Público
Público

Reino Unido Boris Johnson no permitirá un segundo referéndum de independencia en Escocia

El primer ministro conservador ha hecho pública una carta en la que destaca que el pueblo escocés votó por permancer dentro del Reino Unido en la consulta de 2014.

Boris Johnson.

público

Reino Unido no autorizará la celebración de un segundo referéndum de independencia en Escocia, después de que los buenos resultados de los independentistas escoceses en las elecciones británicas avivaran las peticiones de una nueva votación, muy marcada por la salida del país de la Unión Europea.

El primer ministro Boris Johnson ha hecho pública en la mañana de este martes una carta en respuesta a su homóloga escocesa y líder del independentista SNP Nicola Sturgeon, en la que le recuerda que ella y su predecesor -Alex Salmond- hicieron la "promesa personal de que el Referéndum de Independencia era el voto de una generación". En dicha votación, la opción de mantenerse en el Reino Unido se impuso con un 55,3% de los votos frente al 44,7% de los que optaban por la independencia. 

Desde el número 10 de Downing Street se señala a esos resultados como argumento para negar una nueva consulta. Para Johnson, el pueblo escocés "votó decisivamente sobre la promesa de mantenerse junto a Reino Unido". Además, el primer ministro conservador recordó que tanto el Gobierno británico como el escocés "se comprometieron a respetar el acuerdo de Edimburgo", cuando se establecieron las condiciones del anterior referéndum en el año 2012.

Sturgeon sostiene que los 'tories' están aterrorizados

La respuesta desde las filas independentistas al primer ministro británico no ha tardado en llegar. Sturgeon ha realizado unas declaraciones ante la "predecible respuesta de Boris Johnson al mandato democrático del Gobierno escocés", en las que la primera ministra ha asegurado que "los tories -conservadores- están aterrorizados de que Escocia tenga el derecho a decidir su propio futuro".

La líder del SNP también ha mandado un recado a los "aliados" de Johnson en "liderazgos" del Partido Laborista y de los Liberales Demócratas, a los que acusa de torpedear una nueva consulta al pueblo de Escocia. "Todo lo que pueden hacer es intentar bloquear la democracia".

No obstante, Sturgeon se muestra confiada en un cambio de postura desde Londres en el futuro porque, segun la líder independentista, "no es políticamente sostenible para ningún Gobierno de Westminster el interponerse en el camino del derecho del pueblo de Escocia para decidir sobre su propio futuro". 

"El problema para el Gobierno británico es que, cuanto más traten de bloquear un referéndum, más demostrarán que la unión de Westminster no es una asociación de iguales y el apoyo a la independencia crecerá", ha añadido Sturgeon.

La primera ministra escocesa también ha considerado que el resultado de las pasadas elecciones de diciembre, en las que el SNP consiguió sumar 48 diputados por los escasos seis de los conservadores, es solo el comienzo de la vuelta de los tories al "olvido político" en Escocia.