Público
Público

Ópera Italia coronavirus Gratis para los sanitarios en Nápoles y con estrictas medidas de seguridad: así volverá la ópera en Italia

Es difícil imaginar la ópera sin Italia e Italia sin la ópera. En la última fase de desconfinamiento en el país, falta todavía por reabrir el mundo del teatro y de la ópera, que volverán a estar operativos a partir del próximo 15 de junio.

Asistentes a la ópera Don Giovanni en La Scala, Milán, en una imagen de archivo. REUTERS
Asistentes a la ópera Don Giovanni en La Scala, Milán, en una imagen de archivo. REUTERS

Es difícil imaginar la ópera sin Italia e Italia sin la ópera. En la última semana, el país con forma de bota ha entrado de lleno en la última fase del desconfinamiento por coronavirus, reabriendo bares, restaurantes y peluquerías. Reabre incluso el mundo de la cultura, ya que museos y sitios arqueológicos –con todas las medidas de seguridad oportunas– vuelven a estar accesibles al gran público. Falta todavía, sin embargo, el mundo del teatro y de la ópera, que volverán a estar operativos a partir del próximo 15 de junio. En este clima, el mundo de la ópera italiana resurgirá tras el coronavirus: Milán apuesta por Verdi y Beethoven; Verona acogerá a Plácido Domingo y la supersoprano Anna Netrebko; Roma disfrutará de su temporada estival en el parque de Villa Borghese, y Nápoles quiere regalar la lírica tanto a los sanitarios que han luchado contra el coronavirus como a los barrios más marginales.

Si hay un teatro de la ópera por antonomasia en Italia ése es el Teatro alla Scala de Milán. Este emblemático lugar también volverá a estar operativo a partir del próximo mes de septiembre. Cuando llegue tan ansiado momento, La Scala de Milán volverá a ser un símbolo de un nuevo inicio, así como lo fue tras el final de la Segunda Guerra Mundial. El director de la Scala, Dominique Meyer, aseguró esta semana que aunque haya todavía "muchas dudas" de carácter técnico, hay que "ser positivos", porque el coronavirus no será "un problema eterno". El célebre teatro milanés reabrirá en septiembre con el Requiem de Giuseppe Verdi, en honor a las víctimas de la covid-19; y la Novena Sinfonía de Ludwig van Beethoven. Según cifras aportadas por el propio director de La Scala, la reapertura en septiembre implicaría una pérdida de "20 millones de euros", lo cual igualmente no debería comprometer la cobertura, al menos, de los gastos.

El Teatro de la Ópera de Roma será la primera institución escénica que volverá a abrir sus puertas este verano, concretamente el próximo mes de julio, representando el Rigoletto de Giuseppe Verdi. Toda la temporada lírica estival se realizará al aire libre, en las zonas ajardinadas del conocido parque de Villa Borghese, que hospeda el célebre museo homónimo. La idea de que los espectáculos del Teatro de la Ópera de Roma se representaran en abierto surgió de la propia alcaldesa de la Ciudad Eterna, Virginia Raggi, quien quiso apostar por una solución útil en aras no sólo de respetar la prohibición de aglomeraciones de personas, sino también para cumplir, lo mejor posible, las medidas de seguridad y protección de cara al coronavirus. Para el sector, se trata de "una apertura muy positivo para el teatro y el mundo de la cultura".

El mítico Teatro San Carlo de Nápoles, el teatro lírico más antiguo de Europa, también tiene planes de renacimiento. Su director, el francés Stéphane Lissner, admitió hace unos días al diario italiano La Repubblica que sueña con "una reapertura en la Plaza del Plebiscito", al aire libre, en el lugar símbolo de la capital partenopea. Según la prensa local, está previsto que el próximo mes de julio el San Carlo arranque en la conocida plaza napolitana con la Aída y La Traviata, de Giuseppe Verdi, y Carmen, de Georges Bizet. El proyecto del director del San Carlo prevé que los primeros espectadores sean "los operadores sanitarios y sus familias", que han tenido que soportar "mucho dolor" y que serán acogidos en el templo lírico de la ciudad sureña de forma gratuita.

Atendiendo a la información aportada por el director del Teatro San Carlo, Stéphane Lissner, está en marcha un proyecto para potenciar la red móvil 5G para transmitir en directo, mediante streaming de alta calidad, las obras del templo partenopeo en los barrios marginales de la ciudad.

El conocidísimo anfiteatro de la Arena de Verona también volverá a las andadas este mismo verano. Aunque su festival de ópera ha sido pospuesto en bloque para el 2021, a partir del próximo mes de agosto se celebrarán diez conciertos con protagonistas de la talla de Plácido Domingo o Anna Netrebko, una de las mayores sopranos de todo el mundo. Para limitar al máximo la cercanía entre los espectadores y los artistas, no habrá palco de platea, de modo que el público, que no será de 13.000 personas, sino de 3.000, será debidamente distribuido en los célebres anillos construidos durante el Imperio Romano. Los artistas y los músicos siempre mantendrán una distancia interpersonal de seguridad de al menos dos metros. Dentro de un mes, podría verse confirmada la temporada lírica del año que viene, en la que podrían lucir de nuevo obras maestras como Aída, La Traviata o Turandot de Giacomo Puccini.

El mundo del espectáculo volverá a abrir sus puertas en Italia a partir del 15 de junio, fecha en la que cines y teatros serán de nuevo accesibles al gran público. Dicho sector vuelve a reiniciar su actividad, pero aplicando las oportunas medidas de seguridad y protección propias de una desescalada en convivencia con el coronavirus. Para los espectadores, será obligatorio llevar mascarillas y las instalaciones tendrán que higienizarse no sólo a diario, sino también entre sesiones. Los asientos siempre estarán asignados con anterioridad, con el objetivo de garantizar, al menos, una distancia interpersonal de un metro, tanto a favor de los espectadores como del personal empleado. Los eventos en abierto podrán reunir como máximo mil personas y los cerrados, 200, dado que, por el momento, en Italia siguen estando prohibidas las aglomeraciones.

Más noticias de Internacional