Público
Público

La OTAN ya ha destruido un 30% del Ejército libio

La Alianza Atlántica reconoce que mató a insurrectos en "un accidente"

D. BASTEIRO / M. CARRASCO

La OTAN cree haber neutralizado el 30% de la capacidad de ataque de Muamar Gadafi. Así lo aseguró el general Mark van Uhm, que consideró un éxito el elevado número de incursiones aéreas. En total, desde el 31 de marzo, la OTAN ha llevado a cabo 851. De ellas, 334 incluyeron ataques al Ejército y mercenarios controlados por Gadafi, a quien la OTAN anunció que no dará cuartel pese a su ofensiva diplomática.

La Alianza reconoció que no ha abierto ninguna investigación por la muerte de al menos 15 rebeldes por fuego amigo. "Hemos analizado el incidente y el análisis es que se trató de un desafortunado accidente", aseguró el general, quien dio carpetazo a la responsabilidad de la OTAN, autora del ataque. Según Van Uhm, fue la falta de preparación del frente rebelde lo que confundió a la aviación aliada y convirtió a algunos de sus milicianos en objetivos.

El régimen asegura estar listo para el cambio, pero bajo el mando de Gadafi

Tras los reproches del Consejo Nacional Libio, la OTAN ha fijado la protección de los civiles de Misurata como "prioridad número uno". En el frente este, los combates continuaban entre Brega y Abjadiya. El régimen informó de que había retomado Brega.

En Trípoli, el coronel Gadafi, desaparecido del mapa desde hacía varios días, salió por la noche al balcón de su residencia Bab al Aziziyah para saludar a sus partidarios, que le aclamaban en masa agitando banderas verdes. Las imágenes aparecieron en bucle en la televisión nacional libia.

La reaparición del coronel deja claro que se aferra al poder, aunque haya propuesto cambios democráticos. Los anunció su portavoz, Mousa Ibrahim, en el Hotel Rixos ante el grupo de periodistas extranjeros en la capital. "Buscamos una solución política", afirmó arrinconado en el hall por una nube de reporteros. Y aseguró que estaban dispuestos a realizar reformas que podrían incluir elecciones, aunque siempre con la figura de Gadafi al frente de los designios del país. Una solución que difícilmente sería aceptada por el Consejo Nacional Libio rebelde en Bengasi.

Los rebeldes inician la exportación de un millón de barriles de petróleo

Así los hijos de Gadafi pasarían a un segundo plano, pese a los supuestos planes de sucesión que estarían en marcha, según The New York Times. Esa propuesta incluía el paso de poder del líder libio a su hijo Saif el Islam, que es el delfín oficial del régimen y que concedió una entrevista a la BBC obviando el asunto.

Ante las dificultades de la oposición para organizar sus ataques contra Gadafi y la falta de liquidez que afronta la población, la ONU confirmó que los rebeldes empezarán la exportación de crudo. El enviado especial de la ONU para Libia, el jordano Abdelilah Mohamed al Jatib, se reunió con el Consejo rebelde y mostró su preocupación por la falta de fondos y las ventas de petróleo y gas. Algo que el Consejo dijo que "es urgente para hacer que la economía funcione". The Financial Times informó de que el petrolero con bandera liberiana Equator zarpó el lunes de Port Said (Egipto) y se le esperaba en Marsa el Hariga (este de Libia).

La UE, que mantiene en vigor sanciones contra el sector energético de Libia para cortar las vías de financiación de Trípoli, no pondrá ningún impedimento a la compra de gas y petróleo a los rebeldes libios siempre que se garantice que los ingresos no llegan al régimen de Gadafi, confirmó el portavoz de Exteriores comunitario, Michael Mann.

Más noticias de Internacional