico. Surgió precisamente en Egipto en 1919 como organización social. Y a lo largo de estos años ha llevado a cabo una labor social importante. Cuando el Estado recortó en servicios públicos como la sanidad y la educación -siguiendo las imposiciones de organismos como el Fondo Monetario Internacional- la Hermandad logró llenar el vacío dejado por el Estado. Sus clínicas islámicas atienden a un porcentaje muy elevado de la población que no encuentra cobertura en los servicios públicos, donde ni siquiera se cubre el tratamiento más básico para la hepatitis C, siendo como es Egipto uno de los países del mundo con más casos de infecciones al año. Además los Hermanos entregan comida en barrios pobres, y reparten toneladas de cordero en la Festividad del Cordero, etc. Esto explica en parte su popularidad. Los partidos políticos que podrían representar las demandas de las revueltas son de reciente creación (estaban prohibidos durante la dictadura), apenas cuentan con financiación ni con estructuras. Frente a ellos, la Hermandad lleva décadas existiendo con estructuras sólidas y con dinero para poder tener visibilidad en las campañas electorales. Evidentemente las políticas de caridad de los Hermanos (y su apuesta por el neoliberalismo económico) no van a resolver los problemas de un país en el que el 40% de la población vive con menos de 2 dólares al día.  

¿Cuál es el papel de Estados Unidos e Israel en Egipto?

Egipto es pieza clave en la región: es el país árabe más poblado del mundo, por su territorio pasa el canal de Suez, comparte frontera con Gaza e Israel y hubo un antes y un después tras la firma de los acuerdos de paz de Camp David entre Egipto e Israel en 1978 (incumplidos por cierto por Tel Aviv). A partir de entonces Egipto ha actuado como cómplice y aliado de Israel, con el apoyo de Estados Unidos, que a partir de 1981 da al Ejército egipcio una ayuda anual de 1.300 millones de dólares, solo superada por la ayuda que entrega al Ejército israelí anualmente: 3.000 millones de dólares. La complicidad de El Cairo con Tel Aviv a lo largo de estas décadas frustra e indigna a sectores muy importantes de la población egipcia. Por eso creo que un Egipto realmente libre y democrático daría la espalda a las políticas de ocupación ilegal y discriminatorias de Israel con el pueblo palestino. Y esto modificaría los equilibrios regionales, evidentemente y pondría en cierto aprieto a Israel. Por eso durante tanto tiempo Tel Aviv, EEUU y sus aliados fueron 'amigos' de Hosni Mubarak. 

¿Tienen los militares el suficiente respaldo para salirse con la suya?

El Ejército egipcio recibe de Estados Unidos solo de manera directa una ayuda de 1.300 millones de dólares al año. Es la segunda mayor ayuda que Washington ofrece a unas Fuerzas Armadas (la 1ª es a Israel). Este año fue renovada ya, a pesar de que bajo el control de la Junta militar se ha atacado a manifestantes (más de 100 han muerto, miles han resultado heridos), se ha juzgado a más de 12.000 civiles en tribunales militares, etc. El Ejército siempre ha sido la columna vertebral en la que Washington se ha apoyado en el país. Esto no lo digo yo, lo dice el propio EEUU: 'La histórica relación de Estados Unidos con Egipto es una pieza central de la política exterior estadounidense en Oriente Medio y el norte de África', decía el pasado año Robert Gates. Si Obama quiere estar en el lugar correcto de la historia, tendría que detener esa ayuda de forma inmediata (pero viendo su afecto por los ataques con drones, es decir, por los asesinatos extrajudiciales en lugares como Pakistán, parece que no va bien encaminado...). Ahora la Junta militar egipcia está terminando de culminar un golpe de estado que inició en febrero de 2011, cuando tomó el poder. Se reserva para sí el poder legislativo y el nombramiento de buena parte de los integrantes de la Asamblea que se encargará de redactar la futura Constitución, y ya ha dicho que el presidente solo estará en el poder unos meses. Dejémonos de eufemismos: Esto es un golpe de estado militar con el apoyo de órganos judiciales controlados y dirigidos por personas vinculadas al régimen de Mubarak.

¿Cree que la Primavera árabe es realmente un movimiento inducido por EEUU para 'cambiando algunas cosas no cambiar nada'?  

No. Millones de personas han salido a las calles, se han involucrado en la actividad política arriesgándose a penas de cárcel y torturas, muchos se han jugado la vida y la han perdido incluso. Decir que todo obedecía a un plan orquestado por Estados Unidos sería, desde mi punto de vista, negar la voluntad de la ciudadanía que realmente quiere 'libertad, pan y justicia social' (uno de los eslóganes más coreados), y que no desea estar sometida al yugo de las dictaduras y de las desigualdades sociales. Otra cosa es que una vez que las revueltas estallan, comprometiendo en algunos casos los intereses de EEUU y sus aliados en la región (no hay más que ver la reacción asustada de Israel cuando estallaron las protestas en Egipto), diversos actores internos, regionales e internacionales estén intentado reconducir las revueltas o incluso secuestrarlas para regresar al status quo anterior o incluso, aprovechando la coyuntura, para aumentar su órbita de influencia en la región. Y aquí los países del Golfo están jugando bien sus cartas...

¿Qué consecuencias podría tener la muerte de Mubarak sobre la realidad política y social egipcia?

Mubarak es la pieza que todas las fuerzas antirrevolucionarias acordaron sacrificar para intentar mantener el resto de las estructuras del régimen intactas. Así que en estos momentos Mubarak es ya solo un símbolo y está siendo también una pieza con la que a veces la Junta militar, que marca los tiempos políticos, crea cortinas de humo para desviar la atención de lo importante, que es que la cúpula castrense ha secuestrado, al menos de momento, la presunta transición egipcia.

¿Qué explicación tiene el hecho de que las presidenciales se disputen entre el candidato de los militares y el de HM? 

Había otras opciones políticas, pero representadas por partidos muy nuevos que estaban prohibidos con Mubarak, y que además no cuentan con el apoyo económico que pueden tener, por ejemplo, los Hermanos Musulmanes. Además las elecciones se han celebrado bajo el paraguas de la Junta militar, con una comisión electoral integrada por personas vinculadas al régimen, con un Tribunal Constitucional que ha permitido que Ahmed Shafiq (ex ministro y ex primer ministro de mubarak) se presente como candidato, y que ha disuelto el parlamento, secuestrando así los comicios legislativos. Ese Tribunal está presidido por el mismo juez que preside la comisión electoral. Se han registrado irregularidades en diversos colegios electorales, etc.Por todo ello un porcentaje importante de 'la gente de Tahrir' optó por boicotear en la segunda vuelta unas elecciones carentes de legitimidad. En la primera vuelta dos candidatos 'liberales' obtuvieron más votos que los Hermanos y que Shafiq... Y sí, sin duda los militares manejan las palancas del poder y gozan de una serie de privilegios a los que no van a renunciar fácilmente. Por eso los Hermanos se van a ver obligados a repartirse el poder con la cúpula militar, en el mejor de los casos. A no ser que la fuerza de la calle -que no es poca- logre imponerse de nuevo. Y a no ser que Estados Unidos y sus aliados occidentales opten por dejar de respaldar el status quo actual en Egipto. 

¿Qué papel ha jugado y está jugando los trabajadores como clase social organizada en los procesos de cambio en Egipto?

Las revueltas en Egipto no surgieron por generación espontánea. Desde 2004 se crearon movimientos sociales urbanos y surgió ese movimiento obrero, fundamentales ambos para crear un tejido social que actuó como base de las revueltas. Fueron las mujeres de la fábrica textil de Mahalla las que en 2006 impulsaron la primera huelga, al grito de 'aquí estamos las mujeres, ¿dónde están los hombres?', animando a sus compañeros a sumarse una protesta en demanda de salarios dignos. Aquello fue el inicio de una oleada de huelgas que aumentó en 2007 y 2008, cuando los precios de productos básicos como el pan se duplicaron, a causa, entre otras razones, de la especulación en los mercados financieros internacionales. Cinco días antes de que cayera Mubarak en 2011, Tahrir estaba empezando a desinflarse, y fue de nuevo el movimiento obrero el que dio fuelle, con huelgas que pararon parte del país. Aquello fue la gota que colmó el vaso y que tumbó definitivamente a Mubarak. Sigue habiendo huelgas, en septiembre de 2011 hubo una nueva oleada, y los activistas de las ciudades tienen gran parte de sus esperanzas puestas en el músculo de los trabajadores como sector movilizado capaz de presionar...