Público
Público

Un hombre de la caravana de migrantes se suicida en un centro de detención en México

Los migrantes se reagrupan en Tijuana en la frontera con EEUU, donde se les ha reiterado que no se les permitirá pasar. Muchos de ellos, tras pasar por las estaciones de paso, son deportados a sus países de origen.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Integrantes de la caravana migrante en la ciudad de Tijuana, en Baja California (México). - EFE

Un migrante hondureño de los miles que han salido de su país desde el pasado 13 de octubre con el objetivo de llegar a Estados Unidos, se ahorcó en un centro de detención en México. Se trata de Darwin Donaldo Castro, quien se quitó la vida en la Estación Migratoria Siglo XXI, según ha indicado este jueves el  embajador de Honduras en México, Alden Rivera.

El diplomático agregó que fue notificado el pasado sábado desde la estación, ubicada en Tapachula, uno de los puntos de paso de los migrantes por el territorio mexicano después de cruzar Guatemala. Rivera señaló que la Cancillería hondureña se ha puesto en contacto con los familiares de Castro, oriundo de la comunidad de Tapatoca, departamento de Choluteca, al sur de Honduras, para la repatriación de sus restos antes del fin de semana.

Los miles de hondureños que salieron de su país por falta de trabajo y la inseguridad que sufrían se han dispersado en México. Muchos de ellos han podido llegar hasta Tijuana, en la frontera con Estados Unidos, donde se les ha reiterado que no se les permitirá pasar. En los centros como la Estación Migratoria Siglo XXI los migrantes son detenidos mientras las autoridades migratorias revisan su caso y resuelven su situación, que en muchas ocasiones acaba en deportación, según recuerda Desalambre.

La caravana migrante que se instaló desde hace 10 días en la ciudad de Tijuana pasó de contar con opciones limitadas a explorar la posibilidad para reiniciar su vida en México, Estados Unidos o Canadá. A esta caravana de hondureños se han sumado migrantes de otros países centroamericanos como El Salvador y Guatemala, principalmente.

Los migrantes se siguen reagrupando en Tijuana para formar nuevamente el contingente de 5.000 personas que entró a México el 19 de octubre. Entre ellos figuran muchas mujeres y niños, y en menor número adultos mayores.