Público
Público

Maduro sube 35 veces el salario mínimo, devalúa la moneda y sube los impuestos

Venezuela pone en marcha el lunes una reconversión monetaria para combatir la hiperinflación de su economía, con la que se le quitarán cinco ceros a la moneda nacional. La nueva divisa se llamará 'bolívar soberano'

Publicidad
Media: 3.26
Votos: 19

El presidente de Venezuela, Nicolas Maduro, sujeta un billete de banco de la nueva divisas del país, el Bolivar Soberano, durante la presentación de las nuevas medidas económicas, en el Palacio de Miraflores, en Caracas. REUTERS

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, estremeció la economía del país con el anuncio de varias medidas que entrarán en vigor en las próximas horas y en medio de las dudas de los ciudadanos, que todavía no digieren la reconversión monetaria que se pondrá en marcha el lunes.

El jefe de Estado aumentó el salario mínimo de los trabajadores al elevarlo hasta un precio 35 veces superior al actual, lo que equivale a 723 ó 45 dólares, según las tasas oficiales de referencia en el país.

Explicó que el petro, la criptomoneda gubernamental, tendrá una valor de 3.600 bolívares soberanos (1.446 o 89,7 dólares) y reiteró que este mecanismo será el anclaje del nuevo bolívar soberano, como pasará a llamarse la moneda nacional desde el lunes.

El Ejecutivo asumirá durante "los próximos 90 días el diferencial de la nómina salarial de toda la pequeña y mediana industria del país para que no haya impacto sobre la inflación".

Además, el Gobierno planea aumentar la frecuencia en las subastas de divisas, escasas en el país petrolero, de una a tres por semana y dentro de dos meses establecer una subasta diaria."Vamos a establecer un solo tipo de cambio fluctuante anclado al petro", indicó el mandatario en un mensaje emitido por radio y televisión.

En esta nueva etapa, el dólar de las subastas, conocido como Dicom, funcionará "con absoluta disciplina cambiaria", aseguró Maduro que apuesta por "jugar claro, duro y directo en el sistema cambiario venezolano para tener un solo tipo de cambio definitivamente y matar al dólar criminal".

La diferencia entre el Dicom ubicado en 248.832 bolívares y el dólar paralelo ilegal es tal que el mismo Maduro dijo que el salario mínimo actual de 5.196.000 bolívares equivale a un solo dólar estadounidense en la práctica.

El líder chavista anunció también la extensión del censo de transportistas hasta el próximo 30 de este mes y que será en septiembre cuando se defina el inicio del aumento de la gasolina, que será "progresivo" tras "perfeccionar" el nuevo sistema de pago del combustible.

Además, Maduro entregará a la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) un proyecto de reforma de varias leyes para establecer el nuevo sistema tributario y fiscal con el que se aumentarán algunos impuestos.

El gobernante señaló que esta reforma tributaria persigue "el incremento de la recaudación para disminuir el déficit fiscal, y evitar el deterioro de la capacidad adquisitiva de los ingresos fiscales" y que la meta de su gobierno es "déficit fiscal cero".

También cambiará el "impuesto a las grandes transacciones financieras" y anunció que se fijará un rango de entre 0% al 2% para el universo de contribuyentes especiales, exceptuando el sector industrial "necesario para dinamizar la actividad productiva nacional". Dijo que con este impuesto se cobrará de manera directa a 133.000 contribuyentes especiales, "que son los 133.000 ricos de este país, multimillonarios de este país".

Asimismo, Maduro anunció que el Impuesto al Valor Agregado (IVA) para bienes de lujo subirá a 16%.

Mientras tanto, los venezolanos esperan con algunas dudas la puesta en marcha de la reconversión monetaria, decretada y postergada tres veces por el Ejecutivo, que entrará finalmente en vigor el lunes y con la que se le quitarán cinco ceros a la moneda nacional.

La medida tomará vigor en medio de la hiperinflación nacional que, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional, cerrará el año en 1.000.000 %, un factor que hace imposible el éxito de la reconversión a juicio del Parlamento, de mayoría opositora.

Sin embargo, el Gobierno ha puesto todo su empeño en este mecanismo para "dinamizar la disponibilidad de efectivo y facilitar las transacciones económicas y comerciales de los venezolanos", según apuntó hoy la estatal Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

Pero el lunes no solo se le quitarán cinco ceros a la moneda, sino que esta tomará el apellido soberano para diferenciarse y empezarán a circular nuevos billetes con denominaciones más ajustadas a la hiperinflación.

Además, ese mismo día, que no será laborable, Venezuela estrenará la criptomoneda 'petro' como su segunda unidad contable, ninguna entidad financiera abrirá sus puertas y la banca electrónica comenzará a trabajar tarde, cuando termine de reiniciarse del apagón que comenzará el domingo.

Todos estos factores han estimulado las dudas de los ciudadanos, que deberán adaptarse a estos cambios económicos, enmarcados en el "programa de recuperación, crecimiento y expansión económica" que el Ejecutivo pregona y que piensa imponer apoyado por policías y militares.