Público
Público

Nick Clegg condena a los laboristas a la oposición

El líder liberal deja entrever su disposición a negociar un pacto de gobierno con Cameron

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nick Clegg ha cerrado una vía de agua por la que podían escaparse muchos votos. Los conservadores insisten en que votar a los liberales demócratas puede garantizar la permanencia de Gordon Brown en Downing Street si ningún partido obtiene la mayoría absoluta. A partir de hoy, el argumento ha perdido algo de fuelle.

Según se acerca la fecha electoral, los sondeos aventuran una legislatura marcada por los pactos. Cuatro de las cinco encuestas dejan a los laboristas en tercera posición. Incluso en el caso de que el sistema electoral les concediera el mayor número de escaños algo difícil pero no imposible, eso no sería suficiente.

Clegg descarta de entrada esa posibilidad. 'Sería una completa tontería. No puedes permitir que Brown se atrinchere en el poder sólo a causa de la idiosincrasia irracional de nuestro sistema electoral', dijo a The Sunday Times.

Para el líder liberal, los laboristas son prácticamente 'irrelevantes' de cara al juego político que se abrirá tras el 6 de mayo. Eso querría decir que su interlocutor en las negociaciones sólo podría ser David Cameron. Clegg no enseña todas sus cartas, porque sólo necesita plantear la que será condición irrenunciable de su partido: la reforma del sistema electoral.

Los sondeos aventuran una legislatura marcada por los pactos

El paso de un sistema mayoritario a otro con más proporcionalidad supondría un terremoto político en el Reino Unido. Los conservadores temen que eso los condenaría a la oposición de forma permanente. Los dirigentes liberales demócratas tienen más cosas en común con los laboristas que con los tories.

Cameron podría haber eliminado por completo la opción de cambiar de representación parlamentaria en una entrevista con The Observer. Prefirió dejar una puerta abierta y se negó a descartar la negociación sobre ese asunto con los liberales, como así lo ha hecho en relación a una hipotética entrada de su país en el euro.

'Creo que debemos mantener un sistema que te permite expulsar a un partido del Gobierno', dice. Cuando el periodista insiste varias veces, Cameron responde: 'Aunque me lo pregunte en serbocroata, tendrá la misma respuesta'.

Ya con pocas esperanzas de apagar la estrella de Clegg, la prensa conservadora continúa con su intento de vender al liberal como un político profesional de orígenes tan privilegiados como Cameron, además de algunos preocupantes tintes antibritánicos.

'La madre de Nick lo adoctrinó desde pequeño en el odio al sistema de clases británico'

The Sunday Times recordó que Clegg estudió en el colegio de Westminster, un centro escolar para familias ricas donde la matrícula no baja de 32.000 euros al año. Su padre era banquero, una profesión no muy apreciada ahora en el país a causa de la crisis financiera, pero el joven Clegg estuvo más influido por su madre, de origen holandés. 'Los holandeses son gente muy igualitaria', dice una supuesta fuente liberal citada por el periódico. 'La madre de Nick lo adoctrinó desde pequeño en el odio al sistema de clases británico'.

Para que no queden dudas sobre las ideas de Clegg, el artículo da la palabra a un ex europarlamentario tory que lo conoció en Estrasburgo: 'Nick siempre estaba de acuerdo con los que decían que había que dar más poder a Europa o al Gobierno'.

A pesar de este perfil tan peligroso, Clegg está cerca de dar a los liberales el mejor resultado de su historia desde la Segunda Guerra Mundial y tiene serias opciones de contar en la Cámara de los Comunes con un grupo parlamentario de un centenar de diputados.

Más noticias de Internacional