Público
Público

Grecia Una oleada de cartas bomba a funcionarios de la UE pone en alerta a la Policía griega

La Policía interceptó el lunes ocho sobres con pólvora dirigidos, entre otros, al presidente del Eurogrupo. La pasada semana hallaron otro paquete dirigido al ministro de finanzas alemán y otro explotó en París hiriendo a una empleada del FMI

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Agentes de la policía científica francesa, en las oficinas del Fondo Monetario Internacional (FMI), donde explotó un paquete hiriendo a una funcionaria la pasada semana.- REUTERS

Una oleada de cartas bombas dirigidas contra altos funcionarios de la Unión Europea (UE) e importantes personalidades de la política europea ha puesto en alerta a la Policía griega.

La noche del lunes, las fuerzas de seguridad griegas interceptaron ocho cartas que contenían una pequeña cantidad de pólvora. Entre los remitentes de estas ocho cartas aparecen, según los medios locales, los nombres de importantes personalidades de la economía y de la universidad griegas, mientras que como destinatarios figuran funcionarios de la UE y hombres de negocios, como el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

Estos paquetes son similares a otros dos que se enviaron la semana pasada al ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, y a las oficinas del Fondo Monetario Internacional (FMI) en París. Esta última explotó hiriendo a una empleada del organismo en las manos y la cara .Según los medios helenos, en el paquete, enviado desde una oficina de correos en el centro de Atenas, aparecía como remitente Ádonis Yeoryiadis, vicepresidente de la fuerza mayor de oposición, la conservadora Nueva Democracia.

En total son diez las cartas explosivas, todas enviadas desde Grecia con destino a varios países europeos. Las autoridades griegas aseguran que todas proceden de la misma fuente, según informa hoy la prensa local, pero sólo uno de estos envío ─la carta dirigida a Schäuble─ ha sido reivindicada por un grupo terrorista griego llamada la Conspiración de las células del Fuego. Según los medios helenos, en una de las cartas aparecía como remitente Ádonis Yeoryiadis, vicepresidente de la fuerza mayor de oposición, la conservadora Nueva Democracia.

Según informó el pasado miércoles la Policía alemana, el paquete contenía una "mezcla" de explosivos como las que se emplean frecuentemente en la producción de fuegos artificiales. Las autoridades francesas calificaron el paque que detonó en París como un "petardo" potente, pero evitó hablar de carta bomba.

Las misivas interceptadas el lunes fueron localizadas en uno de los centros de distribución de la compañía helena de correos (ELTA) situado en Kryoneri, al norte de Atenas, donde se habían establecido controles especiales tras los incidentes de la semana pasada. La policía trasladó los sobres al laboratorio forense para tratar de encontrar muestras de ADN y huellas dactilares.

Reactivación del grupo terrorista

Conspiración de Células de Fuego nació en 2008, al inicio de la crisis económica que sumió a Grecia en la bancarrota y dio lugar a los duros recortes en políticas sociales. Se trata de un grupo anarquista que comenzó atacando sucursales bancarias en Atenas y otras ciudades helenas y que, meses después, pasó a atacar edificios institucionales y de grandes empresas.

"Enviamos el paquete bomba al ministro de Finanzas de Alemania, en el contexto de la campaña del segundo acto del Proyecto Némesis", señaló el grupo en un comunicado en una página web anarquista. Este proyecto consistiría en "atacar" directamente a funcionarios, gerentes y dueños de grandes empresas e instituciones económicas, según explica este grupo en sus comunicados. "Hoy en día, la visibilidad de las personas en el poder es particularmente clara. Los políticos, empresarios, dueños de buques, editores, periodistas, jueces y agentes de policía son los responsables. El Proyecto Nemesis tiene como objetivo atacar a esas personas. El proyecto Nemesis significa que es nuestro turno para hacer que el miedo se mueva en el patio trasero del enemigo", especifican. Además, la organización se enorgullece de haber creado, junto a la organización italiana FAI, una red "de núcleos de conspiración en decenas de países".

La Policía ya daba por desarticulado a este grupo pero, en el documento reivindicativo, la organización afirma seguir viva y amenaza con continuar los ataques. En 2010 envió 14 paquetes explosivos dirigidos, entre otros, a la canciller alemana, Angela Merkel; al presidente francés, Nicolas Sarkozy, y al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi.

La Conspiración de Células de Fuego reapareció en octubre de 2016, con la colocación de un artefacto ante el edificio donde reside una fiscal del Tribunal de Apelaciones de Atenas.

La policía, según los medios, ha elevado la vigilancia en oficinas de Correos, aeropuertos, así como otros edificios y personas, susceptibles de convertirse en blanco de atentados. no obstante, el ministro de Protección Ciudadana griego, Nikos Toskas, defendió la semana pasada los controles de seguridad de la empresa de correos griega (ELTA) y dijo entonces que la cantidad de pólvora en las cartas era tan pequeña que hubiera sido más fácil "detectar un petardo".