Público
Público
israel

La lucha de la política árabe Heba Yazbak para concurrir a las elecciones de Israel

La diputada árabe Heba Yazbak, de 34 años, ha mantenido durante las últimas semanas un fiero combate por su futuro político con la derecha nacionalista israelí. Acusada de defender el terrorismo, Yazbak podrá finalmente concurrir a las elecciones de marzo después de que el Tribunal Supremo le haya dado luz verde. Su lucha ha sido seguida con un interés no exento de histeria en los medios árabes y hebreos.

La política árabe israelí Heba Yazbak, durante un acto de campaña en agosto de 2019./ AHMAD GHARABLI (AFP)
La política árabe israelí Heba Yazbak, durante un acto de campaña en agosto de 2019./ AHMAD GHARABLI (AFP)

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

El Tribunal Supremo de Israel ha autorizado este domingo a Heba Yazbak a presentarse como candidata de la Lista Árabe Unida en las elecciones generales del 2 de marzo. En la ajustada votación, cinco magistrados se expresaron a favor y cuatro en contra, incluida la presidenta del Supremo, de manera que el alto tribunal revirtió por los pelos la prohibición que el Comité Electoral Central impuso recientemente a la diputada árabe.

Yazbak denuncia una campaña contra "la comunidad árabe"

Los magistrados fundamentaron su decisión en la debilidad de las pruebas contra Yazbak, el tiempo transcurrido desde que en 2015 publicó una controvertida entrada en las redes sociales y las expresiones de arrepentimiento parcial por declaraciones del pasado de la diputada de Balad, uno de los partidos que integran la coalición de la Lista Árabe Unida, cuyos representantes se sientan en 13 escaños de la Kneset.

En su primera reacción, Yazbak dijo: "La decisión del Tribunal Supremo muestra otra vez que la petición de descalificación obedece a una campaña de incitación contra mí y contra la comunidad árabe y sus representantes. La petición no era personal sino que forma parte integral de la persecución y deslegitimación en marcha"contra toda la comunidad árabe.

Y añadió: "La decisión de descalificación la adoptó una comisión política en la que los partidos compiten en una carrera contra mí y contra los miembros de la Lista Árabe Unida. Vamos a continuar trabajando para acabar con la ocupación y para levantar el asedio de Gaza, a favor de la paz y por una ciudadanía igual y justa. Sigo trabajando a tiempo completo en la campaña de la Lista Árabe Unida para elevar la participación y la representación de la comunidad árabe en la Kneset".

Netanyahu pasa al ataque 

La ajustada decisión del Supremo dio pie a un gran número de declaraciones tanto de partidos de la coalición que lidera el Likud de Benjamín Netanyahu como de la oposición. Un comunicado del Likud dijo: "Es una vergüenza. (Benny) Gantz (el líder del opositor Azul y Blanco) no podrá formar gobierno sin la Lista Árabe Unida. Después de esta decisión (…), todos aquellos que quieran a Heba en la oposición y no en el gobierno deben votar solo al Likud".

Aprovechando la tormenta, el mismo Netanyahu jugó sus bazas advirtiendo que "Gantz depende (para gobernar) de aquellos que apoyan el terrorismo", mientras que Gantz dijo que Heba "apoya el terrorismo y tenía que haber sido descalificada".

Por su parte, la dirección de Balad sostiene que la decisión del Supremo prueba el carácter "populista" y "antidemocrático" del Comité Electoral Central, así como que el sistema político se está desviando rápidamente hacia la derecha, y "es capaz de violar los derechos civiles y políticos de los árabes con una facilidad peligrosa".

27 diputados del Comité Electoral Central votaron por la expulsión de Yazbak 

El Comité Electoral Central votó contra la candidatura de Yazbak en una tormentosa sesión celebrada el 29 de enero, en la que 27 diputados votaron a favor de expulsar a la diputada de la Lista Árabe Unida. Todos los diputados presentes votaron contra Yazbak con excepción de los nueve representantes del centro-izquierda y de la Lista Árabe Unida.

Durante su comparecencia ante la comisión, Yazbak dijo que era partidaria de le integración en la sociedad de los prisioneros palestinos y que no apoyaba el terrorismo. La diputada pidió además disculpas por haber llamado, en 2015, "mártir" a Samir Kuntar, un palestino que a los 16 años llevó cabo un ataque en el que murió un israelí y su hija de cuatro años, por el que pasó casi tres décadas en prisión, hasta 2008. Kuntar murió en Damasco en un ataque israelí en 2015.

En su comparecencia ante la Comisión, Yazbak dijo: "Habéis convertido a una mujer que toda su vida ha luchado por la paz y la justicia y contra la violencia en una defensora del terrorismo (…) La derecha radical ha encontrado dos entradas mías (en Facebook) sobre las que ha construido la imagen de un monstruo que no se inmuta ante la muerte de niños inocentes".

A Yazbak también le acusó la derecha de que en una entrevista con el Canal 13 de televisión, cuando se le preguntó qué opinaba de los ataques palestinos contra los soldados israelíes, respondió: "La ley internacional permite que los pueblos que están bajo la ocupación actúen para su liberación. Lo que es ilegítimo es la continuación de la ocupación".

Posteriormente, Yazbak negó que sus palabras se tuvieran que interpretar como un llamamiento a favor de la violencia contra los soldados israelíes. También dijo: "Estoy en contra de causar daño a los seres humanos, punto, y el intento de los extremistas de decir que estoy a favor de hacer daño a niños y de hacer explotar autobuses es absurdo y desagradable".

En los medios árabes de Israel toda esta historia ha sido ampliamente seguida. Algunos han recordado que en la pared de la casa de Itamar Ben-Gvir, quien ha liderado la campaña contra Yazbak, cuelga la fotografía de Baruch Goldstein, que mató a 22 palestinos en la mezquita de Abraham de Hebrón en los noventa. Ben-Gvir concurre a estas elecciones y no ha sido descalificado por la Comisión Electoral Central; al contrario, ha contado con el apoyo de Netanyahu en las negociaciones para formar coaliciones.

Los medios árabes también han recordado que un considerable número de "terroristas" israelíes han servido en la Kneset, y que incluso uno de ellos, Menahem, Begin llegó a desempeñar el puesto de primer ministro durante años.