Público
Público

La junta militar de Sudán levanta el toque de queda

El consejo militar transitorio queda al cargo de gobernar Sudán después de haber expulsado al presidente y disuelto el Parlamento, el Gobierno nacional y los regionales, suspendido la Constitución y establecido el estado de emergencia por tres meses y el toque de queda nocturno por un mes.

Cientos de personas participan en una protesta en Jartum (Sudán), este viernes. La junta militar de Sudán, encargada de dirigir el país tras el derrocamiento del presidente, Omar al Bashir, ha asegurado que está de parte del pueblo y no le traicionará, y sólo busca mantener la seguridad del país en esta etapa de transición que durará en principio dos años. EFE/ Str

efe

El nuevo jefe de la junta militar de Sudán, Abdelfatah al Burhan, que tomó posesión anoche, ha cancelado el toque de queda nocturno decretado por el Ejército este jueves tras el derrocamiento del presidente Omar al Bashir.

El general Al Burhan ha leído un comunicado en la televisión estatal sudanesa, vestido de uniforme, y ha ordenado también la liberación de todos los detenidos en los pasados cuatro meses de protestas, incluidos los que ya han sido juzgados por la ley de emergencia, decretada por Al Bashir a finales de febrero.

Asimismo, ha prometido que se respetarán los derechos humanos y todos los tratados internacionales firmados por Sudán en la fase transitoria tras el derrocamiento de Al Bashir, que los militares han decidido que durará dos años.
A pesar de que la oposición y la calle han rechazado que la transición se prolongue tanto tiempo, Al Burhan ha reiterado que durará dos años como máximo, hasta entregar el poder a un gobierno civil, que tendrá que ser acordado por todas las fuerzas políticas.

Asimismo, ha prometido en esta fase transitoria la reconstrucción de todas las instituciones del Estado, luchar contra la corrupción y castigar a aquellos que han dañado la economía, hasta provocar la grave crisis que está en el origen de las protestas que estallaron el 19 de diciembre de 2018 y que han llevado al derrocamiento de Al Bashir.

Al Burham lanzó "una invitación abierta al diálogo a todos los componentes de la sociedad sudanesa, sus partidos y la sociedad civil" para alcanzar un consenso con el Consejo Militar en estos momentos cruciales.

Al mismo tiempo, ha instado a "preparar el ambiente político para el traspaso pacífico del poder" y ha pedido a todas las fuerzas políticas y grupos opositores que "ayuden a volver a la vida normal", después de semanas de movilizaciones en las calles, en las que han muerto decenas de personas, cientos han resultado heridas y más de mil han sido detenidas.

¿Quién es quién tras el derrocamiento de Al Bashir?

El consejo militar transitorio. Es el órgano creado por el Ejército para gobernar Sudán después de haber expulsado al presidente y disuelto el Parlamento, el Gobierno nacional y los regionales, suspendido la Constitución y establecido el estado de emergencia por tres meses y el toque de queda nocturno por un mes.

Su presidente es el general Abdelfatah al Burhan, de 60 años, que tomó posesión el viernes por la noche tras la dimisión de su antecesor; fue uno de los que informó a Al Bashir de su deposición, así como uno de los generales que defendió a los manifestantes y estuvo presente en la acampada de protesta junto a la sede de la comandancia del Ejército en Jartum, según fuentes opositoras.

Fuerzas de apoyo rápido del ejército. Estas fuerzas especiales han tomado especial protagonismo, sobre todo después de que su líder, el general Mohamed Hamdan Daqlo, anunciara que no participará "en la junta del golpe militar" y haya propuesto que se elabore una hoja de ruta clara para la etapa transitoria.

Daqlo ha propuesto que este periodo no dure más de seis meses y que gobierne un consejo transitorio con representación militar

Daqlo ha propuesto que este periodo no dure más de seis meses y que gobierne un consejo transitorio con representación militar, encargado sobre todo de hacer frente a la crisis económica, y un consejo de ministros civil integrado por todas las fuerzas políticas y sociales.

Las Fuerzas de Apoyo Rápido cuentan con unos 30.000 efectivos, eran una milicia que respondía a las órdenes de Al Bashir pero fue integrada en las tropas regulares. Actualmente están desplegadas en la guerra del Yemen y en las fronteras de Sudán para luchar contra el tráfico de personas y otros; tuvieron un papel destacado en el conflicto de Darfur, donde cometieron abusos contra los civiles para aplastar la rebelión de los grupos armados.

Aparato de seguridad nacional e inteligencia. El aparato encargado de la represión y la persecución de los opositores y activistas ha quedado hoy descabezado, después de que su jefe, Salah Abdalá Qush, haya dimitido.
Abdalá Qush fue el encargado de las detenciones de los manifestantes en los pasados meses, había liderado estos servicios desde 2018, y anteriormente entre 2004 y 2009, y había sido también consejero de seguridad de Al Bashir entre 2010 y 2012.

De momento, le sustituye su número dos, Yalaladín al Sheij, pero se desconoce si el poderoso aparato con un amplio historial de violaciones de los derechos humanos será disuelto, tal y como piden los manifestantes.

Asociación de profesionales sudaneses. Es una agrupación de sindicatos paralelos a los oficiales y desde el comienzo de las protestas, el 19 de diciembre de 2018, ha lidera el movimiento en contra del Gobierno de Al Bashir y ha estado detrás de las principales convocatorias de manifestaciones, huelgas y otras acciones.
A pesar del derrocamiento del mandatario, que era su principal reivindicación, la Asociación ha asegurado reiteradamente que seguirá con las movilizaciones, en concreto con la acampada en los alrededores del cuartel general del Ejército, levantada hace una semana para pedir la intervención de las Fuerzas Armadas a favor de los manifestantes.

Fuerzas de la libertad y el cambio. Coalición de partidos y grupo opositores formada el pasado enero en el marco de la ola de protestas para aglutinar a todas las fuerzas contrarias a Al Bashir y coordinar sus acciones.
La Asociación de Profesionales forma parte de esta alianza y son las dos entidades más visibles, pero agrupa también a la principal coalición de partidos opositores, incluido Al Umma, de Sadeq al Mahdi, principal líder opositor y rival de Al Bashir, que sin embargo no está jugando un papel protagonista en estos momentos.

Las Fuerzas de la Libertad y el Cambio han asegurado después de la deposición de Al Bashir que seguirán adelante con su "revolución" hasta lograr el traspaso del poder a un Gobierno civil transitorio y que se haga justicia por todos los fallecidos durante las protestas, que se cuentan por decenas.