Público
Público

Brexit El Parlamento Europeo ratifica el brexit

La Eurocámara ha hecho oficial su respaldo al acuerdo de salida del Reino Unido, con solo 49 votos en contra y 13 abstenciones, en una sesión que deja el Brexit cerrado desde el lado europeo, a falta del trámite de la confirmación final de los jefes de Gobierno de los Veintisiete. Habrá Brexit en la medianoche de viernes a sábado.

Miembros del Parlamento europeo reaccionan tras la votación del brexit.. (FRANÇOIS LENOIR | REUTERS)
Miembros del Parlamento europeo reaccionan tras la votación del brexit.. (FRANÇOIS LENOIR | REUTERS)

Sonrisas y lágrimas podría ser el título de la última sesión del Parlamento Europeo en la que participaban eurodiputados británicos. Solo 49 representantes han votado en contra y 13 se han abstenido en la decisión final de un debate en el que no se trataba de decidir si habría brexit o no, sino de aceptar el acuerdo de salida. Si el Parlamento hubiera dado la espalda a la propuesta, el Reino Unido y la UE se habrían visto abocados a un brexit a las bravas. Y (casi) nadie, después de tres años de negociaciones interminables, quería que eso ocurriera. Por eso, más que un debate, ha sido un acto de adiós, o de hasta luego para los optimistas.

En un lado, las sonrisas Nigel Farage. "Este es el último capitulo, el final de la carreter", ha dicho en su última intervención en el Parlamento Europeo el líder del Partido del brexit. Farage ha defendido por última vez sus razones para dejar la Unión: "Mis padres dijeron que sí a un mercado único, no a banderas, himnos, y presidentes", ha dicho. Y ha descartado que el Reino Unido vuelva alguna vez a la Unión Europea, que ha tachado de "mal proyecto" y de "no democrático". "Amamos Europa, pero simplemente odiamos a la Unión Europea", ha concluido.

En su última provocación, Farage y los diputados del Partido del Brexit han agitado unas banderitas del Reino Unido que han introducido en el hemiciclo contra las reglas de la institución, que no permite colocar banderas de ningún país sobre los atriles. Farage y los suyos han hecho ademán de abandonar la sala agitando sus banderas.

Las lágrimas se le han escapado a Molly Scott Cato, diputada de Los Verdes británicos, uno de los partidos en contra del brexit. No ha sido la única: Naomi Long, de los liberal-demócratas, también ha estado a punto de que se le escaparan. Las despedidas emotivas se han sucedido, con muchos de los eurodiputados representantes de partidos por la permanencia del Reino Unido en la UE prometiendo que volverán. Aileen McLeod, de los independentistas escoceses, ha llegado incluso ha prometer que Escocia volverá a la Unión Europea como un país independiente. "Espero que mientras tanto dejen una luz encendida para Escocia".

Entre los representantes de los principales partidos europeos, resignación. "En nombre de todos, solo puedo decir que os echaremos de menos en los próximos tiempos", ha dicho el líder del Parlamento Europeo para el seguimiento de las negociaciones del brexit, Guy Verhoftstadt, al inicio del debate. "Es triste ver irse a un país que ha derramado dos veces su sangre para liberar Europa".

Por su parte, la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, ha querido dejar claro que si bien Bruselas ambiciona un acuerdo de libre comercio con el Reino Unido que tenga cero aranceles y cero cuotas, la UE no lo firmará a cualquier precio, sino que defenderá "los estándares para protección social, derechos de los trabajadores, garantías para el medio ambiente y estándares para asegurarnos de una competencia justa". Tras esto, ha cerrado su intervención recitando unos versos de la poeta británica George Eliot: "Solo en la agonía de la despedida logramos ver la profundidad del amor. / Os querremos siempre y nunca estaremos lejos de vosotros".

En la defensa de un acuerdo, pero no a cualquier precio, se ha manifestado también el líder de los populares europeos, Manfred Weber: "No van a poder elegir solo lo que les guste. Solo van a poder tener acceso a nuestro mercado si cumplen con nuestras normas", entre las que ha destacado la libertad de movimiento.

La líder de los socialistas europeos, Iratxe García, se ha centrado en denunciar la propaganda del Brexit, que ha calificado como parte de "una campaña populista y desinformada", en la que "la derecha británica acabó devorada en su particular guerra civil con la extrema derecha inglesa".

En la misma línea se ha expresado el co-portavoz del grupo de la Izquierda Unitaria, Martin Schirdewan, que ha atribuido el Brexit en parte "al resultado de una grandiosa campaña de desinformación". Y ha advertido: "Quizás el Reino Unido no sera el ultimo país que se marche sino el primero. Si la UE no cambia su rumbo político, insistiendo en la austeridad y poniendo los intereses de las grandes empresas por delante de nuestros ciudadanos, puede haber mas miembros que sigan su ejemplo".

Al terminar la sesión y tras la confirmación del voto favorable del Parlamento, la mayor parte de los eurodiputados de la cámara se han dado las manos y han cantado la canción tradicional escocesa Auld Lang Syne, cuyo estribillo reza así:

Por los viejos tiempos, amigo mío,
por los viejos tiempos:
tomaremos una copa de cordialidad
por los viejos tiempos.

Algunos diputados portaban bufandas con el eslogan de la Unión Europea "Unida en la diversidad", unas solo con la bandera comunitaria, y otras –las más comunes– con ambas banderas estampadas.

Penúltimo trámite

Tras la confirmación en el parlamento, los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 países restantes tienen ahora hasta el viernes para certificar el acuerdo de salida del Reino Unido, pero no será más que un mero trámite. Del lado británico, todas las formalidades quedaron resueltas tras haber superado los trámites parlamentarios y tras el consentimiento dado por la reina la pasada semana.

Tres años y medio después del referéndum en el que el 52% de los votantes británicos se decantaron por salir de la Unión, y tres prórrogas más tarde, este viernes, sí que sí, los británicos salen de la Unión Europea.


Más noticias de Internacional