Público
Público

Inundaciones en Alemania y Bélgica: al menos 200 muertos y miles de desaparecidos

El costo que implicará reconstruir la infraestructura destruida por las inundaciones se estima que alcance los miles de millones de euros. El Gobierno de Angela Merkel abordará el tema en el Consejo de Ministros del próximo miércoles.

Imagen satelital de la localidad alemana de Liers, devastada por las inundaciones.
Imagen satelital de la localidad alemana de Liers, devastada por las inundaciones. EFE/EPA/MAXAR TECHNOLOGIES

Las inundaciones provocadas por las fuertes lluvias registradas durante los últimos días en el oeste de Alemania y el sur de Bélgica han dejado por el momento 202 muertos y miles de desaparecidos.

La Policía de Alemania ha informado de que al menos 163 personas han muerto en los estados de Renania del Norte-Westfalia y Renania-Palatinado, los más afectados del país con 117 y 46 fallecidos, respectivamente. Además, más de 700 personas han resultado heridas en Renania-Palatinado.

La cifra de muertos en Bélgica ha ascendido a 36, tal y como ha confirmado el alcalde de Chaudfontaine, en la provincia de Lieja, una de las más afectadas del país. Las autoridades habían informado el domingo de que 32 personas habían fallecido por las fuertes lluvias, si bien la cifra podría seguir aumentando, según informaciones del diario Le Soir.

Los daños materiales también son enormes. Por un lado, está el costo que implicará reconstruir la infraestructura destruida por las inundaciones. Se ha hablado en primeras estimaciones de miles de millones de euros, y el Gobierno de Angela Merkel abordará el tema en el Consejo de Ministros del próximo miércoles.

Por otro lado, está la situación de la gente que lo ha perdidos todo con las inundaciones y que deberá ser ayudada. Una primera ayuda de urgencia de 300 millones de euros ya ha sido aprobada y está destinada a la gente que tiene una especial situación de urgencia ante la catástrofe, que ha dejado viviendas completamente destruidas.

En Imágenes: catástrofe en Alemania

"Quien no haya estado aquí no puede comprender la dimensión de lo ocurrido. Costará años reparar los daños", dijo la ministra de Agricultura, Julia Klöckner, durante una visita a las zonas más afectadas en el estado federado de Renania-Palatinado, de donde proviene.

"Hay gente que huyo de su casa con lo que tenía puesto, así haya sido tan solo el pijama, y se ha quedado literalmente sin nada", agregó. Se cree que sólo parte de los daños a viviendas y empresas están cubiertos por los seguros.

Alerta por contaminación

La Oficina Regional de Medioambiente de Renania del Norte-Westfalia (LANUV) ha advertido, por otra parte, del peligro de que haya contaminación de las aguas con aceite, diesel y otras sustancias. Para LANUV, en ese contexto, la prioridad es garantizar el suministro de agua potable.

Entre tanto, en Alemania se ha desatado una discusión sobre el sistema de alarmas para la prevención de catástrofes.

A ese respecto, el ministro de Interior, Horst Seehofer, dijo, durante una visita a las regiones afectadas, que desde el punto de vista técnico el sistema de alarmas había "funcionado perfectamente", aunque añadió que estaba claro que había que estudiar qué cosas se podían mejorar.

"Vamos paso a paso, primero hay que organizar la ayuda y luego tendremos que ver qué podemos mejorar", dijo, y luego dio la palabra al director de la Oficina Federal para la Protección de Catástrofes, Armin Schuster.

"Entre el lunes y el miércoles se transmitieron más de 150 advertencias a radios, televisiones y a través de aplicaciones de telefonía móvil. En lo que no tenemos ninguna influencia es en lo que hagan las autoridades locales con esas advertencias", dijo Schuster.

Schuster recordó que su organismo solo desata directamente las alarmas en caso de una amenaza para la seguridad nacional. También recordó que la última vez que había habido un ensayo general habían fallado las sirenas y que, a diferencia de lo que pasó en esa ocasión, ahora técnicamente todo había funcionado bien.

"Hay que pensar también en la gente que ha sido salvada gracias a las alarmas. Además, de cara a la gente que esta trabajando todavía en labores de rescate les pediría que nos concentremos primero en ello y luego podremos pasar a hacer crítica de maniobras", agregó.

Sin embargo, aunque el portavoz de Interior en la conferencia de prensa habitual del Gobierno dijo que no era el momento de "atribuir culpas", la viceportavoz del Gobierno, Martina Fietz, admitió que hay cosas que hay que mejorar.

Coordinación ante catástrofes

Fietz recordó los planes de Seehofer y Schuster para crear un centro que coordine el trabajo de los responsables de la prevención de catástrofes en el Gobierno federal y en los estados federados.

Seehofer, sin embargo, rechazó la posibilidad de centralizar las competencias y defendió la eficacia del sistema federal.

"No quiero dar lugar a duda alguna a que esta estructura federal para la protección ante las catástrofes es la adecuada y ha funcionado bien durante décadas. El centralismo no arregla nada", dijo Seehofer.

El Servicio Alemán de Meteorología ya había advertido del peligro del temporal en el oeste de Alemania desde el lunes pasado y había previsto hasta 200 litros de lluvia en algunas regiones. La pregunta que sigue abierta es por qué esas advertencias no llegaron a mucha gente en los lugares afectados.

Más noticias de Internacional