Público
Público

Stena Impero Lo que se sabe hasta ahora de la captura por Irán de un petrolero británico

La nueva crisis diplomática entre Teherán y Londres que agrava la ya elevada tensión en el golfo Pérsico.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El petrolero británico Stena Impero. EFE/EPA/Tasnim News Agency

El petrolero británico Stena Impero, con 23 tripulantes a bordo, se encuentra retenido hoy en el puerto iraní de Bandar Abas tras ser capturado el viernes por la Guardia Revolucionaria en el estrecho de Ormuz.

Su captura, cuando se dirigía desde Emiratos Árabes Unido a Arabia Saudí, ha abierto una nueva crisis diplomática entre Teherán y Londres que agrava la ya elevada tensión en el golfo Pérsico, escenario de numerosos incidentes en los últimos meses.

Estas son las cinco claves para entender la detención:

La captura: la Guardia Revolucionaria iraní anunció el viernes que había capturado un petrolero británico debido a que no cumplió con las leyes de navegación marítima al cruzar el estrecho de Ormuz.

Una flotilla dependiente de la Armada iraní interceptó al Stena Impero a petición de la Organización de Puertos y Navegación de la provincia iraní de Hormozgan, según el comunicado de este cuerpo militar de elite.

La naviera Stena Bulk explicó que perdió el contacto con el petrolero, de 30.000 toneladas, sobre las 15.00 horas GMT, después de recibir el aviso de que varias embarcaciones y un helicóptero se acercaban al buque.

La justificación oficial de Irán

El director de la Organización de Puertos y Navegación de la provincia de Hormozgan, Alahmorad Afifipur, informó el sábado de que el Stena Impero colisionó con un barco de pesca, que lanzó señales de alarma pero no recibió respuesta, por lo que está siendo investigado.

Fuentes cercanas al caso, citadas por la agencia Tasnim, indicaron que fue apresado por apagar su localizador GPS; entrar en el estrecho por la ruta sur, que es la vía de salida; y por no responder a las advertencias de la Organización de Puertos y Navegación.

El aparente motivo real de la detención

El pasado 4 de julio, la Marina británica detuvo cerca de la costa de Gibraltar al superpetrolero iraní Grace 1 al sospechar que transportaba crudo a Siria, país bajo sanciones de la Unión Europea.

La Corte Suprema de Gibraltar extendió ayer por treinta días más el periodo de detención del Grace 1, pese a que Irán ha asegurado que el superpetrolero no se dirigía a Siria.

El líder supremo de Irán, Alí Jamenei, calificó este suceso el pasado martes de "acto de piratería marítima" y advirtió de que su país respondería "en el momento apropiado" al Reino Unido, como ya habían hecho altos mandos de las Fuerzas Armadas.

La reacción del Reino Unido

El ministro de Exteriores británico, Jeremy Hunt, denunció como "inaceptable" la captura del Stena Impero y adelantó que mantiene contactos diplomáticos con Teherán, así como con aliados internacionales, para tratar de resolver la situación.

Hunt advirtió de que puede haber "graves consecuencias" si la situación no es resuelta "rápidamente", aunque precisó que apuestan por la vía diplomática y no por opciones militares.

El Gobierno británico pidió, además, el sábado a las embarcaciones del Reino Unido que permanezcan fuera del estrecho de Ormuz por un "periodo provisional".

El estado del petrolero y de su tripulación

El Stena Impero fue dirigido al puerto de la ciudad de Bandar Abas, capital de la provincia de Hormozgan, y los 23 miembros de la tripulación se encuentran a bordo por razones de seguridad.

La tripulación está compuesta por 18 marineros indios, entre ellos el capitán del barco, y otros cinco de nacionalidad rusa, filipina y letona.

Allí permanecerán, según la Organización de Puertos y Navegación, mientras la investigación sigue su curso para esclarecer las causas de su colisión con el pesquero y de su incumplimiento de las normas de navegación.

Reconocen que es un acto de represalia

Varios responsables iraníes reconocieron hoy que la captura del petrolero británico Stena Impero es un acto de represalia por la retención en Gibraltar del iraní Grace 1 desde hace dos semanas.

Las principales autoridades del país no se han pronunciado hasta ahora sobre la captura efectuada por la Guardia Revolucionaria iraní y la versión oficial es que se debió a una infracción de la normativa de navegación.

Sin embargo, el secretario del poderoso Consejo de Discernimiento de Irán, Mohsen Rezaí, aseguró que las autoridades no retrocederán a la hora de "tomar medidas de represalia".

"No buscamos la guerra pero no retrocederemos ni un milímetro para tomar medidas de represalia, ya sea contra Sadam (Husein), (Donald) Trump o la Reina", escribió Rezaí en su cuenta de Twitter, aludiendo en último término a la corona británica.

En la misma línea, el portavoz del Consejo de Guardianes, Abasali Kadjodaí, señaló que "la regla de la represalia es un concepto reconocido en el derecho internacional que se usa frente a las medidas ilegales de otro país".

Por ello, consideró que la captura del Stena Impero es "correcta" para hacer frente a "una guerra económica ilegal y a la incautación de petroleros", en referencia a las sanciones estadounidenses contra Irán y a la detención del Grace 1 en Gibraltar.

El Grace 1 fue interceptado el 4 de julio por las sospechas de que transportara crudo a una refinería de Siria, país sujeto a sanciones de la Unión Europea, y su detención fue ayer prorrogada, pese a que las autoridades iraníes negaron que se dirigiera al país árabe.

El líder supremo de Irán, Alí Jamenei, calificó este suceso el pasado martes de "acto de piratería marítima" y advirtió de que su país respondería "en el momento apropiado" al Reino Unido.

Pese a que el motivo real de la captura el viernes del petrolero británico es obvio, la Organización de Puertos y Navegación de la provincia iraní de Hormozgan informó hoy de que fue apresado por colisionar con un barco pesquero y no responder a las advertencias.

Su director, Alahmorad Afifipur, explicó que se ha abierto una investigación y que mientras esta dure el Stena Impero permanecerá en el puerto de Bandar Abas. Afifipur no descartó que alguno de los 23 miembros de la tripulación, en su mayoría indios, sea interrogado para esclarecer el caso.

El Stena Impero, de la naviera Stena Bulk y de 30.000 toneladas, había zarpado el viernes desde Emiratos Árabes Unidos y se dirigía a un puerto de Arabia Saudí cuando fue capturado.

El ministro de Exteriores británico, Jeremy Hunt, advirtió el viernes de que puede haber "graves consecuencias" si la situación no es resuelta pronto, aunque -matizó- que no está considerando opciones militares.