Público
Público

Japón declara el estado de emergencia y prepara un paquete de estímulo de casi 1 billón de dólares

Hasta ahora, el país asiático Japón se ha librado de los grandes brotes del coronavirus, pero la infección ha empezado a aumentar en Tokio, Osaka y otras zonas, lo que ha generado una mayor inquietud.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, con mascarilla, con otros miembros de su gabinete para analizar las medidas frente a la pandemia del coronavirus. REUTERS/Franck Robichon
El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, con mascarilla, con otros miembros de su gabinete para analizar las medidas frente a la pandemia del coronavirus. REUTERS/Franck Robichon

Reuters

El primer ministro japonés Shinzo Abe prometió que su Gobierno haría todo lo posible para proteger vidas mientras se preparaba para declarar el estado de emergencia el martes con el fin de detener el preocupante aumento de nuevas infecciones de coronavirus en los grandes centros de población.

Abe anunciará el estado de emergencia para la capital, Tokio, y otras seis prefecturas, por un período de aproximadamente un mes, después de haber obtenido el martes la luz verde de una comisión de expertos.

"Hemos decidido declarar el estado de emergencia porque hemos juzgado que una rápida propagación del coronavirus en todo el país tendría un enorme impacto en las vidas y la economía", dijo Abe al parlamento.

El Gobierno japonés también ultimará un paquete de estímulo masivo por valor de 108 billones de yenes (990.000 millones de dólares), equivalente al 20% del PIB del país, para amortiguar el fuerte impacto en la tercera economía más grande del mundo por la pandemia y las restricciones de movilidad.

Las medidas de estímulo incluirán más de 6 billones en pagos directos a hogares y pequeñas empresas y otros 26 billones para permitir el aplazamiento del pago de la contribución a la Seguridad Social y los impuestos. Todavía no está claro qué proporción del paquete de estímulo supondrá un gasto adicional para las cuentas del Estado. "El Gobierno quiere ayudar a los negocios a continuar con su actividad y a proteger los empleos", dijo Abe.

Hasta el momento, Japón se ha librado de los grandes brotes de la enfermedad causada por el virus que se han visto en otros puntos del mundo. Según los últimos datos, unas 4.000 personas han dado positivo en las pruebas de Covid-19 y 93 han muerto.

Pero las infecciones han comenzado a aumentar en Tokio, Osaka y otras zonas. En Tokio, las infecciones por coronavirus se han duplicado con creces, hasta alcanzar 1.116 en la última semana, lo que supone la cifra más alta de Japón. 

Yukio Edano, jefe del opositor Partido Democrático Constitucional de Japón, criticó la supuesta lentitud de la respuesta del Gobierno al brote de coronavirus, mencionando en concreto los retrasos en la prohibición de entrada de los viajeros chinos.

Kenji Shibuya, director del Instituto de Salud Pública del King's College en Londres, dijo que la declaración del estado de emergencia llega demasiado tarde dado el drástico aumento de casos en Tokio. "Debería haber sido declarada el 1 de abril como muy tarde", señaló.

Abe dijo el lunes que el estado de emergencia no supondría un confinamiento forzoso como se ha visto en otros países.

La emergencia le dará a los gobernadores la autoridad de pedirle a la gente que se quede en casa y a los negocios que cierren. La aplicación de la ley se basará más en la presión social y en el respeto a la autoridad, ya que no habrá multas por no seguir las directrices oficiales en la mayoría de los casos.

El estado de emergencia parece contar con el apoyo de la población japonesa. En un sondeo publicado el lunes por JNN, dirigido por la emisora TBS, el 80% de los encuestados dijeron que Abe debería declararlo, mientras que el 12% dijo que no era necesario. Su índice de aprobación cayó 5,7 puntos desde el mes pasado hasta el 43,2%, según la encuesta.

Suben las compras de mascarillas y papel higiénico 

De otro lado, el gasto de los consumidores en Japón disminuyó en febrero aunque lo hizo a un ritmo más lento de lo previsto, ya que los hogares compraron cantidades ingentes de mascarillas, papel higiénico y alimentos básicos ante el empeoramiento del brote de coronavirus.

Sin embargo, el gasto en viajes y ocio se redujo, según mostraron los datos oficiales publicados el martes, lo cual es señal de que los hogares estaban reduciendo las compras no esenciales incluso antes de que entraran en vigor la prohibición de los viajes y las medidas de distanciamiento social.

Los analistas prevén que el impacto de la pandemia en el consumo se profundice significativamente en los próximos meses tras la declaración del estado de emergencia el martes, que probablemente paralizará la actividad en las principales ciudades japonesas durante un mes, Tokio incluida.

El gasto de los hogares se redujo un 0,3% en febrero con respecto al año anterior, lo que supone el quinto mes consecutivo de descensos. El gasto en papel higiénico subió un 47% en febrero con respecto al mismo mes del año anterior, mientras que en los paquetes turísticos nacionales se redujo un 37%.

Más noticias de Internacional