Público
Público

Racismo en EEUU La Fiscalía de Atlanta acusa de asesinato al policía que mató a un hombre negro 

La víctima, Rayshard Brooks recibió "dos heridas de bala en la espalda" y pereció por daños en los órganos y pérdida de sangre, según la autopsia.

Manifestantes marchan durante una protesta contra la desigualdad racial y la muerte de Rayshard Brooks en Atlanta, Georgia, EE. UU. / Reuters
Manifestantes marchan durante una protesta contra la desigualdad racial y la muerte de Rayshard Brooks en Atlanta, Georgia, EE. UU. / Reuters

Público

La fiscalía del condado de Fulton, en Atlanta, ha presentado este miércoles cargos por asesinato y otros diez delitos contra el oficial de policía blanco, Garrett Rolfe de 27 años, que asesinó a un hombre negro la semana pasada en Georgia, Atlanta. El fiscal local Paul Howard había emitido una orden de arresto contra él y le había dado un día para entregarse a las autoridades.

Este ha sido el último de los episodios de abusos policiales contra los ciudadanos negros que ha provocado numerosas protestas en todo EEUU. La víctima, Rayshard Brooks, fue detenida por la Policía el viernes por la noche por quedarse dormido en su coche en el aparcamiento de un restaurante de comida rápida.

El joven se mostró dispuesto a cooperar durante más de media hora hasta que los oficiales quisieron arrestarlo. En ese momento arrebató el Taser de un oficial de policía y huyó.

La autopsia

El agente Rolfe abrió fuego, aunque, según el fiscal, "Brooks no representaba una amenaza inmediata". De acuerdo a la autopsia, el joven murió después de recibir dos disparos en la espalda.

El suceso, captado en tres vídeos distintos, provocó este sábado la dimisión de la jefa de Policía de esa ciudad sureña, Erika Shields; Un segundo agente presente durante la tragedia, Devin Brosnan, acusado de "asalto", también se entregó a la policía el jueves, pero fue liberado bajo fianza, según han afirmado medios locales.

Howard, el fiscal que investiga el caso, indicó a la CNN que para su investigación es especialmente relevante lo primero que dijo Rolfe tras disparar: "No dijo que (le aliviaba) haber salvado su propia vida. Dijo: 'Le he cazado'".

Sin embargo, Jason Miller, el abogado de la familia de Brooks, expresó prudencia sobre el resultado del caso en declaraciones a la misma cadena. "Esto es un poco diferente al asesinato de George Floyd", admitió el letrado, al recordar que hay "implicaciones legales distintas" por el hecho de que Brooks quitara la pistola eléctrica a los agentes.

Miller denunció además que, según "múltiples testigos", los agentes se pusieron guantes y empezaron a recoger las balas del suelo antes de proporcionar primeros auxilios a la víctima.

Al límite

Atlanta se convirtió este fin de semana en un nuevo foco de las protestas contra la brutalidad policial y el racismo que sacude Estados Unidos desde hace 20 días.

El caso de Brooks ha intensificado la indignación en las calles de Atlanta que, como cientos de ciudades de Estados Unidos, ya protestaba desde hace tres semanas por la muerte de otros afroamericanos a manos de la policía, en una ola de frustración espoleada por el homicidio de George Floyd en mayo en Mineápolis.

Más noticias de Internacional