Público
Público

Racismo en Francia Francia prohíbe el estrangulamiento como técnica de detención policial

El Gobierno francés pretende acallar las protestas contra el racismo y la violencia policial tras el asesinato de George Floyd, que han reunido a más de 20.000 manifestantes en París.

Un policía usa gas lacrimógeno durante una manifestación en solidaridad con Théo y contra la violencia policial en París. - EFE
Un policía usa gas lacrimógeno durante una manifestación contra la violencia policial en solidaridad con Théo en París. - EFE

EFE

El ministro del Interior francés, Christophe Casntaner, ha anunciado a la prensa la prohibición definitiva del estrangulamiento como técnica de detención policial. Ha asegurado que "no será enseñada en las escuelas de policía y gendarmería". De esta forma intentan acallar las protestas contra el racismo tras la muerte de George Floyd, estrangulado por un policía en EE.UU, reuniendo a más de 20.000 personas en París.

El ministro ha dicho que esta práctica "genera muchos riesgos" y añadía que los policías franceses no tenían nada que ver con los norteamericanos, aunque admitía que algunos de ellos eran "racistas", por lo que, asegura, que se incluirá en su formación una "sensibilización contra la discriminación".

Ha señalado que "el racismo no tiene cabida en nuestra sociedad y aún menos en nuestras fuerzas del orden. No basta con exigir ejemplaridad; hay que facilitar los medios", insistiendo en que tendrán "tolerancia cero" con el racismo en las fuerzas de seguridad.

Racismo en el cuerpo policial francés

Manifestantes han denunciado que en las concentraciones la Policía francesa realizaba controles de identidad solo a las personas negras, pero Castaner explicó que recordó a los agentes el marco en que debe realizarse un control de identidad para evitar que esto sea usado como "excusa".

Se reforzará también el uso de cámaras móviles en los controles así como la necesidad de los agentes de llevar en un lugar visible su número de identificación policial, y asegura que se sancionarán cualquier comportamiento discriminatorio dentro de los cuerpos, amenazando con la suspensión sistemática.

Castaner citó, a modo de ejemplo, la suspensión de seis policías en Ruán (norte) por ser racistas con un compañero. "Quiero tolerancia cero contra el racismo en las fuerzas del orden. Ningún racista puede llevar con dignidad el uniforme de policía", defendía el ministro.

Según Le Monde, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha pedido al Gobierno que actúe con rapidez para hacer propuestas frente a las denuncias de racismo y violencia en la policía.

Sin embargo, el Gobierno francés ya ha sido criticado por violencia racista en el cuerpo policial. En 2017 hubo alrededor de 200 detenidos en una manifestación contra la violencia policial en el caso de Théo, en el que un joven negro aseguró ser violado y agredido por los policías que le detuvieron, y presentaba serios daños en el recto.  

Más noticias de Internacional