Público
Público

El presidente de Túnez cesa al primer ministro y el país entra en una crisis constitucional

El jefe de Estado ha destituido al Ejecutivo y disuelto el Parlamento tras la fuerte hecatombe económica que afronta el país.

El presidente de Túnez, Kais Said
El presidente de Túnez, Kais Said. Mohamed Messara / EFE

La fuerte crisis económica que enfrenta Túnez, sumado a un nuevo brote de coronavirus en el país norteafricano,  tuvo como consecuencia la explosión este domingo de protestas de cientos de tunecinos pidiendo la dimisión del Gobierno y la disolución del Parlamento

Y a ese clamor popular hizo caso el jefe de Estado, el presidente Kais Said, que anunció este domingo el cese del primer ministro, Hichem Mechichi, y la suspensión del Parlamento. El presidente asimismo retiró, con efecto inmediato, la inmunidad parlamentaria de todos los diputados "para recuperar la paz social y salvar al Estado y la sociedad".

En caso de "peligro inminente para la nación", estos ceses están previstos en el artículo 80 de la Constitución tunecina, así como que Said asuma la presidencia del Ejecutivo. Lo hará con la ayuda de un nuevo primer ministro, que él mismo nombrará, durante el periodo de transición. 

"Es un golpe de Estado"

El Ejército tunecino impidió este lunes el acceso al Parlamento a varios diputados, incluido el presidente de la cámara y líder del partida islamista, Rached Ghannouchi, horas después de que el presidente, Kais Said, anunciase el cese del Gobierno y la suspensión de la Asamblea.

Un vídeo compartido en las redes sociales por Ennahda, principal fuerza parlamentaria y socio del Gobierno, muestra la llegada del político al palacio de Bardo junto a la vicepresidenta, Samira Chaouachi, que pide sin éxito a los soldados desplegados tras la puerta el acceso al edificio.

La formación conservadora calificó la decisión del mandatario de "golpe de Estado" y pidió a la ciudadanía manifestarse pacíficamente ante el Parlamento "para salvar la revolución". "Esto es un golpe contra la democracia tunecina y su Constitución. Túnez es la única historia de éxito de la primavera árabe y esta historia no termina aquí", señaló el comunicado

Primeras reacciones internacionales

El Gobierno islamista conservador de Turquía calificó este lunes de "ilegítima" y de "golpe" la decisión del presidente de Túnez Kais Said.

"Lo que está sucediendo en Túnez es preocupante. Prohibir al parlamento electo y a los diputados cumplir con sus funciones es un golpe contra el orden constitucional", declaró en un tuit el presidente del Parlamento turco, Mustafa Sentop. "El golpe militar/burocrático es ilegítimo en Túnez como en todas partes", añadió.

Túnez inició su transición democrática en 2011 con la llamada "Revolución de los Jazmines", que puso fin a dos décadas de la dictadura de Zine El Abidine Ben Ali, y durante la cual hubo ya diez gobiernos que agravaron todavía más la crisis económica y social del país

Más noticias de Internacional