Público
Público

La Marina británica confirma que los asaltantes han abandonado el buque del golfo de Omán y que se encuentra "a salvo"

Irán ha desmentido que esté detrás del suceso después de las acusaciones de países como el Reino Unido.

golfo de omán
Tres buques involucrados en el incidente del golfo de Omán. Reuters

La Marina británica ha indicado este miércoles que los asaltantes que habían supuestamente secuestrado un barco en el golfo de Omán han dejado el buque y ya se encuentra "a salvo", en lo que supone otro incidente más en esa zona. Irán ha desmentido que esté detrás del suceso después de las acusaciones de países como el Reino Unido.

Según varias agencias de seguridad marítima, al menos tres buques de bandera de Hong Kong, Panamá y Vietnam, se vieron implicados ayer en el incidente, mientras que al menos dos embarcaciones perdieron el control por un momento.

La entidad de la Marina británica Operaciones Marítimas Comerciales (UKMTO) indicó este martes que el incidente se ha "cerrado" después de que los "asaltantes dejaran el buque", afirmando que el barco está "a salvo", y que había sufrido un "potencial secuestro no relacionado con la piratería".

Lloyd's List, publicación especializada de la industria marítima, confirmó esta información e indicó que "hombres armados se apoderaron del petrolero con bandera panameña 'Asphalt Princess' frente al Golfo de Omán" e iba a ser dirigido a Irán, según sus fuentes, aunque este último país ha negado estar involucrado en este incidente.

Los tres buques, según las agencias de seguridad marítima, son petroleros que se encuentran en el golfo de Omán, donde la semana pasada un buque cisterna de bandera liberiana sufrió un incidente todavía confuso que algunos países como el Reino Unido atribuyen a un ataque perpetrado por Irán y en el que fallecieron dos personas. Sin embargo, Irán ha desmentido que esté detrás del incidente.

Irán niega las acusaciones y lo tacha de "guerra psicológica"

Desde Irán han negado rotundamente que su país haya estado implicado en dicho suceso y ha calificado lo ocurrido de "muy sospechoso". Una fuente militar de alto rango en la región del golfo Pérsico fue más allá en el desmentido e indicó a la agencia Nournews que no se habían producido incidentes en la zona.

Las Fuerzas Armadas de Irán dijeron este miércoles que los incidentes de seguridad registrados la víspera en el golfo de Omán son "una especie de guerra psicológica" con el objetivo de "preparar el terreno para un nuevo acto de aventurerismo". Además han negado cualquier

Así respondió el portavoz del Ejército, Abolfazl Shekarchí, a las informaciones de algunos medios de comunicación que, citando a fuentes de seguridad anónimas, acusaran a fuerzas iraníes de lo ocurrido o al menos del supuesto secuestro de uno de los barcos. "Las Fuerzas Armadas de la República Islámica del Irán, al tiempo que ayudan al movimiento seguro de los buques comerciantes, cuentan con una completa información de cualquier movimiento sospechoso", indicó el portavoz, según la agencia local Fars.

Shekarchí reiteró que tanto el Ejército como la Guardia Revolucionaria iraní están preparados para "brindar asistencia y enviar unidades de socorro en caso de que sea necesario".

Según varias agencias de seguridad marítima, al menos tres buques de bandera de Hong Kong, Panamá y Vietnam, se vieron implicados ayer en el incidente, mientras que otras dos embarcaciones perdieron el control momentáneamente. Por su parte, la entidad de la Marina británica Operaciones Marítimas Comerciales (UKMTO, en inglés) afirmó que un buque había sufrido un "potencial secuestro no relacionado con la piratería".

Esta misma entidad, que ofrece información para el comercio marítimo internacional, anunció hoy que los "asaltantes dejaran el buque" y que este ya se encuentra "a salvo". Fuentes de Lloyd's List, publicación especializada de la industria marítima, precisaron que "hombres armados se apoderaron del petrolero con bandera panameña Asphalt Princess" y que el barco iba a ser dirigido a Irán.

"Las condiciones de paso de los buques comerciales son bastante normales y hasta ahora ninguna fuente naval oficial o los países del golfo Pérsico han informado de algún incidente incontrolable en la zona", afirmó la fuente. La reacción de Irán para desvincularse de estos hechos y defenderse se produce después de que en los últimos días Estados Unidos, Reino Unido, Israel y Rumanía responsabilizaran al país persa de otro reciente ataque a un buque cisterna y amenazaran con "una respuesta colectiva".

Ese ataque, perpetrado con un dron el pasado 29 de julio, causó dos muertos y tuvo como blanco un barco operado por una empresa israelí que navegaba frente a la costa de Omán. Irán ha negado su implicación en dicha agresión, como en general ha hecho con los numerosos incidentes de seguridad registrados en la zona del golfo Pérsico y el mar de Omán en los últimos años.

Más noticias de Internacional