Público
Público

Refugiados en Grecia La ultraderecha campa a sus anchas en Lesbos con la complicidad del Gobierno griego y de la UE

Los rumores fabricados por las autoridades griegas y turcas desconciertan a los migrantes y les exponen a la violencia de grupos de ultraderecha, que también atacan a los periodistas. La policía griega mira hacia otro lado: "no podemos hacer nada".

Campo de refugiados de Moria.
Campo de refugiados de Moria.

La política del miedo se impone –por ahora- con un gobierno griego que parece girar, aún más, a la derecha.

Refugiados caminando por las carreteras, esperando en las paradas del bus y haciendo cola en el puerto de Mitilini para comprar billetes hacia un futuro más incierto, incluso, del que ahora tienen. Pero, al menos, quizá, un futuro. Algunos con mochila y otros sin nada, porque eso es todo lo que tienen. Van desde Moria, donde está el campo de refugiados más grande de Europa, hacia Mitilini, la capital de la isla. Alex, un migrante afgano que vive en el Campo de refugiados de Moria, nos muestra su billete Mitilini-Atenas, nos explica que "algo ha cambiado" y que "ahora es posible conseguir el billete sin la documentación que nos pedían antes".

La verdad es que la realidad aquí –en Lesbos– cambia a cada momento. Y, al mismo tiempo, sigue la lógica Lampedussiana: de cambiarlo todo para que nada cambie. Y nada cambia, porque los perjudicados son siempre los mismos, los que siempre lo fueron, los que menos tienen. Desde que la Unión Europea decidió ponerle precio a los seres humanos, en el vergonzante acuerdo con Turquía en 2016, los movimientos geoestratégicos y políticos de Turquía y Grecia se traducen en miles de refugiados desplazándose o intentando atravesar las fronteras al son de las declaraciones de Erdogan y Mitsotakis. Pero detrás de las declaraciones y de los comunicados oficiales hay una inmensa cantidad de bulos y rumores, que en muchos casos son filtrados a los refugiados por los propios gobiernos, de manera directa e indirecta.

El último y del que se empezó a hablar ayer entre los refugiados del campo de Moria, es de que se ha abierto la posibilidad para ellos de comprar tickets de ferry hacia Atenas sin ser necesaria la documentación que hasta ahora era requerida.

El gobierno griego puede estar pretendiendo de manera silenciosa, aligerar el campo de refugiados de Moria

Con esto, el gobierno griego puede estar pretendiendo de manera silenciosa, aligerar el campo de refugiados de Moria, ya que muchos prefieren dejar el campo e ir a la capital, incluso sin tener nada allí. Además, al salir de la isla pierden el derecho de asilo. Si son detenidos en Atenas, pueden ser traídos de nuevo a Lesbos para reiniciar el proceso de solicitud de asilo. También existe la posibilidad de que directamente sean deportados. Todo esto, por supuesto, no ha sido confirmado por el gobierno griego. En las últimas horas, unos 500 migrantes y refugiados han abandonado la isla en el ferry Mitilini-Atenas. Por lo que el rumor parece confirmarse por el momento.

Al mismo tiempo, el Gobierno griego ha hecho dos importantes anuncios. Por un lado –y en contra del derecho internacional- ha anunciado la revocación del Convenio de Ginebra durante el próximo mes. Con esto, Grecia se niega a procesar ninguna solicitud de asilo en los próximos 30 días. Por otro, en la tarde de ayer anunciaron que activaban maniobras las maniobras militares con fuego real en la zona del Egeo. Desde primeras horas de la mañana, pueden verse y escucharse, los ejercicios en algunas de las zonas militares de Lesbos, que en algunos casos, como el campo de entrenamiento situado entre Mitilili y Zermi se realizan al lado del mar, incluyen prácticas de tiro.

La actitud de los guardacostas griegos también parece haber cambiado en las últimas 24 horas, ayer pudimos ver imágenes de tensión e incluso de intentos por frenar en mar abierto a las embarcaciones cargadas de personas que intentaban llegar a la costas. En la frontera terrestre con Turquía, en Evros, los migrantes y refugiados que estaban en la zona recibían mensajes del gobierno griego en sus móviles donde se les avisaba de que intentar cruzar la frontera de manera ilegal podría traerles importantes consecuencias.

Agresión de grupos fascistas a periodistas y personal de ONGs

En Lesbos, la policía se niega a proteger a periodistas y personal de ONGs, prohíben el paso en determinados puntos de la isla y en otros te avisan de que "siendo periodista" te será muy difícil cruzar. Afirman que "ellos no pueden hacer nada". No quieren. La connivencia con los fascistas que cortan distintos puntos y agreden a cualquiera que sea sospechoso de ser periodista o personal de ONG es clara. Cruzan sin problema sus puntos de control, sonríen y miran para otro lado aun sabiendo lo que está pasando. Ayer, de nuevo, periodistas y ONGs fueron atacados, algunos de los vehículos fueron destrozados con palos y piedras de gran tamaño.

Furgonetas de ONG en el puerto de Zerni (Lesbos).
Furgonetas de ONG en el puerto de Zerni (Lesbos).

Más noticias de Internacional